jueves, 30 de julio de 2009

Serenidad

He sacado la cosecha de negruras y las he convertido en letras. Las he mirado de frente. He visto, al final, su nada junto a la mía. Y lo he echo para lanzarlas al espacio intervacío, para que allí se vayan convirtiendo en ese mismo vacío. Nada.
Y ahora libre por fin de sus influjos tenebrosos, vuelvo a mí. Y a Ti. Que siempre estás aquí, envuelto en la bondad y en la paciencia, comprendiendo las curvas de mi camino, la necesidad que tengo de dar un grito de vez en cuando para vaciar las arcas del polvo viejo, de las cenizas arcaicas, las astillas del árbol caído. Para que el aire limpio llene el cuarto de la esperanza y cierre de un portazo las cancelas grises de lo anómalo.

Me quedo aquí, sentada en el respaldo de esta tarde, mirando al suroeste mientras Mozart golpea el silencio nota a nota. Una parte de Ti se ha evaporado. Queda la sustancia inalterable de la esencia. Escueta. Reducida y sutil como un perfume quintaesenciado. Quizás una gota material y un universo sutil, renovado e inmenso que no puede abarcarse, ni tocarse, ni ya casi sentirse. Y sin embargo inalterable y perenne. Tu misterio soy yo. Mi misterio eres Tú. Y todo lo demás no importa ya.

Y sigo sin saber como llamar a este estado que es solamente un másalláde todo.

Albaes velencianes per cantar a la fira de juliol

Tiene el reino de Valencia
un qué sé yo, yo qué sé
que no se puede aguantar,
un toquecillo fallero
estrafalario y quizás
con un picadillo crudo
de rara excentricidad
que nos deja casi siempre
por debajo del listón
de la media nacional
y diez metros por debajo
de la racionalidad.

Lo nuestro es de otra galaxia
ya lo dijo Mr Camps
con vocación surrealista
cuando con fervor ardiente
a su valido el Bigotes
le declaró sin complejos
eterna fidelidad
más allá de los delitos
más allá del qué dirán
más allá de que la gente
se muera por no arreglar
esa cutre linea uno
ya missing en los archivos
de la generalitat...

"No te olvidaré Bigotes,
lo nuestro es la eternidad
los accidentes mortales
por incuria y dejadez
sí que los voy a olvidar
que 44 muertos
encima de la conciencia
pesarán una jartá
y yo no tengo intenciones
de quererlo comprobar.
Así que zanjando el tema
y pelillos a la mar
entre escombro, tente tieso
huevo viene y huevo va,
y el timo de la barquita
que fue la America's Cup.

Prefiero el peso ligero
que da una fórmula uno
o una visita papal
o un rascacielos que rasque
las nubes del esplendor
en la ciudad musical
en ese cauce del río
que nos grita sin cesar:
"¡Que me teneis muy vacío!"
y con esa invitación
tentadora por demás
aquí estamos codo a codo
servidor y Barberá
a ver con cuanto cemento
podemos descogorciar
tanto árbol y tanto cesped
que es un gasto innecesario
en los fondos incorruptos
del bolsón municipal...
con el pastón gigantesco
que nos podría llover
sin el más mínimo esfuerzo
sólo con dar mano libre
y mirar para otro lado
mientras levantan hoteles,
baretos y algún spa,
para forring y disfrutting
del turismo virtual
o excursiones del inserso
que son los que siempre vienen
para ir rellenando huecos
y justificar los gastos
de un fraude descomunal
que está dando mucho juego
en la mesa electoral..."

En el paisaje dantesco
andamos un poco más
y alcanzamos el circuito
que traza la sanidad
donde la gestión perfecta
la domina el corteinglés
que sabe mucho de rayos
de ánalisis y de scanners,
resonancia y cirujías,
que nos puede dar lecciones
de juramento hipocrático
y de trato personal
a cada enfermo mediático
con esa parafarmacia
de la señoritapepis
cargada de tuttofashion
que lo mismo está en los bajos
que la terraza del ático.
Mientras una intervención
de urgencia puede llegar
a los tres meses y medio
de la fecha de decreto,
y una escayola mal puesta
por un médico novato
puede dejarte una pierna
a punto de gangrenarse
sin que nadie se haga cargo
de quién va a pagar el pato.

Y luego, junto a Virgilio,
el poeta sin igual,
nos metemos en el circo
de aquella consejería
tan culta y tan eficaz
que rige la educación
con sabia vara de mando
y fuerza inquisitorial:
"¡Ave (¿quizás mejor, mercancías?),
ave, micer Font Demora!
que lo tuyo es demorar
lo mismo la inaccesible
voz de la ciudadanía
que el dinero necesario
para adquirir material.
Tu ingenio es cosa increible
es un rasgo sin igual;
donde la justicia escribe
con exacta claridad
tú lo repasas en chino
con una destreza tal
que ni siquera los chinos
se han coscado de qué vas.
Desde tu torre bermeja
de esta Valencia ancestral
entre moros y cristianos
en desfile popular
y elevado a las alturas
de una inconsciencia integral
el resto de Celtiberia
te observa sin reaccionar,
como a ese toro sentado
de noble solemnidad
que rige el ayuntamiento
de la capitalidad
vestido de grana y oro
con un capote torero
y un estoque peparado
con diez masclets emboscados
por si viene Zapatero.

Tú, con el Rus añadido
puro swing y sutileza,
para dar caña al maestro
que protesta y que se queja
sólo por vicio adquirido
en barracones-escuela
donde en verano se cuecen
y en invierno se congelan
mientras los fondos se piran
en los barquitos de vela,
en bienales de bochorno
y eventos de tres al cuarto
para llenar los bolsillos
del Bigotes, el valido
de los trajes y los bolsos
louisvuitón y tan contento,
que ha iniciado el primer acto
de esta sátira que oscila
entre la tragicomedia
y el delictivo esperpento.

"¡Ay, de nosotros!", dirían
los inclitos valencianos
si un día se despertasen
de este sopor inducido
y de golpe descubrieran
qué piratas del Caribe
les levantan los impuestos
y ,como un mago nocturno
en el show de canalnou,
difuminan la vergüenza
la paciencia y los dineros
en la secreta chistera
de sus bolsillos inmensos
sin fondo ni faltriquera.
Bolsillos que son abismos
que su ambición nunca llena
pero va dejando en seco
la fuente que los genera.
Y un día, como Zaplana,
se alejarán de la escena
llevándose las alforjas
y las maletas bien llenas,
les harán un homenaje
por los servicios prestados
y en su Caribe de origen
vegetarán encantados
y aquí seguirán las fallas
cantándoles una nana
entre petardo y petardo.

jueves, 23 de julio de 2009

Súplica

Tú me conoces, no puedes dudar
Tras mil afanes nunca me fui,
te siento aquí a mi lado,
rozándome la mano,
como una niña cansada
hoy quiero reposar
y dejo así mi vida en ti...

Sólo un poco de paciencia,
un poco más
si no es mucho pedir
a tu ya demostrada
generosidad...
Música deliciosa es esta aurora
soledad que restaura y enamora...

Y no me falta la presencia
de tu gentil ternura
tan sólo la materia
de tu hermosa figura...

Sólo un poco de paciencia
en este bosque pleno
de sombras y espesura

Y quizás otro beso
libre en un alma pura

martes, 21 de julio de 2009

Siempre el Mismo, eternamente Él.

No sé de qué estás hecho. Será de pura gracia.
Lo digo así porque cuando te miro
se llena de colores el metro blancoynegro
que mide las esquinas de la vida.

Donde está la belleza, allí estás tú,
si llega la ternura con algún rizo suelto
en su melena dulce, tú apareces
a sembrar el noespacio con tu magia
de siempre

Para que luego digan que el tiempo y el amor
son enemigos. Cuanto más tiempo pasa
más notiempo nos une
y cuantos más enredos nos coloca la vida
entre el cuerpo y el alma,
allá está el corazón batiendo el record
de su calma y su gloria hechas abrazo.

Los lugares se pliegan como folios en blanco
y nos ponen delante el mapa de un amor
que se atreve a vivir en cualquier parte
bajo la lluvia, el hielo, los vientos y los soles
las playas, los jardines, las calles, las iglesias
los teatros, los cines y los bailes de verbena,
las colinas en flor y los volcanes,
las plazas solitarias
en el atardecer de cualquier primavera
a punto de estrenar, las estaciones...
que ensayan el otoño en su ciclo dorado
de hojas suaves y lentas
sobre aceras bañadas por el último sol
de cercanías...Y luego intimidad
hasta en medio del caos. Ese rayo de luz
que unifica y sostiene sin hacerse notar.
Tan simplemente...que todo lo hace fácil
si me miras de pronto en medio de un café
donde quedamos
con el sólo fluir de un pensamiento horario.

No sé de qué estás hecho, vida mía,
pero sea lo que sea, sabes a cielo.

Un dilema

-Maestro, aquí vengo a entregarle mis inquietudes, mi búsqueda y mi libertad, para que usted me guíe por el camino de la perfección. Haga de mí lo que considere oportuno.

-¿Quién te ha dado esa libertad que me ofreces?

-Supongo que Dios.

-Así es. Y ¿crees que esa herramienta imprescindible y sagrada de tu libre albedrío la puedes ir entregando por ahí al primer hombrecillo, débil y tan deficitario como tú, al que consideres "maestro", si ya estás partiendo de la base de que no sabes encontrar el camino? ¿Quién te asegura que yo no voy a equivocarme y no te confundiré con mis errores? ¿A caso te ha dado Dios el don imprescindible de la libertad para no usarla por miedo a equivocarte?

-Es que temo no saber como caminar solo.

-¿Recuerdas como aprendiste a andar?

-No. La verdad, no lo recuerdo.

-Pero caminas, ¿no?

-Claro!

-Para que caminases, tuviste que soltarte de los brazos de tus mayores. Tuviste que atreverte a experimentar por ti mismo la capacidad de vencer la fuerza de la gravitación y a dominar el equilibrio motriz. Ejercitaste tu libre albedrío para ser independiente. Como Dios te creó. Ahora estás aprendiendo a descubrir quién eres y ¿quién mejor que tú mismo para averiguarlo?

-Pero entonces ¿qué es ser maestro? ¿no es aquél que nos conduce a la verdad segura?

-Maestro es aquél que camina a tu lado y aprende contigo el arte de conocerse a sí mismo al mismo tiempo que tú. Sirviéndote y acogiéndote en los momentos de dificultad y agradecido por el servicio que le prestas. En realidad un verdadero maestro nunca dirá que lo es, porque él se considera un eterno discípulo de la verdad divina y un parvulito en el amor de Dios. Pero creo que yo ni siquiera llego a eso. Aún me queda tanto por hacer, descubrir y trabajar...

-Entonces ¿qué hago?

-Pregúntale a tu libertad consciente qué debes hacer y obedecela.

Silencio largo. Tras el cual llega la resolución:

-Mi libertad dice que aprenda de un hombre como yo, a encontrar mi propia via. Él ya sabe que ni siquiera es un parvulito y yo ni siquiera me lo había planteado.

*******************

sábado, 18 de julio de 2009

Forma y esencia

A veces, desde nosotros,
desde Casa,
se desliza la forma y se escapa
muy lejos. Es tan curiosa...
La vemos patinar en trapecios circenses,
se columpia, desciende, salta, se esconde
y gira, igual que una peonza
en las manos de un niño hiperactivo;
se deja cautivar por las luces de feria,
y luego, axahusta,
se tumba a reposar sobre el heno
de un prado lejanísimo. Al que debemos ir
para recuperarla
alguna tarde azul de invierno
o una mañana fría de primavera
o una noche de agosto incandescente
o un mediodía de otoño pleno de hojas doradas
ajenas a la brisa que las lleva y las trae...

Con amor la recogemos
medio dormida, como una tibia seda
que se deja plegar en nuestras manos,
como un niño cansado
que se duerme en cualquier rincón
del bosque, olvidado el camino de regreso
y agotado de buscarlo en dirección contraria.

Entre los dos la levantamos con cuidado,
la llevamos de nuevo hasta el hogar,
limpiamos el barro de sus pies descalzos,
bañamos su cuerpo y sus cabellos suaves
en agua de rosas y jazmín,
y con un camisón blanco acariciante
la llevamos al lecho a descansar

Poco a poco, de nuevo se despierta
y ocupa su lugar entre nosotros.

La forma experimenta para llegar a ser.
Pero nosotros, somos.
Amor. Sin eufemismos.

domingo, 12 de julio de 2009

Instantánea

Te he visto el resplandor en medio de la noche.
Desde fuera del tiempo llegó tu profecía
cumpliéndose hasta en los menores detalles.

El rostro iluminado por esa suave paz
que exhalas desde el alma
los ojos tan profundos y hermosos
me recuerdan la mirada de Dios
cuando recorre el mundo
a ver si encuentra un hueco
donde decir: os amo todavía
sin que esa declaración
sea un manifiesto de rudas percepciones
narcisistas
para la masa homínida y autómata
o una proclamación de hegemonías
a plazo fijo.

Simplemente te vi. Fuera del tiempo.
Hay que ver como gana la foto
si el encuadre lo pone el corazón,
la cámara es el alma
la luz, la inteligencia
y el color, la ternura.
Y el moviento quieto
es el Amor

sábado, 11 de julio de 2009

Nada te turbe

-Maestro ¿Cuál es el obstáculo más difícil de superar en el camino?

-El miedo.

-¿Algún miedo en particular?

-No. El miedo en sí mismo. Son las cosas y las circunstancias lo que se diferencia. El miedo es siempre el mismo. Una deficiencia en el desarrollo, en el crecimiento. Una enfermedad, que en los animales es instinto de supervivencia y en el hombre un problema para subir de nivel. Las cosas más terribles se hacen por miedo. Tal vez pienses que aquellos que atacan, guerrean , obstaculizan y destruyen, no tienen miedo. Y sin embargo son los más asustados y bloqueados. Viven del miedo. Es su oxígeno y sobre todo, su gran negocio.

-Pues quién lo diría, porque en realidad, son los más poderosos.

-Eso parece. Pero si en realidad lo fuesen no tendrían necesidad de protegerse tanto atacando precisamente para mantenerse intentando crear en los demás lo que a ellos les sobra: miedo. Por eso acumulan todo lo que les da poder, aunque sea efímero. Se protegen en el anonimato, detrás de otros, para mover hilos y quedar fuera de sospecha y de riesgos. Desconocen que el enemigo lo llevan dentro. La prueba de su fragilidad es la necesidad que tiene del poder. Que es el refugio de los débiles.

-Escuchándole, Maestro, parece que sus palabras no se ajustan a lo que hay.

-No sólo no se ajustan, es que vienen de la fuente que conoce y no teme. Señalan lo que la apariencia disfraza de realidad.

-Es difícil distinguir.

-Piensa un poco. Imagina a cualquier poderoso de este mundo despojado de lo que le sostiene. Sin lacayos, sin palacios, sin guardaespaldas, sin séquito, sin público, sin millones y billones, sin leyes hechas a su medida, sin fondos para pagarse los vicios...¿cómo sería su vida? Sin capacidad para conseguir cosas que le "salven" , a las que aferrarse para sentirse vivo, se muere. De miedo.
La crueldad, la venganza, la guerra, es miedo condensado y camuflado de falso valor. Precisamente los animales se vuelven agresivos y violentos cuando se aterrorizan. Esa es en realidad la base del "poder". Deshazte de tu miedo y no necesitarás aferrar nada. El universo es el patrimonio de un hombre libre. Pues libertad no es hacer tu capricho, sino carecer de miedo. No por inconsciencia, sino por sabiduría y sobre todo, por amor.

-¿Por amor?

-En efecto. El antídoto más eficaz y definitivo para borrar el miedo, es el amor. La sabiduría también, pero en segundo lugar, porque sabiduría y amor, son las dos fuerzas más importantes en nuestro desarrollo. Pero el miedo se vence con el amor, porque los dos han nacido del instinto, sólo que el miedo se ha quedado ahí, no ha pasado al niveldel sentimiento. El amor sí. Por eso lo disuelve. Es más sabio, más elevado, más generoso y más libre. Lo supera y lo deshace sin niquiera combatirlo ni desgastarse con él. La sabiduría en cambio nace del intelecto y los recursos que puede emplear contra el miedo no "convencen" a la parte emocional e instintiva. Ésa, que amor y miedo comparten en su origen.

-Entonces, el amor es más poderoso que nada...

-Así es. El amor es Dios y Dios es amor. Quien despierta y lo consigue experimentar está a salvo de todo. Porque ha borrado el miedo del "pecado original". La limitación. El bloqueo. Ha pasado la prueba más difícil. Y es libre. Dios y él son uno, como explicaba Cristo:" Los tres, vendremos a él y haremos morada en él". La trinidad, además de tres manifestaciones divinas de la unidad, es también: Amor, Sabiduría y Verdad.

viernes, 3 de julio de 2009

Sincronicidad vespertina

Me deslizo en las ondas sonoras
en el eco balsámico de tu voz primigenia
que aún viene a dibujar los mosaicos en Pérgamo.
Relieve visual de hojas perennes.

Me dejo caer en ti
con volutas de cielo medieval
en torno al fuego
en aquellos rincones del palmento
resplandecientes de soledades claras
y abrazos infinitos

Una gaviota sobrevolando el techo
que inundan los jazmines
en el porche. Aunque el mar ya no está.
Siempre tu voz en mí
como salmodia eterna
para reconocerte
en cualquier geografía
de cualquier universo

He borrado las trazas de este ayer
circunstancial de modo
y sin lugar donde arrimarse
donde no queda nada de ti
ni de mí. De nosotros.

Me acaricias en pasado remoto
y todo es más presente
que un ahora hipotecado
de incertezas variables

Te extiendes en la aurora
del crepúsculo. Una palmera
suave de movimientos
se curva y toca el suelo
de una nube.

Y qué rostro ondeante e irisado
de transparente nácar
tiene la eternidad cuando de incógnito
viene a dejar un beso en la terraza