lunes, 21 de agosto de 2017

Bravo por la CUP



No andaré con rodeos: no caigan en la trampa de quienes son cómplices indirectos de lo que sucedió el jueves pasado en Barcelona, no se dejen manipular. Que la CUP se esté planteando si acudir o no a la manifestación del próximo sábado para que no se repita la imagen hipócrita del pasado viernes es una muy buena noticia. Basta ya de cinismo, basta ya de dobles raseros, basta ya de que quienes tienen las manos manchadas de sangre culpen a quienes les señalan.
En esta ocasión, el discurso de la CUP es coherente, inapelable. En primer lugar, a la hora de lamentar que esa manifestación no haya sido convocada por la sociedad civil. Sin embargo, y negarlo sería engañarse, no es lo mismo que los atentandos hayan sido en Barcelona que si hubieran sido en Albacete. La imagen de unidad de partidos, de Estado, es más importante que si la manifestación se produjera en la ciudad manchega y, por este motivo, los poderes no han perdido el tiempo en convocar la manifestación.
En segundo lugar, los lazos de nuestra Monarquía con los países que financian económica e ideológicamente con su radicalismo al terrorismo yihadista resultan ya insultantes. Las casi fraternales relaciones de los Borbones con Qatar o Arabia Saudí no pueden pasarse por alto, por mucho que ahora buena parte de los partidos carguen contra la CUP sin ni siquiera exigir autocrítica a la Casa Real.
Y no sólo la Monarquía, el propio Gobierno español ha estrechado unos lazos comerciales con estos financiadores del terror realmente nauseabundos. Sin ir más lejos, a principios de año viajaba Felipe VI a Arabia Saudí, junto a los ministros de Exteriores (Dastis) y el de Fomento (De la Serna) para hacer negocio. Acompañándolos, más de una treintena de empresarios y altos cargos de la CEOE que acudían al calor del Plan 2030 saudí con el que esperan forrarse con negocios de infraestructuras, construcción, química… Ya son cerca de 4.000 empresas españolas las que operan con clientes saudíes en comercio exterior. Sólo en los primeros nueve meses de 2015, la relación comercial entre España y Arabia Saudí se cifró en 3.209 millones de euros en importaciones y 2.800 en exportaciones.
Y luego están las armas. ¿Saben cuánto representa el negocio de las armas que España suministra a Arabia Saudí? En 2016, más de 116 millones de euros. Bombas, torpedos, cohetes, misiles, botes de humo, minas, granadas fumígeras, bombas incendiarias, drones… un surtido muy variado para uno de los países que financian a ISIS… y 2016 no fue un buen año…
En 2010 la exportación de España de material de defensa (o ataque, según lo miren) a Arabia Saudí era de 5,8 millones de euros. La evolución desde entonces, según los propios datos del Gobierno, ha sido brutal: en 2011, ya eran 14 millones; un año después, 21,3 millones; y el gran cambio llegó en 2012, cuando las cifras se dispararon superando los 406 millones de euros; en 2014, casi 293 millones y en 2015 el récord, 546 millones de euros.
Con estos datos, ¿no creen que ha llegado el momento de decir basta? ¿No creen que quienes están comerciando o propiciando las relaciones comerciales con estos países son indignos de ahora rendir ningún tipo de homenaje? Si al menos, hubieran dado alguna muestra de arrepentimiento, algún signo de que de ahora en adelante se cortará el grifo a esos países…
No es el caso y, por ello, bravo por la CUP, porque la unidad de la que tanto se habla ahora no debería servir para continuar corriendo el tupido velo que oculta las manos manchadas de sangre de nuestro Gobierno, nuestra Casa Real y parte de nuestro empresariado; esa unidad debería ser para rendir homenaje a las víctimas y dar la espalda a quienes, directa e indirectamente, han tenido que ver con ello.

Felipe VI, en misa y repicando

El rey que visitó la Barcelona atentada por yihadistas es el mismo rey que visitó la Arabia Saudí que los adoctrina y los capta
Foto: EFE/Sergio Barrenechea
El rey Felipe VI saludando EFE
El rey Felipe VI visitó en los hospitales a los heridos en el atentado de Barcelona y asistió al homenaje a las víctimas que se celebró en las Ramblas. Le acompañó la reina Letizia.
Ocho meses antes, el rey Felipe VI visitó en Arabia Saudí al rey Salman, con el objetivo de afianzar las relaciones que su padre Juan Carlos estrechó con el padre de aquel, el rey Abdulá, y ejercer de intermediario diplomático de las empresas españolas que se enriquecerán con la construcción del AVE del Desierto entre Medina y La Meca y con la construcción del metro de Riad. Le acompañaron dos ministros: el de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, y el de Fomento, Íñigo de la Serna; y tres secretarios de Estado: la de Comercio, María Luisa Poncela, el de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, y el de Defensa, Agustín Conde.
Con su visita a Arabia Saudí, el rey Felipe VI y los enviados del Gobierno de Rajoy esperaban que la petrodictadura comprara a España cinco buques de guerra de Navantia por 2.000 millones, el mayor negocio de la industria militar de la historia española. España ya había vendido una enorme cantidad de munición y proyectiles de artillería a Arabia Saudí, armamento que ha utilizado contra Yemen, el país más pobre de Oriente Medio y al que el Gobierno saudí impuso un bloqueo naval que ha impedido la llegada de alimentos y medicinas a una región donde los niños sufren desnutrición severa.
En Arabia Saudí se violan los derechos humanos de manera sistemática. En Arabia Saudí han ejecutado la pena de muerte contra 350 personas en los últimos tres años. En Arabia Saudí se discrimina atrozmente a las mujeres, sobre las que se impone una total dominación machista justificada con preceptos religiosos. En Arabia Saudí no existe la libertad de expresión y se persigue y reprime a periodistas, blogueros, disidentes y críticos con la monarquía y el Islam.
Reconocidos y peligrosos yihadistas se pasean libremente entre Yemen y Arabia Saudí, recibiendo apoyo mediático y soporte financiero y militar de ese reino absolutista. Arabia Saudí mantiene vínculos con organizaciones yihadistas que siembran el terror en Siria, a las que proporciona armas occidentales y recursos económicos. Aunque la petromonarquía dice luchar contra el Estado islámico, en Arabia Saudí abundan los imanes fundamentalistas en escuelas coránicas y mezquitas, donde se cuece el wahabismo que fanatiza a jóvenes de todo el mundo y los convierte en terroristas que atentan contra ciudades infieles, como Barcelona. Arabia Saudí financia numerosas mezquitas fuera de su sátrapa reino, principalmente en Europa, incluyendo España, Cataluña también.
Así pues, el rey que visitó la Barcelona atentada por yihadistas es el mismo rey que visitó la Arabia Saudí que los adoctrina y los capta. Por lo que, guste oírlo o no, hay algo indigno en la visita del rey Felipe y la reina Letizia a las víctimas de este terrorismo. Debían, sin duda, hacer esa visita porque va en su cargo, pero también han debido de considerarlo conveniente para reforzar su endeble posición ante una opinión pública que baja la guardia sensibilizada con el terror, y para compensar su parte de responsabilidad: la que tiene que ver con la vergonzosa amistad entre los Borbones y la dinastía saudí, la que tiene que ver con la vergonzosa tolerancia hacia su violento régimen, basada en puros intereses comerciales, aunque justificada por la riqueza económica común que presuntamente traen esos negocios. Hasta Kichi, el alcalde de Cádiz por Podemos, defendió, frente a la mayoría de su formación política, el acuerdo de Navantia porque generaría miles de empleos en los astilleros de San Fernando. Pero el trabajo, que es un derecho, ha de ser digno también, máxime si se fomenta desde las instituciones.
Con sus contradictorias visitas, Felipe VI ha querido estar en misa y repicando, con perdón de wahabistas y de cristianos. Y eso ya se sabe que es incompatible. No se puede. Querer complacer a todos es farisaico y suele acabar mal: las ganancias económicas que genera son ilegítimas y las pérdidas humanas que provoca, irreparables. En el caso de los atentados de Barcelona, la obligada visita de Felipe y Letizia expele además un hedor a ese buenismo que tanto se reprocha a quienes han querido ponerse del lado de la mayoría musulmana pacífica, víctima también de los violentos. Un buenismo, el de Felipe VI y Letizia, que ni siquiera estaría solo alentado por un sentimiento altruista, sino por intereses espurios: personales, por cuanto aspiraría a reforzar su posición dinástica, y políticos, por cuanto podría, oportunamente, reforzar el españolismo consustancial a la corona.

Trabajar para el enemigo

Aceptar y repetir su relato y su lógica siempre ha resultado una de las más efectivas formas de trabajar para el enemigo
Nada legitima más al odio que el discurso del odio











Hogar Social Granada despliega una pancarta a las puertas de la mezquita
Hogar Social Granada despliega una pancarta a las puertas de la mezquita
Ocho de cada diez victimas del terrorismo yihadista son creyentes musulmanes. De cada diez atentados que perpetran, nueve se producen en países de mayoría musulmana. Los atentados, el terror, la muerte y la tragedia, todo lo que se acaba de vivir en Catalunya, constituyen el día a día de millones de creyentes musulmanes victimas del mismo odio y el mismo fanatismo.
No los matan por ser europeos o defender los valores de las democracias occidentales. Los matan porque en su camino hacia la victoria y la gloria prometida los terroristas asesinan indiscriminadamente a todo aquel que no comparta su idea del islam y del mundo. No es una guerra, es una matanza de ciudadanos inocentes.






Todos aquellos que pretenden entender o analizar sus crímenes desde la lógica de la respuesta a años de dictaduras y guerras, evidentemente patrocinadas por un occidente codicioso del petróleo o el gas, deberían preguntarse cómo encaja en ese razonamiento la evidencia de que asesinan sobre todo e indiscriminadamente a quienes afirman querer liberar.
Todos aquellos que abrazan con pasión la charlatanería de la guerra santa y la guerra contra occidente y los valores que teóricamente representamos debería preguntarse si no es eso precisamente aquello que más anhelan los asesinos. Verse reconocidos como soldados de su Dios en una guerra santa donde sólo sirve vencer o morir.
Resulta estremecedor comprobar con que facilidad los charlatanes de la guerra santa señalan y amplían el circulo de sus enemigos: primeros son los terroristas, luego los islamistas, luego los musulmanes, luego todos esos progres y buenistas idiotas que no entienden que estamos en guerra, luego los gobiernos buenistas y sus votantes idiotas, luego los gobiernos que no movilizan a los ejércitos y empiezan a contraatacar y así hasta que al final sólo quedan ellos.
Existen muchas formas de trabajar para el enemigo. Aceptar y repetir su relato y su lógica siempre ha resultado una de las más efectivas. Nada legitima más al odio que el discurso del odio. 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::  

Quizás, Antón Losada, el triunfo redondo del sistema autodestructor que estamos creando y manteniendo entre todos, asentado en los cuatro puntos cardinales de nuestro mundo, sea, precisamente, que el miedo, el odio y la violencia vayan  de la mano y hasta se conviertan en "ideales", en diversos registros, que hostigan y hacen imposible el entendimiento y la convivencia entre las culturas, los países y los seres humanos en general. Esa imposibilidad básica, frustra en su raíz las mejores iniciativas, es decir, la justicia, la igualdad, la ética, la empatía, la libertad, la compasión, el respeto a la diversidad y el equilibrio ideológico, la belleza de las buenas iniciativas y, por todo ello,  la posibilidad de vivir en paz y fraternalmente. La víctima universal es la conciencia de los seres humanos y por ende, los mismos seres humanos interdependientes de esa conciencia, cuyo nacimiento y manifestación depende del estado evolutivo de los individuos y, obviamente, de la especie, que al parecer tiene, -tenemos-, cada día más difícil alcanzar esa realidad humana que en teoría debería ser nuestra esencia y nuestro mejor plan de pensiones cósmico, pero en la práctica es un arma letal, que funciona por intoxicación contagiosa de emociones, malos pensamientos y pésimos actos destructivos, aunque muchas veces vayan disfrazados de lógica, de ciencia y de credos ideológicos y/o religiosos. 

Sin haber alcanzado una mínima madurez como masa crítica para crear una ecología existencial sana e inteligente, habitable , y con un sentido que valga la pena sostener y expandir, la especie y los individuos se han ido engolfando en un mundo de efectos especiales instantáneos. En un superficial y estúpido juego interactivo entre los tronos y el hambre. En ese marco cabe todo, desde el heroísmo a la atrocidad, con el agravante de que sin más ética que internet y el cortoplacismo del impacto súbito en las redes, heroísmo y atrocidad se han fundido emocionalmente en plan acción-reacción, donde tiempo y espacio empiezan a formar parte de la postverdad, o sea, de la mentira existencial. Un terreno alienado y líquido, que a veces ya es gaseoso por la inconsistencia, pero mucho más dañino por la inmaterialidad de lo ficticio, donde la realidad tangible que atrapa y abduce, ya sólo es imagen y sonido. Eco sin voz ni mensaje que despierte y en paralelo, el jolgorio y el tumulto arrollador que arrolla todo y no permite pensar ni sentir, sólo accion-reacción autómata. Eso se convierte y se materializa en el trauma por el trauma,  el destrozo y el desastre colectivo. 
Vivimos colectiva e individualmente, en una burbuja depredadora y destructiva de todo y de todos, in crescendo, sin tener conciencia de las dimensiones y de la voracidad de nuestro invento. 


Desconocemos lo esencial, como por ejemplo, que cuanto más repetimos y machacamos los males que detestamos, más los invocamos y publicitamos a los grande, les damos forma, potencia y cuerpo, les inyectamos fuerza y sustancia, creando verdaderas hecatombes. Basta que uno tema algo y lo repita constantemente, para que ese "algo" temible suceda en la realidad. Somos creadores del mundo que padecemos, pero como nos han dicho durante milenios que todas nuestras desgracias y felicidades dependen de los caprichos de divinidades remotas, en plural o en singular, hemos desvivido y desperdiciado los tiempos y espacios para crecer de verdad, dedicándolos a atraer sobre nosotros la imaginaria protección de diversas entidades inmateriales, que sólo los locos o los manipuladores, aseguran haber visto alguna vez. Lo cierto es que todo lo que nos sucede es de nuestra manufactura. Made in ego

Una vez invadido el Planeta por ese estado general de debacle, todo se vuelve contra nosotros mismos. Hasta la naturaleza y el cosmos, que están "contagiados" de nuestro desorden y despiste universal. La física cuántica tiene mucho que explicarnos aún sobre este proceso.
Ese terrorismo que sufrimos como consecuencia de nuestros desajustes y torpezas individuales y globales, se manifiesta de repente en una masacre, a veces premeditada, justificada  y consensuada políticamente como las guerras "buenas" y las invasiones "justas", o las crisis del déficit yanky -que vendiéndose arruina el mundo, mientras crece exponencialmente su Reserva Federal-, a veces salta sin previo aviso y en petit comité como los actos violentos que incluyen la autoinmolación en el mismo crimen que se perpetra contra el prójimo. La única salida "racional" que el sistema nos permite, es dividirnos en víctimas y verdugos, en buenos y malos. En vencedores y vencidos. En creyentes devotos o en herejes perversos. En poderosos y menesterosos, con una tierra de nadie de por medio, la de los indiferentes y melasudistas, que se van acoplando a lo que haya. Y así, siglo tras siglo, nuestro sistema se reduce a una ruleta rusa, en la que nos obligan (nos obligamos en realidad),  a jugar por narices, y mientras lo consintamos en lo público y en lo privado, mediante leyes y delitos, mediante tensión constante que nunca nos permite la libertad y la independencia íntimas, para poder discernir como conseguir limpiamente la libertad e independencia colectivas.  

El sistema autómata que nos aprisiona lo programamos y aceptamos entre todos. A las élites que lo manejan desde el puente de mando las elegimos nosotros mismos con nuestros votos y devociones no elegidas, sino paradójicamente, autoimpuestas y dogmáticas, con nuestro consumo devorador de sus pócimas maravillosas y narcóticas. La droga material es sólo la metáfora de la droga menos evidente, empantallada, publicitaria, mediática y mercantil. Emocional. 

Las encuestas solo preguntan sobre opiniones puntuales, lógico, solo se ocupan de investigarnos para hacernos carne de consumo a todos los niveles. Resulta chocante que con tantas investigaciones sociológicas nunca pregunten algo como ¿para qué cree que ha nacido usted?, ¿cuáles son los motivos por los que usted vive? ¿le llena la vida lo que tiene o le falta algo más cuando se para a pensar más allá de la lista de la compra y los tópicos?, ¿se siente usted libre o se siente manejado por lo que no puede elegir?, ¿piensa usted que todo se reduce a tener amigos y enemigos o cree que se puede vivir más allá de esa rutina mental?, ¿odia usted a alguien o algo?,  ¿puede explicar cómo ha llegado usted al odio?, ¿qué cree que hay o no hay en usted para que el odio se produzca cuando se ve envuelto en lo que le asusta y no tiene herramientas para gestionar?
Es posible que si se ayudase a los seres humanos a hurgar en sí mismos con serenidad y salud psicoemocional, las inercias y mecanismos del terror se fueran deshaciendo por sí mismas. Somos las células de la sociedad global. Un cuerpo sano no es posible si sus células mayoritariamente están enfermas y ni siquiera lo saben. Todas parecen estar de acuerdo en una sola cosa: piensan que las células enfermas son las otras. 

Buscar las bases del terrorismo en la superficie de lo aparente, -por muy cruel que sea no deja de ser la superficie de la enfermedad y no las raíces-, es una fracaso asegurado. Si no son los fanáticos religiosos los terroristas lo serán las pirañas políticas y económicas sedientas de poder, triunfos y dineros a las que la vida de los otros les importa tanto como a los asesinos dogmáticos. Si no es la muerte violenta por fanatismo, será la muerte igualmente violenta cada día de miles de personas en accidentes de tráfico, por delitos de sangre, por intoxicaciones alimentarias, medicamentosas o medioambientales. O por recortes o por suicidio desesperado cuando han perdido trabajo, salario, casa y derechos. O país, familia y tierra bajo sus pies por causa del macro-terrorismo estratégico de despacho y portafolios. 

Lo que resulta incomprensible todavía a estas alturas de la historia es que sólo produzca rechazo la visibilidad de lo cruel. El espectáculo gore. Los miles de seres humanos que diariamente matan las armas, la sequía, las hambrunas, las avalanchas de fango -ya no existen los bosques que hacían de guardianes del equilibrio natural y ahora son muebles de lujo en los despachos de los depredadores-, y las epidemias, la enfermedad del abandono, más  la irresponsabilidad y la avaricia de los "buenos", deberían provocar en nosotros, al menos, la misma reacción que las 14 víctimas en Catalunya. Pero no es así, está clarísimo.
Mientras ese cambio no suceda, todo lo que queda de este presente sin futuro, es la repetición de la misma triste y etnocéntrica escenografía y carne de manipulación de la que los mismos que destruyen la vida, sacan tajada para seguir en el mismo plan. 

El hombre propone y el hombre dispone. Si hubiese un dios capaz de disponer y premiar algo tan horrendo sería un monstruo del que liberarse no una fuerza espiritual digna de tener en cuenta y mucho menos de adorar . Las religiones que matan son locura y miseria. Una desgracia y una rémora para la humanidad en evolución hacia el despertar consciente a su transcendencia, a su sustancia divina, cuanto más humana y amorosa, más aterrizada y más universal.

Es tremendo que el hecho de que las tres religiones que proceden del Libro de los Libros, o sea de la Biblia, sean las más sanguinarias, fanáticas, soberbias, crueles y avariciosas del mundo. Judía, cristiana y mahometana. Vaya trío de ases exterminadores. Qué vergüenza planetaria. 
Vino Jesús a intentar la liberación pacífica de esa espiral de horrores y manipulaciones, y tan asustado como defraudado el  discípulo Juda lo entrega al sistema; se lo cargaron y no sólo eso, es que han usado el evangelio liberador para convertirlo en herramienta de muerte, venganzas, invasiones, tiranía y miseria universal. La "guerra santa" como dogma religioso es un crimen planetario del que los limpios de corazón y por eso, lúcidos, se alejan sin retorno.

Sólo cuando esos millones de afectados de larga duración por tales pías aberraciones vayan cambiando y abriendo el corazón y la mente a la luz del espíritu, desde dentro de sí y no desde iglesias, sinagogas y mezquitas, entenderán y serán entendidos. Y entonces habrá paz sin necesidad de más guerras que intentan separar lo que el universo divino y humano, material y energético, ha unido desde su origen, en una misma especie fraternal, que dividida y rota se destruye a sí misma, pero que si descubre el poder ilimitado del amor, saldrá fortalecida y regenerada de todos sus propios errores y entropías mortíferas. Sólo el amor tiene el poder de hacer ese trabajo desde la conciencia individual y colectiva.



                 Resultado de imagen de imágenes de interculturalidad   


Para comprender un poco la realidad en  que estamos inmersas hacen falta dos aspectos complementarios: el estudio y la observación de los hechos puntuales y el estudio analítico en paralelo integrado en el marco antropológico e histórico en que se desarrollan los hechos del presente como parte de un todo orgánico que fluye en el tiempo: la humanidad como tejido vivo que se transforma mediante las conductas de los seres humanos, desde que estos son los agentes más activos e influyentes en la morfología del Planeta.
Nada está aislado aunque lo parezca. La fuerza mental humana tiene una potencia ilimitada que va mucho más allá de las barreras  físicas. Por ejemplo, la difusión de ideas conectadas con las emociones tales como el miedo, la inseguridad, la rivalidad, la ira, la venganza o la supremacía violenta de cualquier tipo, religiosa, racial, ideológica, machista, homófoba, etc..., es mucho más rápida que cualquier otro tipo de 'transporte', la pólvora y la chispa que se juntan.
El "hábitat" de todo el proceso es el sistema que sostenemos y nos sostiene. No es malo por ser un sistema, es malo porque nos impide evolucionar sin consecuencias fatales para unos u otros y eso es lo que nos divide y que es una brecha insuperable que deriva en el enfrentamiento y choque inevitable, aunque se vayan haciendo estrategias para retrasarlo.

No se puede ser "antisistema", eso es una aporía. Pero sí deberíamos ya colocarnos inteligentemente frente a este sistema, sin combatirlo, sino elaborando en paralelo el nuevo hábitat necesario, para que la caída total en el vacío, no sea una hecatombe global.  Tener un sistema es vital para organizar la vida, los recursos, la relaciones y las necesidades, por eso, cuando el sistema que hemos ido modificando durante siglos, sin demasiado éxito para la evolución de nuestra especie y exterminador para las demás especies y la vida del Planeta, está claro que ya no sólo no sirve, es que está en estado de descomposición y se ha convertido en mortal de necesidad para el presente y el futuro de la especie. Como dice Ilya Prigogine, Nóbel de Fisica hace años, cuando un sistema desarrolla una entropía imparable, quiere decir que hay que abandonarlo y comenzar una salida, una bifurcación. Nada de empeñarse en recapitular ni en remendar aquello que está más que roto, deshecho, de modo que cuando metes la aguja a lo Susana Díaz, para recoserlo, el sistema se desgarra más aún y acelera su desintegración necesaria en tal estado, para que la energía de todos se pueda emplear en  la creación y puesta en marcha del nuevo mundo sistémico. Ahí la unidad se hace sustancia sine qua non. No para combatir nada ni a nadie, sino para construir las bases mínimas necesarias del bien común para la supervivencia. Los fanatismos derivados de un Islam mal interpretado, han captado también esa onda pero la interpretan al revés, la descodifican en el viejo estado evolutivo de las guerras santas del medievo. Y el sistema aprovecha la ocasión para utilizar ese empujón agónico y fiero, como les sucede a los animales cuando se ven acorralados y a punto del exterminio.

Ese terrorismo islámico y el terrorismo cristiano-racista con Trump a la cabeza y sus palmeros europeos, rusos o saudíes, es el síntoma agudo de un mal terminal del propio sistema que está en las últimas y delira hasta pensando en escapar del Planeta desolado mediante una tecnología aeroespacial que le saque del infierno que se ha creado globalmente y abandone a su suerte a los millones de idiotas que han hecho de su vida un servicio incondicional a la causa terminator. No otro es el fin del carísimo  proyecto de investigación que se lleva a cabo en Suiza mediante el acelerador de partículas (que parece estar inspirado en Contact aquella peli de Jodie Foster), y con cuyo presupuesto anual desaparecería el hambre del mundo. Se equivocan, pero no tienen capacidad para verlo.

Al resto de humanidad no nos deberían entretener las paranoias de los fósiles sistémicos ni sus exhibiciones terroríficas mano a mano. Cuando haya estallidos de violencia y muertos inevitables, no les hagamos encima al caldo gordo y la propaganda gratuita. Seamos lo más austeros y contenidos posible en nuestro dolor, pensando en la cantidad de muertes diarias que el terror del sistema provoca en todo el mundo (una media de 200 ahogados cada día en el Mediterráneo nos deberían centrar en lo imprescindible que supera el impacto de lo inmediato), acompañemos a los familiares, ayudemos a que estén bien atendidos, pero no sigamos la parafernalia mediática ni seamos los palmeros de quienes bajo el disfraz de la institución, facilitan que el sistema siga matando. Desconectemos de las tertulias viscerales y manipuladas. Hagamos que esas conexiones no sean rentables, con un buen bajón de audiencias en los programas morbosos y carnaza, seguro que cambian de orientación y pasan de la casquería al análisis serio y creíble cuando les bajen los ingresos por publicidad.

Mientras tanto, hay que asociarse, acercarse a los barrios y a las familias migrantes, solicitar en los ayuntamientos y barrios la atención a la educación de sus niños y jóvenes, para que se integren, respetando su forma de vestir o de cubrirse la cabeza, sus creencias originales e invitarles a participar en las AAVV y ser amigos y compañeros de espacios. Ayudarles también cuando son manteros, como en Valencia se hace, respetando la única forma que tienen de sobrevivir sin tener que humillarse delinquiendo por necesidad. Con amor, solo con amor práctico, se vence el odio. Y se puede salir de un sistema muerto y podrido, para crear otro vivo y palpitante.

Uno de los alumnos de castellano del centro de refugiados, un chaval de Costa de Marfil, me dijo hace unas semanas, al acabar la clase:

-Sabes, Sol, en mi país casi nadie tiene el pelo como el tuyo (mi pelo es gris casi blanco).

-¿Y eso, por qué?

- Porque se mueren muy pronto. Llegar a los cincuenta años es ya un milagro. No tenemos casi abuelos y los padres y madres se mueren muy jóvenes. Por eso me vine a España, para poder vivir más años y no morirme casi sin haber vivido. No quiero que me maten en la mezquita o por la calle como les ha pasado a muchos amigos y familiares.

El sistema se pudre cada día con la muerte de los inocentes.

No me duelen más las víctimas de Barcelona y de Cambrils por ser de mi cultura. Me duelen todos y todas con la misma intensidad. Y mis lágrimas se reparten sin fronteras. Como el viejo sistema, pero en sentido contrario. Con el amor que nace nuevo cada día y no sabe de colores de piel, de dogmas ni de ideologías.



domingo, 20 de agosto de 2017

Minutos de silencio y pacto antiterrorista;venta de armas a Yemen y a Emiratos, ¿un oxímoron indecente o una sinestesia estrambótica y terrible? Si vis pacem para pacem et nunquam bellum, Oh gran maestre de la estrategia suprema!

 



La CUP critica los lazos del rey con las monarquías que financian el terrorismo 

La formación política afirma que está esperando detalles sobre la manifestación convocada por el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat para el próximo sábado para decidir si asistirá.

El rey y otras autoridades en la manifestación en Barcelona por los atentados / Reuters
Madrid

La diputada de la CUP en el Parlament Mireia Boya ha asegurado hoy que la formación anticapitalista se plantea no acudir a la manifestación contra los atentados convocada para el próximo sábado 26 en Barcelona si acude el rey Felipe VI o el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
La CUP está "esperando detalles" de esta movilización, que han convocado el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat, los cuales han hecho un llamamiento a la ciudadanía para que acuda masivamente a esta movilización de rechazo al terrorismo bajo el lema "No tengo miedo".
En una entrevista en Catalunya Ràdio, Boya ha explicado que a la CUP le hubiera gustado que esta manifestación hubiera sido convocada por la sociedad civil, por la ciudadanía, y ha subrayado que no quiere que se produzca una imagen como la del pasado viernes, día 18, cuando los reyes, Rajoy y otras autoridades españolas y catalanas encabezaron el minuto de silencio en la plaza de Catalunya de Barcelona en homenaje a las víctimas de los atentados de La Rambla y Cambrils (Tarragona).
"El Rey no es bienvenido para nosotros", ha declarado la diputada de la CUP, tanto porque esta formación es republicana como por "las relaciones de amistad y económicas" que, en su opinión, mantienen la monarquía española y las del Golfo Pérsico, como la Qatarí o la de los Emiratos Árabes, "que son las que están financiando" el terrorismo".
"Estas monarquías están financiando y dando armas al Dáesh, que son los culpables de lo que sucedió el jueves en Barcelona", ha remarcado.
La CUP considera "una hipocresía enorme" que el rey Felipe VI "venga a pasearse" a Barcelona como muestra de apoyo tras los atentados, cuando, según ha dicho, está "contribuyendo a financiar el terrorismo de cariz islámico".
"Me gustaría que esta gente no encabezara esta manifestación", ha apostillado Boya, que ha rechazado que en la próxima movilización de Barcelona vuelva a reproducirse "una imagen de imperialismo y de capitalismo económico que está contribuyendo a financiar justamente a los autores del atentado del jueves".
Mireia Boya, por otro lado, ha afirmado que tras los atentados yihadistas se ha evidenciado que Cataluña "ha actuado como estado, independientemente del Estado español, que ha tenido un papel muy secundario, a remolque del gobierno catalán".
También ha destacado la solidaridad de la sociedad catalana: "Nos tenemos que sentir orgullosos de cómo reaccionó la gente tras el atentado", ha recalcad


La Internacional del Odio

Publicada 20/08/2017(Infolibre)
 

Los ataques de Las Ramblas y Cambrils impactan y conmueven especialmente, más allá de la empatía con las víctimas, porque consiguen que todos nos sintamos vulnerables. El terror low cost emplea herramientas difíciles de detectar, como el alquiler de vehículos, que reducen casi a cero los espacios de seguridad mental. ¿Quién no ha caminado por un bulevar, la acera de un puente o una calle peatonal?

La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí. Son belgas, franceses, británicos, españoles. No viajan en patera ni saltan vallas, porque entran por los aeropuertos con su pasaporte, como usted y como yo.



Cuesta manejar la idea de la existencia de un enemigo invisible como los miembros de la célula de Ripoll porque multiplica nuestra vulnerabilidad. Para manejar ese sentimiento, tendemos a acotarlo en una raza, una religión, una nacionalidad. De ahí nacen la islamofobia y el racismo.

El objetivo del terror es aterrorizar, generar un pánico indiscriminado que anule la capacidad colectiva de pensar. Toda reacción desde las tripas representa una victoria porque nos iguala. Logra que todos, víctimas y verdugos, estemos juntos un mismo espacio emocional.

De ahí la importancia del No tinc por. No solo es una declaración –no tenemos miedo–, es un grito que refuerza la pertenencia, nos ayuda a sentir que no estamos solos. Somos parte de una comunidad que no se rinde, que está dispuesta a la resistencia.

Antes de seguir, una pregunta: ¿qué es terrorismo?



Despreciar al enemigo, considerarlo bárbaro o tonto, es camino más fácil hacia la derrota. Para vencer es necesario aceptar que nos enfrentamos a personas inteligentes que tienen un plan y unas razones. Atacan a nuestros civiles porque sienten que nosotros bombardeamos a los suyos. Atentan porque sienten que atentamos contra sus países. Es necesario enfrentar su narrativa con otra narrativa. No bastan las declaraciones pomposas, por lo general, huecas.

Una lectura obligada sobre estrategia: El arte de la guerra, de Tsun Tzu.

Nos movemos en una guerra de percepciones. La de la seguridad, la del miedo. La percepción de que todos somos objetivo. Es un campo propenso para la manipulación política.

Les recomiendo el artículo “As Vehicle Attacks Rise, an Ordinary Object Becomes an Instrument of Fear”, de Amanda Taub en The New York Times. Cita el trabajo de Marc Hetherington y Elizabeth Suhay, dos expertos en Ciencia Política. Sostienen que cuando las personas más propensas a confiar en el otro se sienten en riesgo de sufrir un ataque, suelen ser las más dispuestas a sacrificar parte de sus libertades a cambio de seguridad.

Recuerdan que en EEUU mueren entre 30.000 y 40.000 al año en accidentes de automóvil, muchos más que los muertos por terrorismo en todo el mundo. Pero nadie se siente amenazado al subirse a un coche. No percibimos el accidente de tráfico como un riesgo inminente. Pero nuestra cabeza no funciona igual con los atentados.



El miedo nos empuja a dividir el mundo entre “ellos” y “nosotros”, a levantar muros físicos y muros de prejuicios.  La primera victoria de los terroristas es que no sepamos diferenciar entre asesinos y víctimas.

Un estudio del think thank Chatham House, citado por Taub, revela que más de un 50% de los europeos están de acuerdo con prohibir la inmigración procedente de países musulmanes. Igual que Donald Trump. El virus de la intolerancia también está entre nosotros, no solo afecta a los yihadistas.

Por qué nos atacan

Para el universo salafista, del que surgen Al Qaeda y Estado Islámico, España pertenece a la coalición que libra una guerra contra el islam. José María Aznar nos puso en el mapa con su foto en las Azores. Es increíble que el hombrecillo insufrible tenga la indecencia de seguir dando consejos en lugar de pedir perdón e irse de una vez a su casa. España ha tenido tropas en Irak y en Afganistán, y mantiene instructores en Irak. Somos parte de los cruzados, como nos llaman.

Las empresas europeas del sector vendieron en 2016 armas por valor de 80.000 millones de euros. De esa cantidad, 25.000 millones proceden de ventas a Arabia Saudí, que apenas tiene 30 millones de habitantes. España vendió a Riad por valor de 116 millones de euros, de los que 34,7 fueron en municiones. Arabia Saudí es uno de nuestros grandes socios no importa quién esté en la Moncloa. Gran parte de esas armas y municiones sirven para matar personas en Yemen y Siria. No somos inocentes.

Francia y Reino Unido participan, junto a EEUU, en misiones de bombardeo en Siria. Por muy inteligentes que sean las bombas que lanzan, mueren civiles. Tan civiles como los nuestros.

Este vídeo de Vice sobre Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS o Daesh) sigue siendo esencial para captar el ambiente ideológico en el que se mueven:



Nuestros aliados en Oriente Próximo

Nuestro principal aliado en la zona es nuestro principal problema: Arabia Saudí. Le compramos petróleo y le vendemos armas sin preguntar demasiado. Parece un buen negocio. Arabia Saudí gasta miles de millones en extender por el mundo su versión rigorista del islam, el wahabismo, que empezó como una corriente herética dentro del islam suní, pero si tienes mucho dinero te puedes comprar que deje de serlo. El año que el ISIS conquistó Raqqa, su ‘capital’ en Siria, utilizó libros de texto saudíes para las escuelas. Están en la misma frecuencia ideológica.



Riad financia a miles asociaciones políticas y organizaciones religiosas. De ese universo surgen los grupos armados y gran parte del terrorismo actual. Esa red tenía dos objetivos, extender el wahabismo y la hegemonía saudí en la región frente a Irán, el país de referencia de la otra gran corriente del islam, el chiísmo, y alejar lo más posible a los grupos más radicales. No funciona porque la monarquía saudí también es un objetivo de los más radicales.

Durante el mandato de Barack Obama se produjo un importante cambio estratégico. Tras la firma del pacto nuclear con Irán, este país obtuvo de Occidente el reconocimiento indirecto de aliado potencial. No puede ser automático porque aún pesan décadas de odio y animosidad. Pero la tendencia era reconocer que Irán es el país que mejor defiende nuestros intereses en la zona. Es la vanguardia, junto a los kurdos, de la lucha contra el ISIS en Irak y Siria. Irán y Arabia Saudí son enemigos mortales. Si nos acercamos a uno, nos alejamos del otro. Nadie trabaja los puentes.



La llegada de Trump a la Casa Blanca ha devuelto el protagonismo a los saudíes. Y la confianza como para lanzarse contra Qatar, al que ha impuesto sanciones y un embargo. Qatar tampoco es inocente en la financiación del salafismo y de grupos armados en Siria y Libia. El problema no es ese, sino que Doha apoya a los Hermanos Musulmanes, rivales del wahabismo. Además, Qatar comparte una gran reserva de gas con Irán y también algunas ideas sobre el mapa de la región, algo que irrita a Riad. En la partida por la hegemonía en el mundo árabe suní, Doha se mueve según sus propios intereses.

La Internacional del Odio

No es una guerra contra nuestro estilo de vida y nuestras libertades, como dicen algunos políticos especializados en el disparate.
 
De los 72.000 muertos en atentados yihadistas entre los años 2000 y 2014, más 63.000 son musulmanes. Un tercio de los 86 muertos en el atentado de Niza eran musulmanes. Entre las víctimas de Barcelona, muertos o heridos, hay musulmanes. ¿Contra qué tipo de valores atentan los yihadistas cuando matan musulmanes?



Los delitos no los cometen las religiones, las razas, los sexos o las nacionalidades. Los delitos los cometen las personas.

El motor del yihadismo es el odio, como lo es en los supremacistas blancos de EEUU, los neonazis y toda esa caterva de movimientos fascistas que agitan el rechazo del otro.

Lo llamo la Internacional del Odio porque están en la misma frecuencia ideológica y moral. Como lo están muchos de los tuiteros, políticos y periodistas que han tuiteado basura en las redes sociales. ¿Cómo vencer al odio con más odio? Muchos han quedado retratados.

Buscan mezclar terroristas con refugiados sirios, a los que hemos cerrado la puerta. Estos refugiados huyen de atentados como el de Barcelona o los del 11M. Solo existe una diferencia: los suyos son diarios. Más de la mitad de la población siria se ha visto forzada a dejar sus casas por la violencia de una guerra en la que tenemos mucha responsabilidad.

Tres lecturas necesarias:

Siria, el país de las almas rotas, de Mónica García Prieto y Javier Espinosa.
La semilla de odio, de la invasión de Irak al surgimiento del ISIS.
Oriente Medio, Oriente roto, de Mikel Ayestaran.

Cuál puede ser la respuesta

No existen las soluciones mágicas. No existe una solución militar. Haber derrotado al ISIS en Mosul, y estar más o menos cerca de conseguirlo en Raqqa, no garantiza nada. Se trasladará a otra zona de Siria. Por si toda falla han activado el plan B: el ISIS busca la manera de asentarse en Afganistán en competencia con los talibanes.

Una hipotética pérdida total del territorio les dejaría sin una pieza esencial en la construcción de la narrativa del Califato, que es el principal atractivo del ISIS, y la principal diferencia con Al Qaeda. Su alternativa sería potenciar la vía del terrorismo masivo, como el que ya practicó en sus orígenes en Irak.

Puede dar la impresión de que el ISIS está más débil, pero no es lo que dicen los datos. En 2017 llevamos 3.950 muertos en atentados yihadistas: Afganistán (849), Irak (647), Siria (602). A cola de la lista, la Unión Europea (50), sin contar los de Barcelona y Cambrils. No somos el objetivo por mucho que se empeñen los supremacistas españoles.

Es necesaria una respuesta policial, anticiparse como se ha hecho en España desde 2004. Ha tenido éxito hasta el jueves. La seguridad total no existe.
 

Es necesario buscar la implicación de las comunidades musulmanas europeas. Los atentados de París y Bruselas pusieron de manifiesto la paupérrima cooperación entre las policías de un mismo país y entre las del resto de la UE. Esa cooperación y la de los servicios secretos es clave. Debería haber una especie de FBI europeo.

No puede ser que la gran mayoría de los imanes que predican en Europa estén formados en países extranjeros no democráticos. ¿Qué tipo de valores de tolerancia pueden predicar los que han sido educados en la intolerancia? Arabia Saudí en el principal controlador de esas mezquitas legales, como la de la M30. Hay que pactar con las comunidades musulmanas que los imanes se eduquen en Europa, en nuestros valores, para que puedan enseñar convivencia. La investigación de Ripoll ya tiene su imán salafista en el centro de la radicalización. Estos son los que vienen de fuera. Y están las mezquitas clandestinas.

¿Perseguimos a todos los imanes que predican el odio? ¿Haríamos los mismo con el arzobispo de Alcalá y otros que atacan derechos, leyes y personas?



Hay que trabajar en la educación y en el apoyo de los jóvenes sin empleo ni esperanza de tenerlo. Si nuestro gobierno no se preocupa de los jóvenes blancos, católicos o ex católicos, ¿cómo pedir ayudas específicas para vivienda y empleo en las comunidades magrebíes?

Es necesaria un política de integración mutua, que las dos partes recorran la mitad del puente para que el encuentro sea posible.

Los minutos de silencio ayudan a vencer el miedo, a sentir la pertenencia de la que hablaba al principio. Pero ayudan más cinco minutos de acción política más allá del postureo, la propaganda y los prejuicios.

Y Orwell se quedó a medio camino...La realidad de lo monstruoso supera la más truculenta de las hipótesis


El asesor de seguridad del presidente Jimmy Carter: ¡Yo creé el terrorismo yihadista y no me arrepiento!




“¿Qué es lo más importante para la historia del mundo?  ¿El Talibán o el colapso del imperio soviético?” Es la respuesta de quién fue el asesor de seguridad del presidente Jimmy Carter, Zbigniew Brzezinski, a la pregunta de la revista francesa Le Nouvel Observateur (del 21 de enero de 1998) sobre las atrocidades que cometen los yihadistas de Al Qaeda. Una escalofriante falta de ética de individuos como él que destruyen la vida de millones de personas para alcanzar sus objetivos.
En esta entrevista, Brzezinski confiesa otra realidad: que los yihadistas no entraron desde Pakistán para liberar su patria de los ocupantes infieles soviéticos, sino que seis meses antes de la entrada del Ejército Rojo a Afganistán, EEUU puso en marcha la Operación Ciclón el 3 de julio de 1979, enviando a 30.000 mercenarios armados incluso con misiles Tomahawk a Afganistán para arrasar el país, difundir el terror, derrocar el  gobierno marxista del Doctor Nayibolá y tender una trampa a la URSS: convertirlo en su Vietnam. Y lo consiguieron. A su paso, violaron a miles de mujeres, decapitaron a miles de hombres y provocaron la huida de cerca de 18 millones de personas de sus hogares, casi nada. Caos que continúa hasta hoy.

Esta ha sido la piedra angular sobre la que se levanta el terrorismo “yihadista” y al que Samuel Huntington dio cobertura teórica con su Choque de Civilizaciones. Así, consiguieron dividir a los pobres y desheredados de Occidente y de Oriente, haciendo que se mataran en Afganistán, Irak, Yugoslavia, Yemen, Libia y Siria, confirmado la sentencia de Paul Valéry: “La guerra es una masacre entre gentes que no se conocen, para el provecho de gentes que si se conocen pero que no se masacran” .

Consiguieron neutralizar la oposición  de millones de personas a las guerras y convertir en odio la empatía. Con el método nazi de «una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad»:

  •  Las armas de destrucción masiva no las tenía Irak. El único país en Oriente Próximo que las posee, y de forma ilegal, es Israel y gracias a EEUU y Francia.
 
  • Tampoco EEUU necesitaba invadir a Irak para hacerse con su petróleo. Demoler el estado iraquí tenía varios motivos, como eliminar un potencial enemigo de Israel y ocupar militarmente el corazón de Oriente Próximo, convirtiéndose en el vecino de Irán, Arabia Saudi y Turquía. 

  • Las cartas con ántrax que en EEUU mataron a 5 personas en 2001, no las enviaba Saddam Husein como juraba Kolin Powell, sino Bruce Ivins, biólogo de los laboratorios militares de Fort Derrick, Maryland, quien “se suicidó” en 2008.

  •  Ocultaron la (posible) muerte de Bin Laden agente de la CIA, hasta la pantomima organizada el 1 de mayo del 2011 por Obama, en el asalto hollywoodiense de los SEAL a un domicilio en Abottabad, a pesar de que la ex primera ministra de Pakistán, Benazir Bhutto, ya había afirmado el 2 de noviembre del 2007 que el saudí había sido asesinado, por un posible agente de MI6 (quizás en 2002). Benazir fue asesinada casi un mes después de esta revelación. Mantener “vivo” al Laden durante 8-9 años le sirvió a EEUU aumentar el presupuesto del Pentágono (de 301.000 millones de dólares en 2001 a 720.000 en 2011), incrementar los contratos de armas de Boeing, Lockheed Martin, Raytheon, etc. y vender millones aparatos de seguridad y cámaras de video vigilancia, montar cárceles ilegales por el mundo, legitimar y legalizar el uso de la tortura, practicar asesinatos selectivos y colectivos (llamados “daños colaterales”) y concederse el derecho exclusivo de invadir y bombardear al país que desee.
Una vez testados en Afganistán, la OTAN envió a éstos “yihadistas” a Yugoslavia con el nombre del Ejercito de Liberación de Kosovo; luego a Libia  y les puso el nombre de “Ansar al-Sharia, y a Siria, donde primero les denominó “rebeldes” y luego les dio otros 5-6 nombres diferentes. En esta corporación terrorista internacional, la CIA se encarga del entrenamiento, Arabia Saudi y Qatar de “cajero automático” como dijo el ministro alemán de Desarrollo, Gerd Mueller, y Turquía, miembro de la OTAN, acoge, entrena y cura a los hombres del EI. ¡Son los mismos países que forman la “coalición anti –terrorista"!

¿Cómo decenas de servicios de inteligencia y los ejércitos de cerca de 50 países, medio millones de efectivos de la OTAN instalados en Irak y Afganistán, que han gastado miles de millones de dólares y euros en la “guerra mundial contra el terrorismo” durante 15 largos años, no han podido acabar con unos miles de hombres armados con espada y daga de al Qaeda?


Así fabricaron al Estado Islámico

Siria, finales del 2013. Los NeoCon aumentan la presión sobre el presidente Obama para enviar tropas a Siria, y necesitan una causus belli. El veto de Rusia y China a una intervención militar en el Consejo de Seguridad, la ausencia de una alternativa capaz de gobernar el país una vez derrocado o asesinado el presidente Asad, el temor a una situación caótica en la frontera de Israel, eran parte de a los motivos de Obama a negarse.  Sin embargo, el presidente y sus generales pierden la batalla y los sectores más belicistas del Pentágono y la CIA, Qatar, Arabia Saudi, Turquí y los medios de comunicación afines asaltan la opinión pública con las imágenes de las decapitaciones y violaciones cometidas por un tal Estado Islámico. Una vez que el mundo acepta que “hay que hacer algo”, y al no tener el permiso de la ONU para atacar Siria, el Pentágono, el bombero pirómano, diseña una especial ingeniería militar:
  1. Traslada en junio de 2014 a un sector del EI de Siria a Irak, país bajo su control, dejando que ocupara tranquilamente el 40% del país, aterrorizando a cerca de ocho millones de personas, matando a miles de iraquíes, violando a las mujeres y niñas.
  2. Organizó una fuerte campaña de propaganda sobre la crueldad del EI, semejante a la que hicieron con las lapidaciones de los talibanes a las mujeres afganas, y así poder “liberar” a aquel país. ¡Hasta la eurodiputada Emma Bonino cayó en la trampa, encabezando la lucha contra el burka, mirando al dedo en vez de la luna!
  3. Afirmó que al ubicarse el cuartel general de los terroristas en Siria, debían atacar Siria.
  4. Obama cesó de forma fulminante al primer ministro iraquí Nuri al Maliki, por oponerse al uso del territorio iraquí para atacar a Siria.
  5. Objetivo conseguido: EEUU por fin pudo bombardear, ilegalmente, Siria el 23 de septiembre del 2014, sin tocar a los “yihadistas” de Irak. Gracias al EI, hoy EEUU (y Francia, Gran Bretaña y Alemania) cuentan con bases militares en Siria, por primera vez en su historia desde donde podrán controlar toda Eurasia. Siria deja de ser (tras la caída de Libia en 2001 por la OTAN) el único país del Mediterráneo libre de bases militares de EEUU.
  6. Y lo sorprendente: desde esta fecha hasta el julio del 2017, el EI mantiene ocupado el norte de Irak sin que decenas de miles de soldados de EEUU hicieran absolutamente NADA. Al final, el ejército iraquí y las milicias extranjeras chiítas liberan Mosul, eso sí, cometiendo terribles crímenes de guerra contra los civiles.
El terrorismo en la estrategia del “Imperio del Caos”

El terrorismo “yihadista” cumple cuatro principales funciones para EEUU: militarizar la atmósfera en las relaciones internacionales, en perjuicio de la diplomacia; arrebatar las conquistas sociales, instalando estados policiales (los atentados de Boston, de Paris e incluso el de Orlando) y una vigilancia a nivel mundial; ocultar las decisiones vitales a los ciudadanos; hacer de ‘buldócer’, allanando el camino de la invasión de sus tropas en determinados países, y provocar caos, y no como medio sino como un objetivo en sí.

Si durante la Guerra Fría Washington cambiaba los regímenes en Asia, África y América Latina mediante golpes de estado, hoy para arrodillar a los pueblos indomables recurre a bombardeos, enviar escuadrones de muerte, y sanciones económicas, para matarles, debilitarles  dejarles sin hospitales, agua potable y alimentos, con el fin de que no levanten cabeza durante generaciones. Así, convierte a poderosos estados en fallidos para moverse sin trabas por sus territorios sin gobierno.

EEUU que desde 1991 es la única superpotencia mundial ha sido incapaz de hacerse con el control de los países invadidos, debido al surgimiento de otros actores y alianzas regionales que reivindican su lugar en el nuevo mundo. Y como el perro del hortelano, ha decidido sabotear la creación de un orden multipolar que intenta gestarse, provocando el caos: debilita BRCIS conspirando contra Dilma Russef y Lula en Brasil; impide una integración Económica en Eurasia, propuesta por Rusia a Alemania archivada con la guerra en Ucrania, y mina el proyecto chino de la Nueva Ruta de la Seda y una integración geoeconómica de Asia-Pacífico que cubriría dos tercios de la población mundial, y en cambio crea alianzas militares como la “OTAN sunnita” y organizaciones terroristas con el fin de hundir Oriente Próximo en largas guerras religiosas.

Anunciar que ha diseñado un plan para el “cambio de régimen” en Irán –un inmenso y poblado país-, ante la dificultad de una agresión militar, significa que pondrá en marcha una política de desestabilización del país mediante atentados y tensiones étnico-religiosas. La misma política que puede aplicar Corea del Norte, Venezuela, o Bolivia, y otros de su lista del “Eje del Mal”, y todo el servicio de perpetuar su absolutista hegemonía global: que intentase derrocar a su aliado Tayyeb Erdogan es el colmo de la intolerancia.

Antes de los trágicos atentados en Cataluña, el Estado Islámico atacó a la aldea afgana de Mirza Olang. Llenó varias fosas comunes con al menos 54 cadáveres de mujeres y hombres y tres niños decapitados, y se llevó a unas 40 mujeres y niñas para violarlas.

Conclusión: que el “yihadismo” no es fruto de la exclusión de los musulmanes, ni siquiera se trata de la lógica de los vasos comunicantes y el regreso de los “terroristas que hemos criado en Oriente”.  “Vuestra causa es noble y Dios está con vosotros”, dijo Zbigniew Brzezinski a sus ciraturas, los yihadistas.


La falsa unidad-mogollón contra el terrorismo es demagogia


Parece que el estado español estuviese esperando una barbaridad como la de los atentados terroristas , para proclamar su bando de unidad en un país roto mucho más por la injusticia y la falta de escrúpulos y conciencia, que por cualquier amenaza violenta de origen exógeno. España, como Europa ya están rotas desde hace años. El terrorismo solo consigue poner en evidencia la rotura entre estado y sociedad, entre las políticas en hibernación y la carencias de  gestión adecuada en  las convulsiones sociales sin solucionarlas jamás, sólo poniendo tiritas en las profundas heridas que el mismo sistema actual va dejando abiertas por todas partes. Por eso el afán de unitarismo es la herramienta "providencial" para tapar agujeros descomunales en un tejido sociopolítico incapaz de atender ni solventar asuntos fundamentales que por un lado les desbordan y por otro les importan un rábano.

El mismo estado que ahora predica unidad, lleva la tira de años intentando fragmentar con sus malos tratos sociales y sus partidos trepadores a costa del dolor colectivo, el alma y el cuerpo de los pueblos de España; ni Barcelona, ni Cataluyna ni el resto de territorios necesitaban esa descarada e interesada  exhibición de oportunistas y aprovechados convocando y presidiendo la manifestación multitudinaria de toda la ciudadanía a favor de la solidaridad y el apoyo a las víctimas -no a los gerifaltes que se apuntan a un bombardeo publicitario- junto a la denuncia de la barbarie y del terror. La prueba es que ningún preboste  se dio por aludido en las primeras horas de los atentados, ninguno apareció en el lugar de los hechos ni en los hospitales, ni ayudó a coordinar nada; estaban de vacaciones. Como casi siempre.
Sólo conocemos un caso en que un Presidente de Gobierno dejase de lado sus vacaciones y volase a Galicia que ardía por los cuatro costados. Fue Rodríguez Zapatero, el mismo que propuso en la ONU una alianza de civilizaciones que ayudase a cortar por lo sano el peligro de la radicalización global que se estaba poniendo en marcha. El mismo que acude a Venezuela para promover la escucha y el diálogo y desterrar la violencia para poder entenderse en favor del pueblo. El mismo que medió entre Chávez y el grosero rey Juan Carlos en medio de un acto de política internacional hace años, del quedó para la historia aquel patético farfullo del "¿podqué no te callas?".
Qué curioso, que sea ese tipo de político sensible, afable y conciliador el más desprestigiado, el más ridiculizado y el menos valorado, cuando socialmente es el que más ha avanzado en tantos sectores de una regeneración política y social, como la igualdad y la memoria histórica, por ejemplo. Nadie ridiculiza las mentiras de Azanar en el 11M, ni su pacto de cretinos en las Azores, ni la creación de las burbujas que nos han arruinado a largo plazo, ni su entronización de Rato t de Blesa como adalides de su política económica  y bancaria, ni la instauración de los privilegios y de la corrupción que nos ha triturado económicamente. Es curioso que la prensa olvide con tanta facilidad lo uno y lo otro. Y que su capacidad para repasar las hemerotecas sea tan deficiente, teniéndolas tan a mano. 

Recuerdo muy bien lo que dijo e hizo  Zapatero   el 11M de 2004 cuando los periodistas le fueron a tirar de la lengua con la actitud del pp, acerca de las hipótesis sobre la autoría del atentado: "Disculpen que no pueda atenderles ahora, es que lo más urgente es ir junto a las víctimas, voy al hospital ahora mismo, porque ellas y sus familias son lo primero." 

En 2008, cuatro años más tarde, cuando la crisis, la actitud de Zapatero me defraudó completamente y el Psoe, por igual, me parecieron cobardes y nada lúcidos ni responsables, siguiendo el juego a una UE sin ética ni decencia, e incapaces de negarse a la eliminación del artículo 135 de la Constitución sin siquiera informar ni preguntar a sus conciudadanos, como se hizo en Islandia, por ejemplo, en un momento aún peor que el nuestro. 

Sin embargo en tiempos de dolor y de desastre violento, como  estos días, reconozco que echo de menos a peña como aquel presidente tan mal valorado y me reafirmo cada vez más en la necesidad perentoria que tenemos en todas partes del mundo actual, de portavoces y gestores políticos con valores de humanidad y de empatía sincera y activa, que pongan por delante a las personas antes que el politiqueo (Zapatero al rechazar aquella entrevista "desaprovechó" la ocasión para denunciar los juegos sucios del "enemigo" político para asistir a quienes más necesitaban ayuda) y de que nos sobran sociópatas con ambición y simple mecánica sin alma para ocupar puestos de poder que utilizan sólo para su beneficio y el de sus colegas de abusos. Como ha sido el baño de masas que se han dado en Barcelona los mismos a quienes les es indiferente el dolor del prójimo que que usan, con todo el morro, para hacerse publicidad. Si les importase tanto ese dolor del que se pitorrean en realidad, no harían papilla a los trabajadores, no les dejarían en la calle, no les recortarían sus derechos, no les exprimirían hasta el máximo con una reforma laboral propia de negreros y amparando a delincuentes  compisyoguis e íntimos amigos, no darían a los bancos y a las grandes empresas plenos poderes hasta por encima de la Constitución, rechazarían rotundamente la aceptación del TTIP y del TISA y de todos los engendros yankies-UE que desean reducir a cero los derechos de los trabajadores y trabajadoras...

No sé, a lo mejor esto es la simple praxis constatable del refrán "bueno me hará quien detrás vendrá". Espero que no. Lo cierto es que especímenes como Rajoy y Azanar harían bueno hasta a Calígula, lúcida y cuerda a Juana la Loca, decente al Duque de Lerma e inteligente a Carlos II de Austria. 

Tal vez el Ayuntamiento debería haber convocado la manifestación del pueblo, de la ciudadanía, en otro lugar de Barcelona y dejar solos al club de los vivales del fraude electoral, con la exhibición farisea de su unidad pírrica y de paripé, en la mascarada oportunista del viernes sostenida por un pueblo que no se merece tales jetarcas (no es una metátesis involuntaria, jetarcas: un neologismo improvisado para denominar con propiedad el poder de la jeta.  Hay momentos de la historia política en que la realidad se queda sin definiciones ante el shock de lo que le sale al paso). No han estado finos en eso los catalanes y sin querer, seguramente, cegados por el dolor  le han dado alas al mejunje de siempre: a ese estado piraña e ilegítimo que nos tiene secuestrados con sus liturgias y fanfarrias teatrales. Echamos de menos a aquella Ada Colau valiente y sin prejuicios y echamos demás a esa alcaldesa irreconocible con partido propio, que corea la unidad con el lumpen político mientras sacude a los manteros de las calles como si fuesen alfombras (*).

Tenemos que conseguir que las lágrimas y la pena no nos impidan ver lo que hay tras el carnaval de la hipocresía manipuladora. Porque si no lo hacemos ya, nada cambiará en el reino de nunca jamás. Y seguiremos repitiendo curso de sumisión integral por los siglos de los siglos.


(*)
LOS DERECHOS HUMANOS EN LA CAPITAL CATALANA

SOS Racisme tacha la actitud de Barcelona hacia los manteros de "hipócrita y racista"

La organización denuncia 44 casos de abusos policiales hacia vendedores ambulantes entre el 2010 y el 2016, ocho este último año

Exige a Ada Colau que revise los protocolos de la Guardia Urbana y expulse del cuerpo a los agentes responsables de estos episodios

HELENA LÓPEZ / BARCELONA
zentauroepp39255598 barcelona 11 de julio de 2017 alicia rodriguez coordinado170711125235
Alba Cuevas, Lorena Antón y Alicía Rodríguez, de SOS Racisme, este martes en la Rambla. / RICARD FADRIQUE 

 
SOS Racisme ha exigido este martes al gobierno de Ada Colau que revise "la marca de ciudad que quiere proyectar al mundo" y entienda que priorizar el turismo de masas y no aceptar la imagen de negros vendiendo con mantas en el paseo de Gràcia es una decisión "hipócrita y racista". La petición se ha hecho en el marco de una rueda de prensa convocada por la entidad para hacer público que en Barcelona persisten las "prácticas policiales racistas" hacia los manteros.
Su directora, Alba Cuevas, ha denunciado que la Guardia Urbana ha protagonizado 44 casos de abuso y vulneración de derechos contra vendedores ambulantes entre el 2010 y el 2016, ocho de ellos en el 2016, "cuando este gobierno ya llevaba un año al mando". Como respuesta a esta situación de "racismo institucionalizado", Cuevas ha instado a la alcaldesa Colau a expulsar del cuerpo a los agentes responsables y ha recordado que su organización no defiende "siempre" a los manteros, y que los casos que llevan han pasado antes un estricto protocolo. "La represión por parte de la Guardia Urbana, el Código Penal y la ley de extranjería" son un "cóctel altamente peligroso para los derechos humanos", ha alertado.
La organización de defensa de los derechos humanos evidencia que la venta ambulante no autorizada es una realidad estructural que ha existido siempre en Barcelona, y recuerda que las personas que se dedican a ella están altamente expuestas a sufrir situaciones de abuso y vulneraciones de derechos, "lo que no suele tenerse en cuenta al abordar el tema", ha criticado.

IDENTIFICACIONES POR PERFIL ÉTNICO 

Cuevas ha puesto también sobre la mesa que la policía barcelonesa no sigue un protocolo claro de actuación "que respete, proteja y garantice los derechos humanos". Las prácticas arbitrarias y los casos de abuso más habituales, según las experiencias recogidas por esta organización, son las identificaciones por perfil étnico, las detenciones ilegales, los atestados 'ad hoc' para justificar la actuación policial y la aplicación de la vía penal como primera opción, en lugar de priorizar la sanción administrativas, que, a sus ojos, es la infracción más clara en cualquier caso.
"Además, el Ministerio Fiscal acostumbra a pedir penas desproporcionadas, con un resultado evidente: la impunidad de los agresores y la criminalización de las personas que se dedican a la venta", ha destacado Alicia Rodríguez, coordinadora del servicio de atención y denuncia de la entidad.

DELITOS FALSOS

Para ilustrar estas situaciones de vulneración de derechos, Rodríguez ha expuesto el caso de 'Manel' -nombre ficticio- un vendedor ambulante senegalés que lleva 12 años viviendo en Catalunya con permiso de residencia. Desde este servicio le defienden en cuatro casos por acusaciones de venta ambulante y lesiones en los que, según denuncia SOS Racisme, se han producido irregularidades: no se le detuvo en el momento y se le acusó solamente en base a una identificación por fotografías, "además de que se le atribuyeron delitos falsamente", señala Rodríguez.
Este martes celebraban que han conseguido que sea absuelto de una petición de cuatro años de prisión. "La persecución a 'Manel' -quien no ha querido dar su nombre ni aparecer ante la prensa por miedo- empezó después de que un familiar suyo denunciara a un policía", han señalado.
La abogada de la entidad Lorena Antón ha añadido que constatan que los jueces se creen mucho más la versión policial que la del vendedor, "a quién no dan credibilidad", que no se cuestionan los atestados policiales y que la actuación de la fiscalía se centra en defender los intereses de las grandes marcas.


El verdadero Islam no es terrorista, como el verdadero cristianismo no es genocida ni racista ni xenófobo. Las ideas y emociones inoculadas por cualquier credo que mata y discrimina, no son santas ni buenas para nadie, son mentira.






Familiares y conocidos de varios de los terroristas que fueron abatidos en Cambrils en la madrugada del pasado viernes se han concentrado este sábado en la plaza de su pueblo, Ripoll, para rechazar el terrorismo y en señal de duelo.
Una treintena de personas que se ha citado por WhatsApp, entre las que se ha identificado a las madres de cuatro de los atacantes, han lanzado consignas de "no al terrorismo" y han exhibido carteles en los que se podía leer "no en mi nombre".  Numerosos vecinos del pueblo se han acercado con curiosidad a la concentración, en la que no ha habido parlamentos.









Mares Ripoll
Los concentrados portaban carteles en los que se leía "no en mi nombre" Pau Rodríguez
Una de las asistentes, que se ha identificado como prima de Younes Abouyaaqoub, el terrorista fugado y que en estos momentos sería el principal sospechoso de haber conducido la furgoneta de la Rambla, ha declarado a Catalunya Ràdio que los jóvenes fueron radicalizados por el imán Essati. Según ha asegurado esta familiar, eran personas que habrían empezado a rezar hacía poco, aunque la familia no sospechó por su súbito interés por la religión al considerarlo una consecuencia natural de la edad.
La comunidad musulmana en el pueblo de Ripoll, donde vivían varios de los terroristas, se encuentra consternada. Este sábado por la tarde la mezquita del imán sospechoso de radicalizar a los jóvenes de la célula que atacó el jueves ha abierto las puertas para llamar al rezo, sin que finalmente se haya celebrado por la poca afluencia de fieles.



Las entidades de musulmanes en España expresan su condena por los atentados de Barcelona y Cambrils



18 agosto 2017

Las entidades de musulmanes en España expresan su condena por los atentados de Barcelona y Cambrils
Riay Tatary, de la Comisión Islámica, es el principal interlocutor del Estado con las entidades musulmanas
La Comisión Islámica de España (comisionislamicadeespana.org), con su presidente de muchos años, Riay Tatary Bakry, ha expresado mediante un comunicado su enérgica «condena y repulsa por el atentado terrorista cometido en Barcelona». El comunicado fue de los primeros en difundirse, al poco de conocerse la noticia.

«Los musulmanes españoles expresan sus condolencias a las familias de las víctimas, deseando la plena recuperación de los heridos y transmiten su solidaridad con el pueblo barcelonés y español». «Ante este hecho criminal, la Comisión Islámica reitera su pleno compromiso en la lucha contra cualquier tipo de terrorismo y espera que los responsables puedan ser detenidos y llevados ante la Justicia cuanto antes», dice el texto.

La Federación Musulmana de España
También se ha expresado la Federación Musulmana de España (FEME). En un comunicado declara su "condena más firme" a los atentados de Barcelona y ha llamado a los musulmanes de España a cerrar filas y unirse al resto de la sociedad española para "evitar que los terroristas y extremistas tengan éxito en su intento de crear divisiones". En un comunicado remitido en la mañana del viernes, la federación pide además a los musulmanes que "organicen y participen en todo tipo de actividades de condena el terrorismo a nivel local o nacional".

Al Gobierno español, la FEME le pide trabajar junto al resto de países para "crear una cooperación efectiva en la lucha contra este fenómeno a nivel internacional" y apoyar los esfuerzos de los países que luchan contra el terrorismo. La federación presenta sus condolencias a las familias de las víctimas y reza por el rápido restablecimiento de los heridos. 

"Se trata de un terrorismo cuyo peligro se ve exacerbado por una ideología extremista, que no se adhiere a ninguna religión y mucho menos al Islam. Queremos recordar aquí que la gran mayoría de las víctimas de este terrorismo son musulmanes", señala la agrupación en su comunicado.

La Junta Islámica y el Instituto Halal
También la Junta Islámica de España (www.juntaislamica.org) y el Instito Halal (www.institutohalal.com) emitieron el jueves por la noche un comunicado en el que expresaban su "total conmoción" y "condena absoluta y sin paliativos" del atentado de Barcelona, que la comunidad islámica de España "lamenta de manera especial" por dirigirse a "compatriotas" y "personas que han elegido nuestro país como lugar de ocio y descanso". "Nada hay que pueda justificar este crimen, que nos indigna como nos indignaron los perpetrados en París, Londres, Manchester, Kabul, Bagdad, Manila y en otros tantos lugares", indica en su comunicado la Junta Islámica de España, que reitera su "rabia, impotencia y perplejidad ante actos que buscan alimentar el miedo y la exclusión".

--------
  Oración en una mezquita del barcelonés barrio del Raval 

La Federació Consell Islàmic de Catalunya
En Cataluña hay 510.000 personas que proceden de países musulmanes, casi un 7% de la población. Desde Barcelona, la Federació Consell Islàmic de Catalunya (www.consellislamic.org) declaró que todas sus comunidades «condenamos con la mayor determinación el ataque terrorista y bárbaro cometido en contra de los ciudadanos de Barcelona».

«Este acto violento y cobarde, estas macabras acciones criminales y terroristas, son ataques a la democracia, la libertad, la convivencia y a toda la humanidad. Desde nuestra entidad federativa, nos unimos al luto de nuestra ciudad de Barcelona y con todas las familias que están sufriendo la pérdida de sus queridos. Expresamos nuestro apoyo y condolencias a las familias de las víctimas, así como nuestra solidaridad con Barcelona ante este terrible crimen. También llamamos a la Justicia de actuar con toda contundencia y sin clemencia contra los actores de este acto inhumano, criminal y terrorista».

La organización catalana hace hincapié en que creen en los valores de la «diversidad, la convivencia y la pluralidad que estamos disfrutamos todos juntos y en estos momentos debemos estar más unidos para continuar trabajando por la paz, rechazando el terrorismo, la atrocidad y la delincuencia que están sufriendo todos los países».

Fundación Ibn Battuta
La fundación Ibn Battuta (www.fundacionibnbattuta.org/es/), con sede en Barcelona, destinada a la divulgación cultural y social entre los países árabes y Europa, ha emitido un comunicado de condena "enérgica" al "cobarde" atentado en el que ha expresado "apoyo y solidaridad" a las víctimas y sus familias. El presidente de la entidad, Mohammed Chaib, lamenta en la misiva el día "más triste" de las vidas de todos los musulmanes que "han trabajado por la convivencia y el diálogo" en Barcelona, Cataluña y España.

Ha insistido en el carácter "acogedor" tanto de la sociedad catalana como la comunidad musulmana, y ha apuntado que la ciudad de Barcelona "seguirá siendo mestiza" y llena de "oportunidades" para los ciudadanos de todos los orígenes. También ha asegurado que Cataluña sabrá separar el atentado de la religión musulmana, y ha afirmado que los perpetradores de los ataques no son musulmanes, sino "terroristas de una ideología perversa" y "asesinos".

Chaib ha apuntado a la educación de los jóvenes musulmanes como "clave" para el futuro de Cataluña, y ha hecho un llamamiento a toda la comunidad musulmana del territorio catalán para que participen en las manifestaciones que se produzcan contra los atentados estos días.

En Melilla convocan una oración interconfesional
Uno de los detenidos por los Mossos d'Esquadra relacionados con el atentado es de Melilla. En esta ciudad autónoma de 84.000 habitantes, un 50% se declaran católicos y un 40% musulmanes (datos del CIS de 2012).

La Comisión Islámica de Melilla ha expresado hoy su "más enérgica repulsa y condena a un acto inhumano contra personas inocentes", tras los atentados en Cataluña.
En un comunicado, esta entidad ha manifestado su "solidaridad con las familias de las víctimas y con todas las personas que vivieron ese momento terrible de ayer" en el centro de Barcelona y en Cambrils. "Pedimos a Dios que ponga sosiego en sus corazones en estos momentos y que alivie su dolor", ha subrayado en un texto que firma el presidente de la entidad, Dris Mohamed Amar.

La Mesa Interconfesional de Melilla, una entidad estable con delegados católicos, musulmanes, hebreos e hindúes, animaron a participar en una oración conjunta a las 19.00 horas del jueves 18 de septiembre, en la plaza Menéndez Pelayo, junto a la iglesia del Sagrado Corazón. Los presidentes de esta entidad son Jaime Azancot (comunidad israelita), Abderramán Benyaliya (comunidad musulmana), Ramesh Ramchand (comunidad hindú) y el vicario de Melilla, Roberto Rojo (Iglesia católica).
El sacerdote Roberto Rojo, vicario de Melilla (representante del obispo de Málaga), invita a unirse a esta oración por la paz a todas las personas que lo deseen.

Políticos musulmanes de Ceuta
Ceuta tiene otros 85.000 habitantes, y al menos un 40% son musulmanes. El líder de la coalición ceutí Caballas, Mohamed Alí, ha querido enviar un mensaje "como musulmán" a sus conciudadanos haciendo un llamamiento "a todos los musulmanes de bien" a que den "un paso al frente contra la barbarie". Mohamed Alí, que en nombre de su partido ha condenado los atentados "viles y cobardes" en Barcelona y Cambrils, ha apelado también a la responsabilidad de todos. "Es el momento de que todos los musulmanes de bien demos un paso al frente y extirpemos a esta lacra, a esta minoría que lo único que hace es ensuciar al Islam", ha subrayado. "En estos momentos de consternación, dolor y estupor, queremos mandar nuestro apoyo incondicional al pueblo catalán. Frente al terror, unidad", ha dicho.

El otro partido político ceutí de mayoría musulmana, el Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC), su portavoz Fatima Hamed ha querido mostrar su "consternación" por los terribles sucesos vividos en Barcelona y Cambrils: "No tengo palabras, pero sí un sentimiento: el corazón encogido".