viernes, 20 de septiembre de 2019

Gabriel Fauré - Requiem

Nuevos tiempos, nuevos problemas, nuevos recursos y soluciones. Cuando se quiere, se puede

Alemania impulsa una ambiciosa transición hacia la economía verde

El Ejecutivo ultima un plan que prevé movilizar al menos 40.000 millones de euros y es la gran apuesta del programa de coalición

Noche en blanco en la cancillería. Maratoniana jornada de negociación para alumbrar los cimientos de una economía verde en Alemania. Los políticos del Gobierno de gran coalición se encerraron el jueves por la tarde para rematar un gran paquete de medidas climáticas en el que trabajan desde hace meses. La mañana del viernes, seguían inmersos en unas negociaciones “muy duras”, según trascendió en los medios alemanes. El objetivo es sentar las bases para que la primera economía europea logre cumplir sus compromisos de reducción de gases de efecto invernadero y dar respuesta al clamor ecologista en las calles y en las encuestas de intención de voto.
El tramo último de las maratonianas negociaciones coincide con una gran protesta global por el clima convocada por Fridays for Future y que en Alemania se espera multitudinaria. Los estudiantes, que se manifiestan todos los viernes han pedido en esta ocasión al resto de la sociedad que se implique y secunde su marcha. Sindicatos, la iglesia evangélica y una legión de empresas apoyan en Alemania la movilización de este viernes.

Angela Merkel se juega con este paquete su legado como canciller del clima. El transporte, la agricultura o la vivienda son solo algunos de los sectores que se verán afectados en la primera economía europea por un abanico de medidas que se según han ido filtrando los medios, se prevé que pueda sumar al menos 40.000 millones de euros.
Esta es probablemente la gran iniciativa política de esta legislatura, la última de la canciller Merkel. Los planes para refundar Europa y el resto de retos globales han quedado poco menos que en papel mojado, en una Alemania al borde la recesión y falta de tracción política. Eso, de puertas para afuera. En casa, la gran coalición que los conservadores del bloque de Merkel (CDU/CSU) comparten con los socialdemócratas (SPD) se tambalea y amenaza quiebra, debido en parte a la profunda crisis que atraviesa el socio minoritario. A final de año, además, los socios de la gran coalición tienen previsto hacer balance y decidir si merece la pena seguir adelante juntos. Por eso, este paquete del clima resulta decisivo también desde un punto de vista politico. “Hoy es el día del año para la política alemana”, se leía el jueves en la edición digital de Der Spiegel. “La coalición pelea esta semana no solo por el clima, sino sobre todo por su propia supervivencia”, añadía la publicación.
La iniciativa resulta vital para un Gobierno que necesita demostrar que funciona y que es capaz de producir resultados tangibles en un país en el que la crisis climática se ha convertido en la primera preocupación ciudadana. Su alumbramiento está previsto además, tres días antes de que Naciones Unidas celebre en Nueva York la cumbre del clima, donde, si finalmente se aprueba el paquete, Merkel podría volver a ejercer un liderazgo ambientalista, después de haber hecho los deberes en casa, o al menos sentado las bases para hacerlos.
Lo cierto es que de momento, el aura ambientalista de la que fuera bautizada como “canciller del clima” palidece. Merkel decretó el cierre de las nucleares, puso en marcha una mastodóntica transición energética y se enfrentó al negacionismo climático de Donald Trump. Pero lo cierto es que la canciller no ha estado a la altura de su reputación y sus palabras. Si Berlín no hace nada por revertir la situación actual, Alemania, el sexto país del mundo que más CO2 escupe a la atmósfera, reconoce que incumplirá sus objetivos de reducción de un 40% de sus gases de efecto invernadero para 2020 comparado con los niveles de 1990 y que va camino de incumplir su compromiso europeo de reducción del 55% para 2030.
Para evitar el incumplimiento y dar de paso un impulso a la industria alemana, preparan ahora esta gran iniciativa que forma parte del contrato que suscribieron los partidos para forjar la coalición de Gobierno y que son, desde hace meses, objeto de un intenso debate en el seno del llamado Gabinete del clima. En él participan los ministros con responsabilidades en sectores clave para la lucha contra el cambio climático. La preocupación de los partidos es lograr que las nuevas políticas no dañen a la industria y que tampoco penalicen desproporcionalmente a la clase trabajadora.
Merkel aseguró hace unos días que “proteger el clima es un reto para la humanidad”, mientras que el vicecanciller, el socialdemócrata Olaf Scholz, aseguró que trabajan en “un paquete del clima muy ambicioso”. Conservadores (CDU) y socialdemócratas (SPD) comparten el objetivo, pero difieren en cómo alcanzarlo.
Poner precio a las emisiones de CO2 en el sector del transporte y de la construcción y establecer un mecanismo de comercio de las emisiones es una de las medidas estrella y también un punto de desencuentro entre los miembros del Gobierno. El partido socialdemócrata prefiere fijar una tasa para el dióxido de carbono, a la que los conservadores se han opuesto: la CDU opta por poner precio y comerciar con las emisiones contaminantes.
Encarecer los vuelos nacionales al tiempo que se reducen los billetes de tren y del transporte público en general es una de las medidas que se prevé que incluya el paquete. Los políticos alemanes también barajan subir los peajes a los coches más contaminantes, incentivar los eléctricos, prohibir la calefacción de gasóleo a partir de 2030 o la adaptación de la agricultura a prácticas bajas en emisiones son algunas de las medidas puestas sobre la mesa de negociación.
Pese a su envergadura, los planes no han impresionado a las organizaciones ecologistas. Tobias Austrup, experto en energía de Greenpeace en Alemania, cree que el paquete “solo tiene puntos débiles. El Gobierno quiere conseguir mucho solo con subvenciones y no con medidas vinculantes. Esos planes solo lograrán la mitad de las reducciones comprometidas para 2030”, indica el experto por teléfono. Acelerar la eliminación del carbón —2030 en lugar del 2038 previsto, que dentro de seis años todos los coches que se vendan sean eléctricos o una profunda revisión de la política agrícola que pase por reducir la producción de carne son para Greenpeace las prioridades.
Beneficios colaterales
Además de lograr objetivos ambientales, la idea es que el paquete alemán produzca beneficios colaterales como la modernización de las infraestructuras y el tejido industrial, así como de proporcionar inversiones públicas en una economía necesitada de aliento y al borde de la recesión. El pasado lunes, Scholz advirtió de que Berlín dispone de suficientes recursos para financiar el paquete climático sin quebrar el sacrosanto equilibrio presupuestario. La resistencia alemana a endeudarse pese a la fuerte presión exterior para aplicar estímulos ha quedado una vez más en evidencia, sobre todo, cuando se trata de un tema, el ambiental, que cuenta con un importantísimo respaldo de la población. Pero el temor es que a la vez, las restricciones ambientales impongan costes a la industria en un momento delicado para la economía. La gran preocupación del SPD es que la protección del medioambiente no acabe penalizando a los que menos tienen.
“Por un lado, queremos que las medidas de protección del clima sean efectivas para cumplir nuestros compromisos, […] pero, por otro, queremos ser económicamente sensatos y que las medidas sean socialmente aceptables de manera que todo el mundo pueda permitirse la protección ambiental”, ha explicado Merkel.
Pero más allá de evidencias científicas y de posibles efectos económicos lo cierto es que el paquete es fruto de la presión política y ciudadana, que empuja a los partidos del Ejecutivo alemán. En primer lugar, Los Verdes. La formación ecologista experimenta un ascenso continuado desde hace meses, que la ha colocado en segundo puesto en las encuestas de intención de voto, muy por delante de los socialdemócratas y no tan lejos del bloque conservador de Merkel. A la contienda partidista se le añade la efervescencia ecologista de una ciudadanía para la que el medioambiente se ha convertido en una de sus principales preocupaciones y que este viernes tiene previsto salir en masa a la calle, a secundar una convocatoria de Fridays for Future, el movimiento estudiantil iniciado por Greta Thunberg.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::.


Parece que los estados adultos sí están dispuestos a admitir que mucho más urgente que la amenaza de recesión es la supervivencia del medio biológico en el que se producen las recesiones. Menos mal, que en esos estados no tienen nada que hacer los Sánchez, Iglesias y trifachas, conjurados para que el pueblo no levante cabeza, mientras ellos pasean por sus casoplones estatales o privados, sin que nada les quite el sueño producido por la dosis de soberbia casposa que diariamente les coloca y los deja hechos un pincel con el que colorear sus mundos de Yuppy. 

Queridos hermanos y hermanas de suplicio patrio: no nos desmoralicemos por lo que estamos aguantando sin tener porqué, pero tampoco nos resignemos como si esto fuese una DANA, que ya pasará, porque si no los despachamos, la eterna amenaza del power a lo suyo, seguirá ahí, que ya lleva la friolera de 40 añazos sin hacer la más mínima concesión a un cambio de verdad cada vez más necesario e imprescindible; la política no es este cambalache patético y vergonzante, ya veis que se pueden hacer desde ella, verdaderos proyectos decentes cuando los estados funcionan. Si en otros países es posible, si Portugal, puede, nosotros también podremos logralo. La política no es una maldición gitana como inculcó el franquismo sociológico y visceral durante cuatro décadas, es solamente el resultado lógico de la conciencia y el alma de los pueblos funcionando para poder convivir y mantenerse en las mejores condiciones posibles, que incluyen además de la supervivencia, valores como la libertad, la igualdad, la fraternidad y la responsabilidad compartida. 

Pero para que eso sea posible hay que implicarse, hay que convocar, participar, empatizar y proponer, no nos dejemos aplastar por la basura, coloquémosla en el contenedor adecuado y sigamos adelante. 45 millones de seres humanos normales no pueden ni deben aceptar las estupideces, locuras y destarifos de peña tan poco equilibrada, torcida y esperpéntica. Discapacitada total para desarrollar lo que está clarísimo que les desborda por todas partes.

 Angela Merkel, es derechona, demócrata-cristiana en Alemania es una especie de pp/c's, aunque comparada con lo nuestro está más cerca de Psoe, pero lo más importante es que tiene conciencia y es lúcida, por esa razón  ante el peligro climático deja de lado los tiquismiquis y entra de lleno en materia real, va al trapo sin dudarlo ni marear la perdiz. 

En España no ha habido aun gobierno a derecha ni a izquierda, que se haya responsabilizado de este marrón planetario que  se sobrevuela por parte de los gobiernos como si no fuera con nosotros. Solo figureo y pastiches con el Ibex cuando gobiernan o en su contra mientras son oposición, porque cuando trepan, para ellos las clases sociales se unifican en una sola: el poder como obsesión y por encima de todo y como patente de corso y permiso tácito para hacer lo que le dé la gana a las grandes empresas feudales aunque sea contra los propios derechos y dignidad dela ciudadanía y de sus propios votantes. Ya vemos que en otros estados el poder es un servicio público con una grave responsabilidad, y no una colección de prebendas, excepciones y escaqueo de inmunidades jurídicas,  y una cucaña para mangonear a su antojo. 

No tienen por qué ser perfectos ni impecables, algo que en este mundo no es real ni le podemos exigir a nadie, todos somos susceptibles de errores y fallos, lo horrible y lo trágico no es fallar o meter la pata, sino hacer del pufo y la cagada un sistema político y económico, una red de conexiones a base de cinismo y postureo, hasta con asesores y todo para pifiarla mejor, adornados con un maquillaje mediático y un colocón de vaciedad. 

Los excesos, la poca vergüenza y la chulería incólume e irresponsable de nuestros impresentables representantes han  alcanzado ya unas dimensiones y volúmenes insostenibles, no reconocerlo ni reprobarlo públicamente, es además de una complicidad masoquista inentendible, de una estupidez supina, además de  una patología social muy peligrosa para cualquier estado normal, democrático, de derecho y del siglo XXI. 

En semejante tesitura el remedio debe ser aplicado ya, antes de que no haya remedio y nos quedemos por mayoría absoluta en la miseria más degradante y torpe que podamos imaginar. Esto solo lo pararemos en las calles, haciendo que dimitan todos y que como se hizo en Islandia, en 2008, se refunde el estado desde las propuestas de la base social, abierta a las nuevas circunstancias históricas, no desde la violencia, sino desde la desobediencia civil y pacífica, desde las denuncias internacionales, con propuestas inteligentes, auto-organizada, que ya lo hemos hecho y salió muy bien durante los cuatro años que sobrevivió el 15M sin que ningún partido oportunista le suplantase en los medios y en la dolorida conciencia social, hasta que llegó la burbuja podemita y todo se fue al garete con su juego de tronos y su cutrez.

Una vez comprobado el esperpento jovencista apoyado como aval por profesores universitarios de políticas, sociología, historia y filosofía, con las mejores intenciones, sin duda, pero bastante en la parra social de a pie, como para confundir la ilusión con la realidad y al 15M con  Maese Pedro tocando por las plazas patrias, ya es hora de que nos preguntemos en referendum si este estado de parches cada vez más dañinos y tóxicos sirve para algo bueno o si preferimos otro modelo de gestión estatal más decente, eficaz, democrático de verdad, centrado en la gestión directa de los problemas reales, limpio, sano y justo. Humanitario y cooperativo. Aterrizado y no en la higuera perenne de la especulación alucinatoria y elitista de una clase "superior" de "preparaos", hijos de papá, listos de la clase y hackers de la política, a la que consideran su trabajo profesional especializado al que dedicarse como si se tratase de una empresa, de un bufete, de una emprendeduría vitalicia, para cuyo manejo se han equipado a todo arte especulativo, menos a conciencia. Herederos directos de los sofistas vividores a costa de los problemas de "la gente",cuando en realidad la "gente", la "gens", la casta , que es lo que significa etimológicamente el término, son ellos.  Nosotros solo solo somos el demos, el populus, la politeia, la civilitas. Con nuestra condición ya tenemos bastante como para asumir además ser gens. Y parecernos a ellos, xd, qué estrés!

Como estamos viendo, el resultado del invento "salvador" está siendo atroz e incluso ha dado lugar a que la derecha saque una copia del original a la que ha bautizado como "Vox", (de su amo, obviamente). No solo se ha degradado el espectro político, es que 'lo nuevo' se ha contaminado del sistem in failure y ahora ya no se distingue del resto que, supuestamente, vino a regenerar; peleas y rivalidades por el poder, supresión de la participación asamblearia de los círculos que se presentaron como una herramienta básica, cesarización hegemónica del sumo pontífice, dialéctica palabrera que se derrumba como un castillo de naipes al primer roce con la materia real. Sobre todo cuando el adversario, que también está para darle de comer aparte, es igual en egolatría y encima casi triplica el número de votos con que le sale al paso del paisaje cubista. En fin, que lo mejor y menos desagradable en esta escena final, sería despedir a ambos sujetos políticos y a sus mesnadas, con un entrañable y sereno requiem, de Mozart o de Faurè, por ejemplo, que son menos heavies y más melódicos que los de Dvorak o Verdi.

Tras la inevitable despedida, entre el planchazo y el alivio -¿por qué no reconocerlo?- deberemos ponernos en marcha y empezar desde ya  a apretar las clavijas para que las urnas de noviembre nos sean algo más propicias, y reclamemos con toda legitimidad, una propuesta de gobierno más de acuerdo con los retos planetarios. sociales, económicos, teritoriales y solidarios, en un tiempo de emergencias y retos cada vez más difíciles de afrontar en un país  como el nuestro, devastado por su propia historia y su herencia cultural nunca revisada ni puesta al día entre todos mediante el debate y el diálogo cooperativo, y no siendo pasto de la cháchara dogmática de una eterna clase social dominante sobre la sumisión del resto, con distintos disfraces y aparentes innovaciones, pero siempre con la misma tendencia subrogada. 

Nunca hemos elegido libremente, con conocimiento de causa y sin manipulaciones, entre democracia republicana o sumisión monárquica, entre acatar todo el pastiche como esclavos o gestionarlo desde la participación asamblearia y constituyente, desde un estado municipalista, federal y republicano, donde toda la ciudadanía tenga el derecho a ser escuchada cuando lo pasa fatal por culpa de los gobiernos sin conciencia, que pueda decidir y  votar, no solo cada cuatro años, sino cada vez que haya un problema de dimensiones estatales sin resolver por parte de los representantes, que realidad solo representan a sus camarillas y sectas ideológicas, como sucede ahora mismo. Ahí está la clave de nuestro calvario. Nunca nos hemos reconocido como estado ciudadano de verdad, sino como peleles de banderas y balcones, de cuarteles y piolines teledirigidos, de cofradías y procesiones que consideran impúdica la restauración de sus pasos , pero aceptan sin decir ni pío el destrozo piadoso del Eccehomo de Borja, y consagramos la laicidad del estado y una extraña visión de la democracia, al servicio de una pantomima manipuladora que para más inri mantenemos a cuerpo de rey, tan bajo palio como su maestro de ceremonias q.e.p.d., entre todos y todas, ¿por costumbre?, ¿por ignorancia? ¿por extraña e incomprensible comodidad? ¿por miedo ?  ¿a qué? ¿qué más tienen que hacernos y tiene que pasarnos para hundirnos mejor? 

En casos como el nuestro, decir basta no solo no es un delito anticonstitucional, es un deber indispensable para sobrevivir con dignidad y salir de la fosa común, de las cunetas,  de nuestra propia historia sin alma, pero llena de cuerpos pululando como zombis sin rumbo y sin vida, pasto emocional e instintivo de lo que caiga, ovejas del rebaño directo al matadero, aspirando por el camino a ser pastores y matarifes si se demuestra suficiente destreza para ganar concursos en la palestra del abuso y del engaño. No es humano semejante destino miserable. El destino de los pueblos no es casual, se elige y se construye. Así que, venga, ánimo y p'alante, eudèmos, buen pueblo, como diría Aristóteles, que en el tema estaba puestísimo por la misma experiencia que le tocó vivir...O sea, como nosotros y nosotras, como todos los pueblos del mundo mundial, sin excepción.

Ains!












¿Adolescente la democracia porque no hay políticos capaces de gestionarla? ¿O más bien una sociedad arcaica y mísera en lo más esencial pero rebosante y sobreactuada de fanfarrias, tecno-fackes-postureos, y por ello, carente de recursos éticos fundantes y pedagógicos palpables, visibles en la praxis cotidiana, en casa, en la escuela, en la calle, en los medios, en el estado...para formarse y elegir un camino sano para construirse desde una base democrática y no desde un baile de máscaras tan 'parla' como 'lamentario' /lamentable -muy solemne y muy dramático, sí, pero nada más-, que a su vez es imposible desarrollar porque le faltan los ingredientes básicos de una educación que atonta la inteligencia y aborta la conciencia desde la más tierna infancia? España está estancada en la aporía agotadora que debe elegir la primacía entre el huevo y la gallina. Aun no ha visto que ambos son imprescindibles para la continuidad de la especie. Si la gallina destroza el huevo la especie se acabará con ella y si el huevo se destroza a sí mismo, no habrá gallo fecundador ni gallina ponedora de huevos. Así estamos en pleno gallinero de inútiles empeñados en reduicir la democracia a un corralón, donde los gallos no paran de pelearse y de montar el pollo electoral por un quítame allá esas plumas..., y con millones de euros tirados a la basura en cada convocatoria fallida ( y van cuatro) ¿Cuántos puestos de trabajo se habrían creado con esa millonada de euros? ¿Cuánta ayuda para libros de texto y comedores escolares? ¿Cuánta ayuda social para que nadie se quede en la calle y sin techo, cuando la justicia se pone del lado de los especuladores? ¿Qué harán esta vez con el voto de los emigrantes españoles, al que llaman "rogado" por puro trabalenguas: en realidad es "robado" o secuestrado o burlado o ninguneado...Todo menos votado. ¿Democracia adolescente o tal vez inexistente bajo un disfraz indecente? Qué mejor definición para semejante engendro que un ripio polivalente...cuando se está hasta los pelos de un estado putrefacto y, por ello, incompetente



“Yo no voto”: la “adolescente” democracia española ante las urnas del 10N

  • Los expertos alertan de que la gestión de las negociaciones puede agudizar la desafección política
  • "Van a ir enfadados y cabreados, pero van a ir a votar", opina Jesús Palomar, profesor de la Universidad de Barcelona  

"Las personas podemos equivocarnos, podemos también cansarnos e incluso desfallecer, pero la democracia es más sabia, más constante y más fuerte que las personas". Con este epitafio enterraba la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, la legislatura el pasado miércoles. La política socialista reconocía los pecados de los representantes políticos, pero salvaba de la quema a las instituciones que conforman la arquitectura democrática. Horas después de que se consumase la falta de candidato para una nueva investidura, surgieron pequeñas iniciativas impregnadas de enfado, desde la etiqueta #YoNoVoto en Twitter hasta una petición en Change.org titulada 'Diputados, si NO curráis ¡NO cobráis!', que ya tiene más de 400.000 firmas, ¿hasta dónde llega la desafección?
"¿Son los 350 diputados responsables directos e individuales de que no haya un Gobierno? seguramente no", reflexiona Jesús Palomar, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona, sobre la necesidad de analizar a fondo y bajo un prisma racional este tipo de acciones y, especialmente, su origen. El experto celebra la iniciativa ciudadana, pero cree que hay que tener en cuenta varios criterios, como que las soluciones tengan "salidas legales", que "garanticen que las reglas del juego siguen intactas" y "que no beneficien a nadie en un momento puntual". Estos criterios funcionan como barreras para que ningún líder o partido con un discurso populista fagocite el desencanto en momentos de tensión política como una convocatoria electoral.
El desafecto hacia los representantes políticos es un hecho. El CIS corrobora que los españoles les consideran un problema, al que solo supera el paro. La crisis de representatividad que se evidenció en el estallido del 15-M en 2011 parece que no acaba de cerrarse, aunque el pulso ahora es distinto y menos amenazador para el sistema: "Hay una falta de confianza hacia determinados líderes políticos, pero el sistema está funcionando. Cuando no hay pacto, pierdes el partido", argumenta Palomar.
Aunque el PSOE ha aludido a la actitud bloqueadora del resto de partidos, también propone cambios en el sistema para evitar que un candidato vuelva a verse en el mismo brete que Pedro Sánchez. Los socialistas propusieron modificar el artículo 99 de la Constitución, que obliga a obtener mayoría simple en una segunda vuelta (absoluta en la primera) para ser investido presidente. El debate se centra en modelos como el vasco o el asturiano, donde gobierna la lista más votada si no hay alternativa.
"Los problemas a los que nos enfrentamos ahora no son producto del diseño institucional sino del mal ejercicio de las funciones por quienes están en las instituciones políticas", explica Miguel Ángel Presno, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Oviedo.
Presno enmarca este fenómeno como una tendencia común dentro de las democracias contemporáneas, en las que las instituciones "están sujetas a un escrutinio continuado": "Desde hace tiempo parece percibirse un descontento social entre el “ideal” y la realidad cotidiana". Aún así, ninguno de los dos expertos evaden a los políticos de su responsabilidad: "La ciudadanía suele ser comprensiva e indulgente con los errores políticos y no guarda especial rencor a quienes no cumplen las expectativas pero al menos se esfuerzan; lo peculiar de la situación actual es que hay una creciente irritación porque no se ha notado ese esfuerzo mínimo", explica Miguel Ángel Presno.
Aunque ha habido una renovación de liderazgos y la democracia Española hace tiempo que cumplió los 40, Palomar cree que "estamos en la adolescencia democrática, del yoismo". El profesor de la UB alude al deseo no satisfecho de tener una democracia madura, donde "el resultado electoral nos lleva a un gobierno": "La política no deja de ser pacto y aquí no hay pactos", asevera sobre el manejo del multipartidismo.

La abstención y otras formas de desafección

La desafección puede pasar una factura a medio y largo plazo, como "un mayor desinterés por lo público, en particular por la participación en los procesos electorales, y/o en la apuesta por formaciones políticas supuestamente “alternativas” que se nutren del descontento con la política 'clásica'", argumenta Presno. La abstención será la gran incógnita de estos comicios aunque el partido que ostenta el Gobierno asegure no tenerla miedo. 
Aún así, Palomar cree que "habrá una elevada participación pese a todo" porque por su propia historia, los españoles siguen sintiendo su paso por las urnas como un deber: "Van a ir enfadados y cabreados, pero van a ir a votar". Además, considera un acierto que se haya acortado la campaña a ocho días: "La gente no se cree las campañas electorales, pero querrán saber con quién van a pactar los partidos y bajo qué condiciones. Las propuestas no pueden ser muy diferentes de hace seis meses y los líderes son los mismos.
Los partidos preparan ya sus maquinarias sin la certeza de que las urnas del 10 de noviembre arrojen un resultado diferente que permita desbloquear el país.

La cara B de las elecciones y del pijerío institucional Ningún candidato actual está a la altura del momento social, político y económico. Sobra la contaminación tóxica de los tejemanejes y falta el oxígeno lúcido de la inteligencia ética y consciente. Es decir, responsable y digna de crédito


Unas 200 familias de 10 bloques en Madrid, unidas en una campaña contra Blackstone

  • Decenas de familias de Carabanchel, Torrejón, Vallecas, Tres Cantos y Getafe contra “una subida abusiva de los alquileres”
  • Eva es una de las inquilinas que ha decidido no aceptar las condiciones de Fidere, así que lleva desde el 28 de julio en su vivienda sin contrato de alquiler

Residen en viviendas de Madrid que un día estuvieron bajo el régimen de protección pública y hoy dependen del mayor casero de España, un fondo de inversión estadounidense. Este miércoles el Sindicato de Inquilinas e Inquilinos presenta la campaña “Madrid contra Blackstone”, que reúne a 200 familias contra “una subida abusiva de los alquileres” comunicada en los últimos meses. Las personas afectadas están “en lucha” porque se han negado a aceptar este incremento, en algunos casos del 80% o del 100%, mientras permanecen en sus viviendas e intentan doblar el pulso al banco gigante.
Son vecinos de 10 bloques de pisos situados en Carabanchel, Torrejón, Vallecas, Tres Cantos y Getafe. Los primeros en recibir el aviso de la subida de sus alquileres fueron los vecinos de Carabanchel y Vallecas, mientras que los dos bloques “en lucha” de Getafe sospechan que el temido burofax les llegará en un plazo de dos o tres años, indican desde el Sindicato de Inquilinos e Inquilinas de Madrid.
Las viviendas afectadas pertenecieron al Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA) y fueron vendidas tanto por la exalcaldesa Ana Botella como por la Comunidad de Madrid a Fidere, la socimi de Blackstone. En un primer momento eran residencias de protección pública destinada principalmente a alquiler joven y era necesario reunir una serie de requisitos para acceder a ellas. Pasados diez años desde su construcción, y después de haber sido vendidas al banco, su condición de protección pública termina y su valor aumenta. El fondo de inversión, experto en esta especie de operaciones, esgrime que ahora solo trata de alquilar sus viviendas al precio actual del mercado.
Eva es madre y vive con su hija de 11 años en uno de estos bloques en Torrejón de Ardoz. A finales de junio le comunicaron que en un mes debía pasar de pagar 530 euros de alquiler a ingresar 774 euros mensuales. Si le suma el IBI y los gastos de comunidad, que comenzaría a pagar más adelante, en tres años tendría que asumir un alquiler de casi 1.000 euros al mes. “Es una vivienda de 50 metros, con dos dormitorios, y con desperfectos como la tarima desplazada”, critica. “Somos mileuristas y es muy difícil aceptar estas condiciones. No voy a aceptar hasta que se sienten a negociar, ya no solo por mi caso, sino para que se haga justicia”, asegura a cuartopoder.es.
Esta madre es una de las inquilinas que ha decidido no aceptar las condiciones de Fidere, así que lleva desde el 28 de julio en su vivienda sin ningún contrato de alquiler. Explica que la empresa le devuelve los pagos que realiza y le pide que abandone la casa. Mientras tanto, el Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Madrid espera una reunión con Fidere aplazada por la empresa a septiembre. “En agosto nos dijeron que muchas familias iban a firmar, a aceptar sus condiciones, pero mientras les enviaron burofax y e-mails en tono amenazante. Les indicaron que en caso de que no aceptaran sus condiciones iniciarían un proceso judicial y en 15 días acabarían en la calle”, indica Daniel Vega, del Sindicato de Inquilinas de Carabanchel.
Ante las dificultades para negociar con Blackstone, un 50% de los bloques afectados por el incremento de los alquileres que lleva a cabo el fondo de inversión en Madrid ha decidido sumarse a esta campaña de resistencia, según calcula el Sindicato de Inquilinas e Inquilinos. Exigen que sus alquileres se renueven en los términos marcados por la actual Ley de Arrendamientos Urbanos, recientemente modificada por el Real Decreto del Gobierno socialista, que amplía el plazo de prórroga obligatoria de los contratos a siete años si el arrendador es persona jurídica. De momento, estos contratos se rigen por la norma antigua y vencen a los tres años –plazo en el que puede incrementar su precio--.
Con esta campaña, el Sindicato de Inquilinos e Inquilinas, acompañado por el movimiento pro-vivienda de Madrid, busca también que otras familias en una situación similar se incorporen a la lucha contra las subidas de precio abusivas por parte de los grandes tenedores de vivienda. Además, recuperan su clásica reivindicación: que se regule el alquiler por ley, ya que “si los precios estuvieran limitados no nos encontraríamos con subidas del 80%”, aseguran.

Una invitación que es un ultimatum para las conciencias. El 27S nos vemos en las calles del mundo, antes de que el mundo pase a peor vida con nuestra colaboración irresponsable. ¡Despertemos ya, antes de que sea tarde!


Mi nombre es Manuela Martín “Mei”, tengo 16 años y soy activista climática de Fridays for Future, el movimiento estudiantil iniciado por Greta Thunberg.
Esto es una emergencia. Ya es innegable que estamos viviendo una crisis climática y ecológica a escala global, y hay muchas partes del mundo que están empezando a ver las terribles consecuencias. España es probablemente el país de Europa más vulnerable a esta amenaza.
La comunidad científica ya está de acuerdo en que si no tomamos medidas rápidas y urgentes será demasiado tarde. Porque da miedo, pero es imposible no ver que estamos ante la sexta extinción masiva de especies, que el nivel del mar está subiendo y que por ello muchas miles de personas tendrán que huir de sus casas ya que estas se van a quedar bajo el mar, que la contaminación cada año mata a más personas, que en España cada vez hace más calor…

 

Estamos hablando de las vidas de millones de personas en juego, no se pueden seguir negando las evidencias. Da miedo, pero también rabia, ya que no es nuestra culpa la falta de acción de la clase política. Esto es un problema de todo el mundo, pero somos los jóvenes de ahora quienes sufriremos mañana las peores consecuencias de esta inacción. Por eso somos cada vez más los jóvenes que salimos a la calle para luchar contra esta injusticia reclamando nada más que el derecho a la vida como la han tenido nuestros padres, en un planeta sano.
Cuando zonas enteras de España queden inundadas, otras desertificadas, dentro de unos 50 años, nosotros y nuestros hijos nos acordaremos de las medidas cortoplacistas que están tomando ahora los políticos y que nos hunden cada vez más. Declarar la emergencia climática sin políticas vinculantes, o todo este tipo de medidas que no toman acción real no sirven, hagámosles saber que tiene que haber un cambio como nunca antes se había visto para salvar el mundo.
Es por todo esto por lo que es tan importante salir a las calles el próximo viernes 27 de septiembre, tenemos que ser millones sumando nuestra voz para que no haya ni un solo político ni un solo empresario en este mundo que no nos oiga gritando por el planeta, y porque no tenemos otro.
Nos vemos en las calles este 27 de septiembre.

jueves, 19 de septiembre de 2019

Desde la República de Público llega esta petición. Yo ya he firmado, y aquí la dejo para quien considere justa esta reivindicación imprescindible a favor de quienes aun trabajando como esclavos diez y doce horas diarias no se pueden comprar casoplones y, en muchos casos además de pagarse la seguridad social por su cuenta en las empresas negreras, tienen forzosamente que pagarse alquleres disparatados y fraudulentos, verdaderas estafas con protección oficial y hasta "legal" y todo, además de intentar comer, pagar la luz, el gas y el agua, que el estado ha ido privatizando a favor de la peña del IBEX...Como para no firmar, xd! Y gracias, República de Público, por estar ahí conciencia en ristre, y sin mansas complicidades con la morralla generalizada, como ya es habitual en la supervivencia mediática








Hace una semana, todas las encuestas coincidían en su pronóstico: en la hipótesis de una repetición electoral, el fracaso iba va a castigar a Podemos y a Ciudadanos; el PSOE crecería mucho, como el PP, astutamente alejado de las alambradas. Pues bien, no han pasado ni 24 horas, aún no se han convocado los comicios de noviembre, y el viento ha empezado a rolar y se vuelve contra Sánchez. En las especulaciones de ayer se recordaban la escasísima diferencia de votos que hubo el 28 de abril y que un desfallecimiento de la izquierda podría dar la victoria a la derecha. En efecto, entre el PSOE y Podemos sumaron en abril 11.200.000 votos; entre el PP, Ciudadanos y Vox 11.169.000. Es decir, menos de 44.000 votos de diferencia.



Ya sé que las cuentas electorales tienen otras complejidades, que está además la ley D’Hondt y que se trata de contar escaños pero, por el momento, los optimismos y pesimismos parecen estar cambiando de bando. Por eso, en la campaña que ha empezado con un estrépito de acusaciones y reproches, PP y PSOE se van a poner sus atuendos más moderados y se van a ir de pesca por el centro, a por los descontentos de Ciudadanos. Lo que no sé si va a aislar a Podemos, con Errejón revoloteando, o le va a dar algo más despacio.
En todo caso, las clientelas progresistas van a tener que decidir qué hacen con su decepción: si les conduce a la abstención o se la tragan y le quedan aún fuerzas para reanimar sus deseos de victoria. Sin el estimulante de Colón, que ya no moviliza como hace 3 meses, y con un disgusto de campeonato: he de decir que yo nunca he visto la gente tan irritada. Finalmente está la pregunta del millón: después de las elecciones del 10 de noviembre, ¿seguirá Sánchez mirando a Unidas Podemos como su socio preferente?

Ains!




"Cada uno juzga bien aquello que conoce y de ello es un buen juez: por eso en lo particular y lo parcial, lo será el hombre que está educado en ello, e igualmente  el hombre educado en lo general y más universal, que se ocupa de todos los temas también puede ser un buen juez. Por esa razón, el joven no es el alumno adecuado para la Política, porque carece de experiencia en las acciones de la vida, y los argumentos parten de éstas y versan sobre ellas. Aún más, el joven se suele dejar llevar por las pasiones y arrebatos del momento, porque aun no sabe escuchar, solo oye, sin obtener conocimiento ni provecho real en los plazos más largos, pues su finalidad no es el conocimiento, sino la aplicación inmediata de lo que oye, sin detenerse en el proceso entre causas y efectos. 
Y no hay diferencia alguna entre quien es joven por la edad y quien es inmaduro de carácter, pues el defecto no va con el tiempo y los años, sino que depende del modo de vivir persiguiendo deseos y pensamientos aplicados a cada cosa desde la pasión.Para ese tipo de personas lo mismo que para los incontinentes, el conocimiento no tiene aplicación ni provecho, en cambio para quienes realizan sus deseos obrando conforme a la razón, el conocimiento resulta siempre provechoso. Quede esto como prólogo sobre el alumno, sobre cómo hay que aceptarlo y cuál es nuestra propuesta."

Aristóteles. Ética a Nicómaco (Libro I)




Una entrevista muy completa a Alberto Garzón, en eldiario.es, nos permite reflexionar y analizar con detenimiento la situación política que padecemos y cuyo zénit a la inversa serán las enésimas elecciones en noviembre. 
No aprender de la experiencia repitiendo constantemente lo que nos impide avanzar es negarse al progreso cerrándose a la realidad. Si una clase política es incapaz de organizar el estado, como es su cometido, encargado en las urnas por la ciudadanía varias veces en poquísimo tiempo, y habiendo recorrido el espectro político desde varios horizontes ideológicos y desde propuestas que no pasan de ser teorías y que incluso cuando intentan cristalizar en la práctica el resultado es el agravamiento de los problemas, es una señal de alarma no sólo visible, sino escandalosamente agresiva y degenerativa para el conjunto del estado y del Planeta. Todo lo que hacemos bueno o malo en privado tiene cada vez más repercusión y trascendencia en lo común y en lo universal,deberíamos caer en la cuenta de esa evidencia, antes de que ésta nos aplaste sin remisión, como especie y no solo como capitalistas o comunistas. Los desastres no distinguen ni entienden de clases, por ejemplo, en el terremoto de Managua en 1972, desapareció la zona de los ricos y los ricos con ella. En las inundaciones de Levante, ricos y pobres se han muerto ahogados y lo mismo han acabado embarrados y hechos puré los chalets con piscina que las viviendas más humildes, los coches de tercera mano, que los mercedes en garaje superstar. El eterno retorno no es la solución, sino el agravamiento. Ni Lenin, ni Stalin, ni Hitler, Mussolini o Franco, resolvieron algo más que el exterminio y el bloqueo secular y hereditario colando los ideologismos en plan hooligans, que siempre acaban en dogmas y reacciones emocionales y en catástrofe social, mucho más que en justicia, igualdad, salud social, convivencia, conocimiento, escucha, comprensión, debate honrado y acuerdos prácticos desde la ética, para hacer posible el bien común, que ya se acerca y roza los confines de una verdadera necesidad para la supervivencia biológica y climática. 

Parece que Aristóteles apunta muy bien a la valoración de la experiencia como una garantía para el conocimiento directo y un análisis acertado de la realidad y, por supuesto,  para una creación y aplicación de medidas políticas inseparables de la ética, básicamente para poder reconocernos, entendernos y desde ahí, coordinarnos cooperativamente desde una democracia imprescindible para seguir siendo humanos en pleno derecho y deber. Entenderse en grupo es imposible si no somos capaces de ser adultos uno por una. La juventud es estupenda como motor de arranque pero necesita sin la menor duda, el combustible ecológico y no contaminante de la experiencia pasada por el conocimiento y viceversa: el conocimiento acrisolado por la experiencia, por desgracia -dejando a un lado a la derecha, que ya sabemos lo que da de sí y lo que nunca podrá dar dada su tendencia incorregible por lo irreconocible como tal- no es el caso del Psoe ni de Podemos; lo de Unidas, hay que dejarlo aparte, porque más de un 50% de la formación morada no es Podemos ni se siente Unida al cambalache aunque en varias ocasiones haya ido a votar con la nariz tapada y solo para evitar, en teoría, algo peor, hasta que la realidad ha demostrado que no hay algo peor para un estado que el destarifo del vacío y el caos durante años consecutivos y sin solución de continuidad, votando más para que acabe de rematarse aquello que más se temía que para plantear con decencia responsable y solucionar los problemas más graves. 

No cabe duda de que Alberto Garzón es honesto y lúcido, al menos en lo que expresa. Porque en la práctica no se le ha dado la oportunidad de asumir ningún riesgo. Iglesias ha establecido el sultanato hegemónico y todo lo que no sea a su imagen y semejanza ni se ve, ni se siente. Simplemente no está disponible, nada más que en foto y en sumisión cuando hace falta publicidad. 

¡Claro que es urgente la unidad de la Izquierda! Pero no todo en lo que se autoproclama izquierda es sano ni recomendable como ingrediente del menú izquierdil, algo que no pasa en la derecha con los corruptos incontenibles a borbotones. Por muchos Borja Sémper que haya, nunca el pp ni C's, ni Vox, estarán en condiciones de afrontar un gobierno decente por su propia idiosincrasia natural, no distinguen decencia de filibusterismo politicante y populista en el más patético y cínico de los sentidos. La supremacía del pp es el banquillo en los tribunales y la reprobación estatal como agente político, al menos hasta que no se refunde en el plano de la ética y la imprescindible regeneración desde la médula hasta las gaviotas.
Como ex-voluntaria de prisiones, sé por experiencia que la rehabilitación siempre es posible y no deberíamos jamás dar por perdido a nadie que disponga de un mínimo albedrío y una mínima posibilidad de conciencia. Ni tampoco es muy oportuno que los ex-reclusos recién estrenados se reciclen inmediatamente como gestores políticos. Si durante años se ha delinquido sin el menor reparo, el arrepentimiento no es el Bálsamo de Fierabrás, sino el humilde y sabio comienzo de un ciclo nuevo muy largo y paciente, orientado al revés del anterior. O sea, que arrepentidos inmediatos en política no nos sirven tampoco, la convalecencia no es garantía de una salud a prueba de chanchullos, puede haber recaídas apoteósicas. Tampoco basta con  decir "nos hemos equivocado, lo sentimos mucho, no volverá a ocurrir", que significa nada cuando la conducta, el espíritu de la colmena y los métodos de acción siguen siendo los mismos que antes del alarde contricto, que nunca sabremos si es contricción o mera atrición sofista para salir del trullo. O sea, del trance difícil que amenaza con el si te he visto no me acuerdo, o lo siento se ha equivocado, yo no le conozco de nada. 

IU era una coalición muy interesante y necesaria para el equilibrio estatal, cuando ha gobernado en los ayuntamientos ha hecho maravillas: la primera, no gobernar solo para sus votantes y adeptos sino para el bien común sin preferencias ni prebendas. La segunda, quitar los cargos y hacer dimitir a los que no seguían las pautas de la ética (por ejemplo, los de las tarjetas black o Tania Sánchez en el ayuntamiento de Rivas). La tercera, no dejar a nadie necesitado en la estacada, siempre las personas más perjudicadas por delante de las normas meramente instrumentales al servicio de la justicia igualitaria. La cuarta, ser transparentes y humildes, accesibles y limpios de alma y acciones, buscando la justicia distributiva , la igualdad y la fraternidad de los seres humanos corresponsables y libres, antes que ganar votos ni escaños ni enchufes y la capacidad para escuchar también lo incómodo y comprenderlo. De este legado, en Podemos no hay ni rastro. Parece mentira que alguien tan lúcido como Alberto Garzón no lo haya detectado. Eso solo puede deberse a un motivo: que solo se trate de cerca con la cúpula-prótesis del podemismo y su maquillaje parlamentario. No creo que trate de cerca a las bases, sobre todo porque ya no las encontrará por ningún lado, salvo en Las Moradas varias , que no son bases sino casinillos de la oligocracia podemita. Las bases eran las asambleas de los círculos, que se disolvieron como azucarillos en el café , apretadas hasta la asfixia por las tuercas mediáticas. 

Y hay una cosa superclara: la misma vida y su curso está llevando forzosamente al protagonismo social y político a la ciudadanía (dos realidades inseparables), debido al crecimiento exponencial de conciencia colectiva, derivado a su vez de varias causas que actúan sincrónicamente, entre ellas los problemas de la globalización del desbarajusta,  del desastre climático y la cobertura en la comunicación constante, más allá de las redes informáticas, como despertadores de ámbitos cognitivos nuevos, personales y comunes. Aunque esa innovación conlleve también el control del poder en plan Orwell, Gran Hermano vigilante, también despierta y genera otras formas de entender la libertad y el albedrío, el pensamiento autónomo y la responsabilidad ineludible sobre los cambios que solo dependen del alma humana y su naturaleza cósmica, como derivación del "padre" espíritu y la "madre" materia, un punto de fusión, que ni la más alta tecnología puede alcanzar de verdad, aunque lo intente en plan cyborg y teledirección ya sea mediática, 'filosófica', religiosa, tecnológica, comercial, política o 'artística'. 
Es decir que, nos guste o no, esencialmente se ha terminado el tiempo de las oligocracias "representativas" de cualquier signo, que al final se acaban representando sólo a sí mismas en modo sigla y prebendismo elitista manipulador, aunque en principio manaban, al parecer, de unos deseos la mar de participativos, que en cuanto han pillado las mínimas cotas de poder han desaparecido y mutado por arte de birlibirloque. Y solo nos ha quedado como rastro, la zurrapa. Los posos del café, que resultó no ser café, sino un pastiche negruzco que nadie se molestaba en analizar en el laboratorio de la autonomía consciente. Cuando esa autonomía ha empezado a soltar prenda colectiva, se ha roto el cántaro de la lechera, la puñetera "ilusión" con la que la izquierda es experta en tejerse la venda con que se tapa los ojos para seguir dando saltitos alrededor del precipicio, un juego que, por lo que se ve y se hace, a los prebostes zurdos les debe molar mogollón, pero que a la ciudadanía además de agotarla, la pone de malísima hostia.
Y eso solo significará que, por más que se gaste un pastón en ir a las urnas cada dos por tres,  el caos irá en aumento, aunque la derechona se frote las manos con las expectativas imaginables, también lo va a tener imposible, porque contra lo que en ella se cree, los ricos también lloran cuando a los pobres ya no les quede ni una lágrima, ni un trabajo, ni una salida digna por ningún lado. Los pobres sostienen a los ricos y no al revés, y si los millonetis y sus huestes políticas, ganan, los que son su sustento se irán al paro, en España y en el mundo, riqueza financiera en solitario no puede nada más que convertirse en pobreza sistémica y contagiosa. Que se sepa, el dinero ni las posesiones se comen por mucho que valgan. Solo se compra lo que los trabajadores y los pobres producen. Por mucha demanda, si no hay lugar para la oferta productiva, ni siquiera robotizada (los robots necesitan el trabajo humano para existir, mal que le pese al sistem in faillure), no habrá nada que rascar. Y no va a tardar en manifestarse ese terrible tiempo, que nadie ha querido ver ni prevenir y que solo nuestro cambio de actitud y de entendederas podría desacelerar e incluso, regenerar para bien.
Pero si esto no cambia dando un giro total, y sin remilgos autocomplacientes, la historia puede acabar así: estaban tan sumergidos en sus egos, que no se coscaron de nada hasta que la nada convertida en máquina autodestructiva fue, de repente, el único todo disponible para aquella civilización de esperpentos...Como en la última escena de 2001 Odisea en el espacio, de Kubrik...Ains!

miércoles, 18 de septiembre de 2019

Amén!

Irresponsables e incapaces

Nuestros partidos y, principalmente nuestros líderes, le han fallado gravemente a la sociedad

En la actual realidad multipartidista los políticos que no saben pactar no valen para esto

La voz de Iñaki Gabilondo | 18/09/2019 | Irresponsables e incapaces. / VÍDEO:

Se consumó el fracaso. Nuestros partidos y, principalmente nuestros líderes, le han fallado gravemente a la sociedad. Han defraudado las esperanzas del 28 de abril y han evidenciado una impericia profesional absoluta, agravada por una soberbia que, francamente, no sé en qué méritos se apoya. A punto de entrar en el quinto año consecutivo de inestabilidad con cuatro elecciones, lo razonable sería lo contrario a la soberbia, lo razonable sería que dudaran de su capacidad para desarrollar la tarea política a este nivel. He de confesar que yo sí dudo; creo que en la actual realidad multipartidista los políticos que no saben pactar no valen para esto. 

Es una catástrofe cuyos efectos veremos de inmediato. El primero de ellos no puede ser más dañino: de cara a las próximas elecciones nadie va a poder manejar argumentos, pues todos han quedado inservibles de tanto manoseo. Su espacio lo ocuparán los reproches de todos a todos, nada menos aportador.
Así que olvidémonos de construir. La campaña electoral solo buscará culpables y las urnas del 10 de noviembre solo buscaran castigo con el voto o la abstención. Soplan malos vientos, húmedos y sucios, perfectos para movilizar a los activistas más fervientes, pero inútiles para ilusionar a los decepcionados y del todo disuasorios para el público en general. Argumentos quemados, líderes quemados y una sociedad muy quemada, y sobre todo, más tiempo perdido, irresponsablemente inactivo con todo lo que hay que hacer y sin gobierno con los acontecimientos que se avecinan dentro y la peligrosa agitación que se observa fuera.

martes, 17 de septiembre de 2019

El horno sin bollos Rivera's track



El saltimbanqui patriota




Protagonizaba este lunes Albert Rivera el enésimo de sus bandazos, un nuevo giro del gallo de campanario sobre su eje que, en esta ocasión, más que responder a la veleidosa naturaleza del personaje, es un indicativo de que la galerna se cierne sobre Ciudadanos con la repetición electoral. Es lo que explica su oferta casi extemporánea de abstención bajo condiciones en una hipotética investidura de Pedro Sánchez, una jugada táctica o una maniobra a la desesperada, elíjase lo que se quiera en función de la simpatía que despierte en cada uno Míster Veleta, que se ha querido presentar como la solución de Estado de un patriota al que le duele España y su bloqueo.
Hace ya tiempo que a Rivera no se le puede tomar en serio. Tantas han sido sus cabriolas que esta pirueta de última hora ha resultado hasta previsible. Tanto se ha hablado del vendedor de crecepelo que marca la estrategia de Sánchez que pocos han reparado en que el de Ciudadanos es su propio spin doctor, aunque cada vez tenga más difícil construir un relato que enmascare su gatopardismo. El Rivera que se acostaba socialdemócrata y se levantaba liberal progresista, el regenerador incapaz de regenerar nada, el tipo que quería alzarse entre rojos y azules y que acabó más teñido que un pitufo en su intento de dar el sorpasso al PP, vislumbra ahora su naufragio en unas encuestas cataclísmicas que se parecen mucho al meteorito de los dinosaurios. Su pretendida solución para España es la única tabla de salvación a la que puede agarrarse en este momento.
El cambio de guion no puede ocultar las fallas de su discurso. Sánchez, nos decía, era un malvado que tenía un “plan” para acabar con España que pensaba ejecutar con una “banda” de la que formaban parte Torra, Puigdemont, Junqueras, Otegi y Podemos. Sánchez, nos decía también, era un presidente nefasto que el país no se merecía. ¿Cómo se puede consentir que alguien así siga en la Moncloa cuando existe la posibilidad de apartarle del poder en unas nuevas elecciones? ¿No era Ciudadanos un partido de “valientes” que iba a decir no a Sánchez y sí a la democracia? ¿Lo importante no era respetar a esos cuatro millones de españoles que les habían votado para plantar cara al sanchismo? ¿No fue esa la razón por la que se purgó a los críticos del partido que pedían un entendimiento con el PSOE?
Lo que trata de justificar Rivera es, sin apenas variaciones, el remake de una película que ya hemos visto o, si se prefiere, el episodio que completa la serie. Primero fue el no rotundo a Rajoy porque era el mascarón de proa de la corrupción de los populares; luego el pacto del abrazo con Sánchez; más tarde, y tras la repetición de elecciones, el acuerdo de investidura con Rajoy; a continuación, su negativa a apoyar la moción de censura; a renglón seguido, el viraje a la derecha hasta convertirse en el tonto útil del PP y caer en los mullidos brazos de Vox. A partir de aquí, y tras comprobar que lo de liderar la derecha era más cuestión de nunca que de ahora, toca desandar el camino. A la abstención patriótica que ofrece al PSOE le seguirá, probablemente, si se vuelve a las urnas y se confirma el hundimiento que le vaticinan los sondeos, un patriótico acuerdo de investidura o de coalición con la bestia negra en funciones. ¡Qué dura es la vida del saltimbanqui!
Los aduladores del artista ven en su movimiento una jugada maestra para recuperar la iniciativa y para mostrar que la culpa de que los españoles vuelvan a votar sería exclusivamente de Sánchez, capaz de renegar de todos, de los de su propia banda y del constitucionalismo de bien. Justifican además que la oferta de abstención se haya producido en el descuento para no dar pábulo a su condición de errático y solo tras confirmarse el fracaso de la negociación con Podemos. En definitiva, que un partido que asegura haber nacido para combatir el populismo estaba dispuesto a permitir que el Gobierno de España cayera en sus fauces para que Rivera no cargara con el sambenito de veleta. Eso es patriotismo.
Al de Ciudadanos, como es costumbre, se le ha vuelto a ver el plumero, y hasta el PP, al que pretendía embarcar en su oferta de abstención, le ha dado una larga cambiada. Una cosa es que Rivera sea un derviche y otra que los demás se avengan a cooperar en su nueva y mareante estrategia de campaña. El gallo del campanario ya no engaña a nadie. Sopla del sur, que es el viento de los suicidas y de los locos. Falta que Sánchez le acepte el envite para comprobar el farol o para confirmar que en el psiquiátrico no se reserva el derecho de admisión ni a los presidentes.

Novedades con pinzas y prisas en plan anábasis, pero sin Jenofonte y un salvavidas de plomo. Ya veremos en qué acaba esto. Poca esperanza producen estos personajes encargados nada menos que del rumbo político, económico y social del estado. Un gobierno de coalición entre todas la fuerzas políticas, como el que consiguió De Gasperi en la Italia hecha polvo de la posguerra, al final de los cuarenta del pasado siglo, sería lo más sensato, inteligente y civilizado pero ¿quién apuesta por el entendimiento entre incapaces, que en situaciones de "normalidad" no dan una en el clavo, si no es para ponerse zancadillas entre ellos, murallas y concertinas y olvido total de la ciudadanía? Ojalá la lucidez y la ética de los prebostes fuesen una realidad, pero hasta ahora no han hecho nada más que desbarrar, a derecha, a izquierda y a todo lo que se les pone por medio, nombrando como responsables a lo más inepto y vergonzante de sus partidos. No son creibles ni lo serán hasta que no lo demuestren con los hechos y comportamientos sensatos y acertados, no con el barullo, la chulería, la rivalidad, obedeciendo asesores destarifados y la estupidez.Son impermeables a las consecuencias de sus propias meteduras de pata ya convertidas en sistema.Una coalición de todas las fuerzas políticas sería el remedio, si la enfermedad solo fuese la economía y los problemas globales, pero ¿cómo curar los males patrios que producen los mismos partidos políticos podridos, rancios o llenos de odio, miseria de miras y malas prácticas amorales con tal de trepar y mandar en la misma basura que generan y amasan juntitos pero a la greña? Esas "buenas intenciones" riverísticas suenan bien de lejos, pero huelen fatal de cerca, como las de Sánchez, Iglesias o Casado. Ya no es posible creer en los milagros a estas alturas, cuando hemos sido estafadas en todos los registros partideros disponibles. Ahora si no cambian al borde del abismo, no habrá otra salida que unas elecciones con una cuota de abstención como nunca la ha habido. Los gobiernos caóticos y ruinosos producen caos y ruina, como las bacterias y los virus, producen anfermedades. De momento la realidad es esa...Autoengañarnos no tiene sentido si queremos que las cosas cambien. El pueblo debe intervenir y autoorganizarse, como ya había empezado a hacer antes de que se inventara un Podemos de confeti para que nada pudiera cambiar en realidad, y que las cosas se enredasen aun más, dando origen a un Vox fotocopia facha del Podemos blufff. En estos casos el optimismo no consiste en imaginar imposibles, sino en ver la realidad tal cual, por más dura que se presente, sin "ilusionarse" en plan peras al olmo, con la misma morralla que es incapaz de nada que no sea trepar, ganar y establecerse como negocio traficante de personas, derechos y falsas justicia y democracia, pagadas con la moneda del dolor civil y las desigualdades in crescendo. ¿Se puede hacer un guiso comestible con los ingredientes pochos, caducados, podridos y repugnantes, y pretender comérselo tan contentos sin acabar de urgencias en el hospital? De momento, no cuelan los mismos perros hasta con los mismos collares, ¡que ya es el colmo!. Esto lo curaría un referendum sobre el modelo es estado,en el que el pueblo elija entre ser responsable y libre para autogobernarse desde una Res Publica Federal Municipalista en una Democracia presentable y eficaz, o seguir apechugando con los mismos contenedores de basuras a rebosar, impuestas y heredadas para más inri. Las madres, padres, hijas e hijos, sabemos muy bien que una casa y una familia no funciona sin higiene, sin que por lo menos un par de veces al año se haga una buena limpieza general y entre todos se seleccione lo que hay que usar o tirar (para eso están las urnas y los votos y no solo para elegir gobiernos, también nos deberíamos interpelar sobre la orientación social y modelo de estado). El estado es la casa de todos y lo tenemos de un abandonao...En fin...



Rivera lanza un salvavidas

Humo y colorines, muy en línea con el papel que se adjudica de cancerbero del reino, guardián de las siete llaves de la unidad nacional


La voz de Iñaki Gabilondo | 17/09/2019 | Rivera lanza un salvavidas / VÍDEO: Pablo Palacios (CADENA SER)





A punto de agotarse los plazos, Albert Rivera lanzó un salvavidas. ¿Qué quería salvar? ¿La gobernabilidad de Estado? ¿ La estabilidad del país en un momento muy delicado? Por encima de todo, quería salvarse a sí mismo ante el temor de que unos nuevos comicios castiguen su insensata y errática estrategia política. Mi primera impresión es que es objetivo lo está cumpliendo porque he visto que sus seguidores aplauden la iniciativa y cierran filas en torno a su líder. Si es así,  enhorabuena. Misión cumplida porque para todos los demás ha sido un fuego artificial.
Humo y colorines, muy en línea con el papel que se adjudica de cancerbero del reino, guardián de las siete llaves de la unidad nacional y de su prosperidad y que planteadas en el último segundo después de haber roto absolutamente todos los puentes con Sánchez desde hace meses, no es propuesta sino trampa. Respuesta de Sánchez. De las tres condiciones de Rivera, una prejuzga, el indulto a los líderes del procés si son condenados. Otra exagera, generaliza una eventual subida de impuestos que solo afectaría a las rentas más altas; y la tercera miente: no ha habido pacto con Bildu.

Yo quisiera subrayar algo que late en esta última condición y que me parece muy irritante, esa antidemocrática insinuación de que es posible corregir la actual conformación del Parlamento Navarro desde Moncloa. No sé si los navarros no dan un puñetazo en la mesa porque están acostumbrados a que Madrid juegue a los dados con ellos o porque les dan mucha risa que alguien se crea de verdad que puede modelar el futuro de Navarra por encima de la voluntad de los navarros.
En fin, que reapareció el desaparecido Rivera. Nos ha alegrado saber que está vivo y en buena forma; y por lo demás nada nuevo. Nos vamos irresponsablemente elecciones, con la inestabilidad exacerbada mientras en el mundo todo se enreda. Atención al precio del petróleo.

Legítima defensa. Gracias, Nacho Escolar, por estar ahí a pesar del ganao en manada. La carnaza es materia de desecho expess, hoy se come el mundo y mañana desaparece como llegó porque no tiene más fundamento que las tripas, y como todo poducto tripero acaba en el WC; levanta olas de basura y de estruendo, engaña solo a los que ya viven autoengañados en las antípodas de la inteligencia y la lucidez, pero la realidad y la verdad se dan la mano y todo acaba por hacerse evidente. Dice un preverbio árabe que te sientes tranquilamente en la puerta de casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo, sin que te tengas que enredar en el desastre-espejismo de la venganza. Tan inútil como autodestructiva. El mal lleva en sí su propia terapia quirúrjica adjunta. No lo dudes nunca, aunque los tiempos, en muchas ocasiones, no cooperen en la rapidez. Lo que cura de verdad y con eficacia, sin efectos secundarios perniciosos, nunca es rápido, pero eso también tiene su explicación: en ese tiempo y espacio, además de curarnos, aprendemos, descubrimos, evolucionamos, desarrollamos inmunidad, autonomía, libertad, independencia y herramientas preventivas ad hoc. Ánimo, que tu labor mediática y de conciencia saldrá fortalecida y reconocida de esa miserable zancadilla en falso de los orcos en extinción viral, que ellos mismos ya se encargan de gestionar en plan boomerang. La verdad y la realidad en comandita inseparable no las para nadie. Como el giro de los astros y el orden del cosmos. ¿Quién puede hacer o impedir que amanezca o que anochezca? Pues eso.


Voy a presentar una demanda en los tribunales

El arranque del juicio contra Ana Julia Quezada, homicida confesa y acusada del asesinato de un niño, ha reavivado un viejo bulo en redes sociales que padecí cuando sucedió este crimen, hace más de un año








Titular de 'La Tribuna de España'

El arranque del juicio contra Ana Julia Quezada, homicida confesa y acusada del asesinato de un niño, ha reavivado un viejo bulo en redes sociales que padecí cuando sucedió este crimen, hace más de un año. Ya lo expliqué en su momento: varios medios de extrema derecha sacaron de contexto mis palabras, omitieron parte de ellas y me atribuyeron algo que no había dicho. Si alguien quiere saber qué dije (y qué no), aquí podéis leer mis palabras exactas y mis explicaciones al respecto.
La novedad, sin embargo, no está en que este bulo renazca con ocasión del juicio y que algunos medios se vuelvan a hacer eco de esa manipulación sin el más mínimo contraste. Sino en una nueva versión de la misma falsedad, difundida en esta ocasión por un medio conocido por haber hecho negocio de la mentira y el odio.




El medio se llama La Tribuna de España y es el sucesor de La Tribuna de Cartagena, la misma web que –entre otras ilegalidades– difundió datos personales y fotos de la víctima de 'la manada'
Entre otras mentiras, en el artículo que me dedican aseguran que he dicho que "Ana Julia se defendió de un niño xenófobo y machista", que "se está juzgando a una persona por ser negra, inmigrante y mujer, que ha tenido que soportar insultos y agresiones de un niño xenófobo que le decía que se fuese a su puto país", que he calificado este crimen de "accidente" o que "la pobre inmigrante de color se habría defendido de un niño machista". 
Todas estas frases son falsas. Jamás he dicho nada así, ni en público ni en privado. Tampoco pienso algo ni lejanamente parecido.
En el texto, entre otros insultos, también se me califica como "bastardo", "despreciable roedor", "portavoz del mal", "esbirro" y "pseudoperiodista". Si queréis leer el artículo sin regalarle audiencia a este libelo, aquí lo podéis ver íntegro. Es tan zafio que sorprende que haya gente que pueda tomarlo en serio.
El artículo busca dos objetivos: los habituales en este tipo de páginas de noticias falsas. El primero, el lucro. La web está llena de anuncios: cuanto más grande sea la polémica, mayor es el beneficio.
El segundo objetivo es generar un discurso de odio contra mí, basado en las mentiras. Lamentablemente funciona. Basta con ver los insultos e incluso amenazas que he recibido por quienes se han creído esta manipulación. "Bastardo", "miserable", "hijo de puta", "eres peor que la asesina"... Desde que se publicó este artículo, el pasado viernes, me han llegado cientos de mensajes de este tipo por la redes sociales.



Hilo de Twitter Tribuna de España
En los próximos días voy a presentar una demanda en los tribunales contra este libelo y sus responsables. Dudo que sirva de mucho porque este medio y sus predecesores llevan años incumpliendo la ley sin que nadie consiga frenarlos. Ya les han cerrado varias páginas, desde que empezaron con La Tribuna de Cartagena, y aquí siguen.
Os pido, eso sí, que me ayudéis a difundir la verdad sobre lo ocurrido. Aunque me temo que será solo un paliativo, incapaz de compensar la mentira. 
Mi experiencia con estas noticias falsas es que da igual lo que digas. Siempre habrá quien prefiera creer la falsedad inventada o manipulada, si esta coincide con sus prejuicios o con su ideología. Por eso las mentiras siempre corren más que la verdad por las redes sociales. 
Las fake news funcionan por una razón: porque muchos prefieren creer la falsedad si esta coincide con sus ideas o emociones. Y es evidente que la posición editorial de eldiario.es y nuestras investigaciones periodísticas nos hacen ser odiados por mucha gente. Gente que se agarra a estas mentiras para reforzar sus ideas y prejuicios.
Pero estas mentiras no solo se propagan por culpa de quienes las producen y por el sesgo de quienes las distribuye. También en esto colaboran los algoritmos de las redes sociales, que multiplican estas falsas noticias sin control. Para estas plataformas, es más importate la 'viralidad' del contenido –que la gente lo difunda– que la veracidad.
Quienes crean estos bulos saben perfectamente lo que hacen y cuál es su objetivo: destruir mi imagen como periodista, ya que no pueden desmentir las investigaciones que eldiario.es publica. Se aprovechan de la gente, también de quienes difunden estos bulos, que son víctimas de un ejercicio de manipulación bastante burdo pero tremendamente eficaz.
No es agradable pasear por la calle cuando hay miles de personas que sinceramente me creen capaz de decir lo que dice ese artículo. O cuando hay indeseables que me advierten de que tengo suerte si no me cruzo con ellos de cara. O que me desean todo tipo de desgracias. Pero por mucho que estas calumnias continúen, por muchas campañas que nos fabriquen, en eldiario.es no vamos a agachar la cabeza.