martes, 15 de enero de 2019

A. Vivaldi: Concerti per Flauto Traversiere [Academia Montis Regalis - B...

Polònia - 11/01/2019

La historia imprescindible, y más aun en días como estos

¿Quién mató a Rosa Luxemburgo?

Josefina L. Martínez-Público

<p>Retrato de Rosa Luxemburgo, entre 1895 y 1905.</p>
Retrato de Rosa Luxemburgo, entre 1895 y 1905.
15 de Enero de 2019

La historia política alemana del último siglo puede leerse como el relato de un crimen. Un asesinato político que anticipó un genocidio. Pero para eso hubo que aplastar, primero, la esperanza de una revolución.
El 15 de enero de 1919, Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht fueron arrestados en el piso donde se escondían y trasladados a la sede de la Guardia de Caballería de los freikorps (cuerpos paramilitares) en el aristocrático hotel Eden. Cuenta una testigo que Luxemburgo colocó algunos libros en una maleta, pensando que le esperaba una nueva temporada en la cárcel. Unas horas después, el capitán Waldemar Pabst se comunicaba telefónicamente con el ministro del Ejército del Reich, el socialdemócrata Gustav Noske, para pedirle indicaciones sobre cómo proceder con tan importantes prisioneros. Hacía días que la prensa lanzaba amenazas e insultos contra “Rosa, la sangrienta”, dirigente de la Liga Espartaco y del recién fundado Partido Comunista Alemán (KPD).
Los socialdemócratas se encontraban en el poder desde la dimisión del Kaiser. El levantamiento de los marineros y trabajadores de Kiel había sido el puntapié inicial de una serie de insurrecciones locales que culminaron con una huelga general en Berlín el 9 de noviembre.  Ese día, el socialdemócrata Philipp Sheidemann proclamaba la Republica alemana desde una ventana del Reichstag. Pocas horas después, Karl Liebknecht anunciaba –prematuramente– la creación de la Republica Socialista Libre de Alemania desde el balcón del Palacio. Se vivía una situación de doble poder, con la formación de consejos de obreros y soldados, siguiendo el ejemplo ruso. Para evitar que ese fuera el camino, el 10 de noviembre el Gobierno llegó a un acuerdo con el Estado mayor alemán: el objetivo era frenar la revolución y liquidar a los espartaquistas, su ala más radical. “¡Odio la revolución como la peste!” había declarado Friedrich Ebert.
Después de su conversación con Gustav Noske, el Capitán Pabst dio las órdenes y el teniente Vogel dirigió el comando de ejecución. Rosa Luxemburgo fue arrastrada escaleras abajo, pateada y golpeada en el estómago. Cuando cruzó la puerta, el soldado Otto Runge destrozó su cráneo con la culata del fusil. Agonizante, la subieron en un coche donde el oficial Hermann Souchon le dio un tiro final en la sien. Su cuerpo fue arrojado en el Landwehrkanal donde apareció flotando cuatro meses después. Karl Liebknecht había sido fusilado unas horas antes en un parque cercano. La primera versión “oficial” fue que habían sido asesinados por una “turba” furiosa cuando intentaban escapar. Pero el bulo no resistió la menor pesquisa. Leo Jogiches, quien había sido compañero de Rosa Luxemburgo durante muchos años y dirigente de la Liga Espartaquista, investigó y expuso quiénes eran los responsables del asesinato. El 19 de marzo de 1919 Leo Jogiches fue asesinado en la cárcel “intentando escapar”; miles de espartaquistas y obreros revolucionarios fueron fusilados en los meses siguientes. El cineasta alemán Klaus Gietinger prueba todos estos hechos en un riguroso trabajo de investigación que se publica por primera vez en inglés este año por editorial Verso.
En 1962, el capitán Pabst hizo alarde de su responsabilidad en el asesinato de los dirigentes revolucionarios: “Yo participé, en aquel entonces (enero de 1919), en una reunión del KPD, durante la cual hablaron Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo. Me llevé la impresión de que los dos eran los líderes espirituales de la revolución, y me decidí a hacer que los mataran. Por órdenes mías fueron capturados. Alguien tenía que tomar la determinación de ir más allá de la perspectiva jurídica … No me fue fácil tomar la determinación para que los dos desaparecieran… Defiendo todavía la idea de que esta decisión también es totalmente justificable desde el punto de vista teológico-moral”.
Pabst tan solo contó lo que la cobarde socialdemocracia no se atrevió a confesar. El capitán volvió a tener protagonismo durante el golpe de Estado de Kapp (Kapp-Putsch) en 1920. Más tarde colaboró en la organización de grupos paramilitares de ultraderecha en Austria. Si bien nunca se afilió al partido Nazi, formó parte de grupos ultraderechistas hasta su muerte, en 1970. Nunca fue juzgado por sus crímenes.
Ya sabemos quién mató a Rosa Luxemburgo. La pregunta más importante ahora es por qué. Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht se habían opuesto a la traición de la socialdemocracia que apoyó los créditos de guerra en el Reichstag el 4 de agosto de 1914. El Partido Socialdemócrata Alemán se había transformado en la organización más poderosa de la Segunda Internacional: un bloque de 110 parlamentarios, más de 4 millones de votos, 90 periódicos propios, numerosas asociaciones juveniles y de mujeres. Pero ese monumental aparato fue puesto a disposición del Imperio alemán cuando comenzó la guerra, justificando con la idea de la “defensa nacional” que los trabajadores alemanes se mataran en las trincheras con los franceses. Luxemburgo y Liebknecht representaban la lucha contra la guerra imperialista, el combate contra el militarismo alemán, la denuncia de las capitulaciones de la socialdemocracia, la defensa de la revolución rusa y el ala más decidida de la revolución alemana. Como escribió Karl Liebknecht el mismo 15 de enero de 1919, unas horas antes de morir:
“«Espartaco» significa fuego y espíritu, significa alma y corazón, significa voluntad y acción en favor de la revolución proletaria. «Espartaco» significa toda la necesidad y el anhelo de felicidad, significa toda la determinación a luchar del proletariado con conciencia de clase. «Espartaco» significa socialismo y revolución mundial”.
Ese anhelo de felicidad volvió a resurgir en Alemania en 1921 y en 1923. La historia de aquellos intentos revolucionarios ha sido invisibilizada por la historiografía, pero la esperanza de un mundo nuevo renació desde las cenizas una y otra vez en el corazón de Europa occidental. Solo después de sucesivas derrotas, debidas en gran parte al rol conservador que jugaron las grandes organizaciones obreras como la socialdemocracia y más tarde el estalinismo, pudo imponerse el nazismo.
Cuando Rosa Luxemburgo escribió en 1916 el Folleto de Junius acerca de la disyuntiva de “socialismo o barbarie”, la barbarie se hacía carne en las dramáticas postales de la Primera Guerra Mundial. Ella no podía imaginarse el horror que estaba por venir.  

Autora

  • Josefina L. Martínez


Hay tantas maneras de ser civilizados, demócratas y especialmente humanitarios que a veces no es fácil ver lo que hay y a la vez dar con la tecla... del guasap...¡Ajjjjjj....co!



 
                         ENTENDERLO

Historia viva a cargo de un testigo directo y, según parece, estudiosa especializada en esa misma historia. Informarse es un derecho y un deber

La hermandad de Vox y los Yihadistas del Pueblo Iraní, en 14 claves




Santiago Abascal y los dirigentes del grupo, el matrimonio Rajaví y sus simpatizantes ponen el Corán sobre sus cabezas en señal de su sometimiento a Alá
Ahora que Vox ha reconocido haber recibido financiación del Consejo Nacional de Resistencia Iraní (CNRI) conviene recordar que:
  1. El CNRI es el nombre que utiliza en occidente la secta religiosa-paramilitar de la extrema derecha iraní Muyahedin-e Jalgh (MJ) -que literalmente significa “Los Yihadistas del Pueblo“. Lo cambió después de que el término “yihadismo” se convirtiera en sinónimo del terrorismo en los países no musulmanes. De cara a Irán sigue llamándose MJ.
  2. Los MJ no son, por lo tanto, “marxistas-islámicos”, término contradictorio que inventó el régimen del Sha en los años setenta con el fin de aplicarles la ley anti comunista del 1924 (mantenida vigente hasta hoy) que prohíbe las organizaciones de izquierda, ya que no se atrevía perseguirles por islamistas.
  3. La organización chiita fue fundada en 1965 y tiene el objetivo de instalar una teocracia, una especie del “nacional-catolicismo” español, y sin ninguna diferencia de la que fundó justamente el ayatolá Jomeini en 1979: un nacional-islamismo.
  4. Los MJ no representan, en absoluto, a la disidencia iraní en el exilio, y es injusto meter a una treintena de partidos políticos, en su gran mayoría progresistas (como el Partido Comunista de Tudeh, Fedaínes del Pueblo, el Partido Demócrata de Kurdistán, los seguidores del mítico primer ministro doctor Mosadeq – quien encabezó el movimiento por la nacionalización del petróleo en 1951-, entre otros), en un mismo saco con esta organización. MJ es el grupo más aislado entre toda la oposición iraní en exilio, justamente por ser profundamente antidemocrático, misógino, antipatriótico, totalitario y temible por el uso de atentados contra sus adversarios.
  5. La organización apoyó a Jomeini por la afinidad ideológica, participó en la ocupación de la embajada de EEUU en Teherán en 1980, y condenó la liberación de los rehenes como una rendición ante EEUU.
  6. Washington les introdujo en su lista de grupos terroristas por asesinar a seis altos cargos del ejército de EEUU en Irán (entre ellos, el coronel Lewis Hawkins y el general Harold Price, jefe de la Misión Militar de los estadounidenses), y colocar bombas en las oficinas de la petrolera Shell y de Pan-American Airlines. En 2011 la criminal de guerra en Libia, Hillary Clinton, sacó a los MJ de dicha lista, y no porque dejase de cometer atentados, sino para presionar a la República Islámica a negociar su programa nuclear. De hecho, son sospechosos de asesinar a cuatro científicos iraníes en Teherán entre los años 2010 y 2012: Masoud Alimohammadi y Majid Shahriari con la bomba lapa; Dariush Rezaeinejad por disparos, y Masoud Alimohammadi por una explosión de una motocicleta-bomba. Según el periodista estadounidense Brian Williams (6 de diciembre de 2014) fue el Mosad israelí quien “entrenó a un grupo terrorista” para cometer estos asesinatos.
  7. Los MJ han tenido buenas relaciones internacionales con los gobiernos de Bush y Trump, los regímenes como el de Arabia Saudí y las petromonarquías reaccionarias del Golfo Pérsico, patrocinadoras de grupos como Al Qaeda o el Estado Islámico.
  8. Que un partido reciba de forma legal dinero, no blanquea su suciedad. El grupo se ha financiado de los negocios nada transparentes, así como de las dictaduras más impresentables como la de Sadam Husein o de los jeques del Golfo Pérsico, quienes pretenden provocar una guerra contra la nación iraní de 80 millones de habitantes. Según el periódico Christian Science Monitor del 2011, MJ “regala” un ingente dinero a periodistas, parlamentarios y grupos de presión en EEUU y en Europa: ha pagado en sus actos hasta 50.000 dólares para unos minutos de discurso a personalidades como la exsecretaria de Trabajo del gabinete de Bush, Elaine Chao, o  el exalcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani. Los países europeos tienen que exigirle la procedencia de su fortuna y en lo que la gastan: ¿Es posible que también hagan de intermediario entre donantes ocultos y sus destinatarios con el fin de despistar a las autoridades y los ciudadanos en los países europeos?
  9. Su patriotismo es una farsa: Puso a disposición de Irak sus milicias armadas para atacar las ciudades del propio Irán durante la larga guerra del 1980-88, matando a cientos de sus compatriotas. Y esta alta traición es el principal motivo de que MJ es la oposición con menos posibilidad de tener un lugar en el futuro de Irán aunque vuelva a cambiar su nombre y el color del velo de su dirigente.
    Mujeres de la secta religiosa-militar Yihadistas del Pueblo, en un campo en Irak
  10. Es profundamente misógino, y cómo no, impone el velo a sus mujeres –con todo lo que significa, uniformadas y con miradas tristes y perdidas; aplica una absoluta segregación de género y una estricta separación espacial en sus centros, poniendo incluso unos horarios “masculino” y  “femenino” para estar en un mismo espacio. Entre sus extrañas prácticas están imponer el celibato a sus miembros, obligando a los matrimonios a divorciarse para que entreguen todo su amor al matrimonio Rajaví que dirige la secta: ya ven, ¡que los dioses siguen otorgando unos privilegios (como tener sexo y dinero) a la élite de sus criaturas, mientras condenan a “los siervos” a la abstinencia y pobreza!
  11. Es antifederalista, en un Irán compuesto por al menos diez nacionalidades diferentes, a quienes siempre se les ha negado una mínima autonomía incluso administrativa.
  12. MJ ha desarrollado un enfermizo culto a sus caudillos: Masud Rajaví y su esposa Maryam. Esta señora se ha autoproclamado la “presidenta de Irán” sin pasar por ninguna consulta popular: debe padecer el síndrome del “delirio de insignificantes naricitas con complejo de grandeza”.
  13. Es profundamente anticomunista, como la actual teocracia que reina Irán. La “nación islámica” niega la existencia de clases sociales y borra las diferencias en cuanto a las lenguas, vestimentas, tradiciones, etc., en un mismo país, con el objetivo de crear una uniformidad que elimine las singularidades de las personas, sacrificando sus derechos, supuestamente, en favor de la comunidad: los sindicatos al igual que las organizaciones feministas “crean” conflictos sociales y amenazan el viejo orden, por lo que deben ser eliminados, afirman.
  14. Sus “amistades” con los asesores de Trump, Steve Bannon o John Bolto recuerda el dicho dedime con quien andas y te diré quién eres”. Bolton es uno de los inventores de “las armas de destrucción masiva de Irak” en el régimen de Bush, y responsable del asesinato de cientos de miles de iraquíes, en una guerra que fue basada en 7 mentiras, al servicio de 10 objetivos. 
¡No se sorprendan! Se trata de una alianza nada insólita: que las fuerzas de la (extrema) derecha tengan intereses comunes a nivel mundial y se unan para protegerlos, más allá de sus credos, idiomas y tradiciones, fue justamente el motivo por el que el filósofo alemán Karl Marx lanzó en 1847 su consigna de ¡Trabajadores de todo el mundo uníos! 

Y POR SI QUEDA ALGUNA DUDA AQUÍ VA ESTO RESPECTO  A QUIÉN ES QUIÉN Y A QUÉ ES QUÉ...ESTÁS VOTANDO CUANDO SE TE FUNDEN LOS CABLES Y TE HAN CONVENCIDO DE  QUE EL INFIERNO ES LA MEJOR RESPUESTA AL PURGATORIO
(fuente: eldiario.es) 15-1-2019


El grupo iraní que financió a Vox: una organización apoyada por líderes occidentales pese a su pasado terrorista

 

La cara "b" de la política o el fallo brutal de ciertas soluciones "salvadoras" ¿Quiénes lo pagan? Las de siempre. Esto nos suena de algo... ah, sí, ya lo hacía Cosppedal, siemppre en la vanguardia del feudalismo más cavernario





Transparente y tal cual, Lidia Falcón, enfocando la luz sobre el lado oscuro, da en el clavo absolutely. Gracias, de verdad.


La izquierda satisfecha


Desde el 2 diciembre, en que se celebraron las elecciones en Andalucía, no he leído ni escuchado ningún análisis, digno de ser llamado así, por parte de la izquierda ante los penosos resultados obtenidos. Resulta patético oír repetir a Susana Díaz que ha ganado las elecciones. Con el mismo estribillo Mariano Rajoy intentó convencer al Parlamento que debía seguir gobernando cuando la oposición lo defenestró. Y esa consigna se utiliza, especialmente por el PP, cuando el partido que ha sacado mayor número de votos pretende evitar que la oposición se una y lo derribe del pódium.
Pero en la situación actual, tanto Susana Díaz como la cúpula del PSOE, que posee muchos y buenos analistas –o al menos de ellos presumen- hora sería que hubiesen tenido el valor de relacionar lo sucedido en las elecciones andaluzas con sus tareas de gobierno. No se pueden despachar 37 años de hegemonía política y toparse de pronto con que son desalojados de la Junta, sin una explicación.
Siguiendo una táctica deplorable, que he observado también en EEUU por parte del Partido Demócrata, las explicaciones que han ofrecido hasta ahora los responsables del PSOE se limitan a echarle la culpa de su fracaso a todos los demás: la extrema derecha, la extrema izquierda, los populismos, la crisis económica. De su actuación durante casi cuatro décadas al frente de los destinos de Andalucía ni una palabra. Ni los procesos de los ERES, es terrible y patético ver cotidianamente en la televisión a Griñán y a Chávez en los juzgados aguantando durante meses la tortura de ser tratados como vulgares ladrones, en una repetición angustiada de los procesos que han acosado al PP durante años y que acabaron con la moción de censura que lo desalojó de la Moncloa. Ni la evidencia de que Andalucía sigue siendo la región que tiene el índice de paro más alto, donde se ha desmontado la industria hasta la raíz, con el infame resultado de que los trabajadores ahora reclamen fabricar misiles para venderlos a Arabia Saudí, con tal de tener un puesto de trabajo. Ni los problemas crónicos que siguen enquistados acerca de la violencia contra las mujeres y los niños, el paro femenino, los menores desprotegidos, españoles y extranjeros, los dependientes, la muy deficiente sanidad, unos niveles de formación educativa manifiestamente mejorables, unas vías de comunicación malas y deterioradas, han sido objeto de análisis y de rendir cuentas.
Diríase que la izquierda ha nacido para estar satisfecha de sí misma.
La misma actuación se observa en los dirigentes de Adelante Andalucía, y todavía con menor causa. Ni IU ni Podemos saben o quieren llevar adelante una veraz descripción de lo sucedido desde que iniciaron su andadura juntos. Son incapaces de aceptar que las incompletas y torcidas alianzas que han forjado desde junio de 2016 hasta ahora no solo no han dado el resultado prometido sino que han ido rebajando sistemáticamente el apoyo electoral que tuvieron por separado.
En las primeras elecciones en que concurrieron con la marca de Unidos Podemos, las dos formaciones y sus acólitos perdieron 1.200.000 votos. En la convocatoria autonómica de Catalunya pasó de tener 11 diputados la coalición de Iniciativa per Catalunya, Esquerra Unida y Alternativa Verds a 8 cuando se unieron a Podemos. Y ahora, en Andalucía, a todas las pérdidas se suman 300.000 votos menos de IU y más de 400.000 de Podemos. Cuando en la Coordinadora de IU, un mes después de las elecciones, se reúnen los representantes de las federaciones y de los partidos que la integran, se silencia el malestar de Equo que se retiró de las listas, por la falta de relevancia que se daba a los temas de medio ambiente, y no merece ni un comentario la denuncia que hace el Partido Feminista sobre la eliminación de la abolición de la prostitución del programa de Adelante Andalucía y la ausencia de los temas feministas en la campaña electoral.
Que la máxima dirigente de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, sea regulacionista de la prostitución y por tanto haya vetado nuestra demanda -que forma parte de los principios de IU desde hace decenios- de que se pronuncien por la abolición, y que ni en el programa ni en la campaña hayan tenido las mujeres el protagonismo que se merecen, ha sido motivo de reflexión ni debate en el seno de la coalición.
Es evidente el desprecio manifiesto que muestra la coalición acerca de integrar al feminismo, como desdichadamente se ha visto en la dimisión de las doce dirigentes del Área de la Mujer de IU, que un mes antes de las elecciones andaluzas aseguraban que disolvían el Área, y a cuyo manifiesto ni contestó la dirección ni han dado explicaciones cuando se les ha requerido.
Esta actitud se ha mostrado tanto en la cesión de los principios del programa de Adelante Andalucía ante la presión de Podemos como en la falta de discurso dirigido a las mujeres en la campaña electoral. En consecuencia, el feminismo no ha apoyado a la coalición.
Tampoco se dan explicaciones de por qué José Couso, uno de los activos más importantes de IU se va de la formación política enviando un duro escrito contra la dirección, ni cómo Marina Albiol sigue el mismo camino. Ambos después de haber permanecido años en la tarea de representar a la coalición en el Parlamento Europeo.
Con un triunfalismo digno de mejor causa, la carta que dirige Alberto Garzón  a los militantes afirma que pueden estar orgullosos del trabajo que han realizado este 2018. Y, ¿cómo se puede estar orgulloso después de haber perdido las elecciones? Y, ¿cuáles han sido las causas de que casi un millón de electores se hayan abstenido?
Porque no es cierto que la militancia de IU muestre entusiasmo por su tarea. Cualquiera que siga de cerca su evolución ha podido observar cómo desde hace tres años se ha rebajado sustancialmente la entrega y la iniciativa de los afiliados. Desde que en 2016 Unidos Podemos situó como cabeza de lista en Almería al general Julio Rodríguez, miembro que fue de la JUJEM de un Ejército que tiene el triste destino de ser miembro de la OTAN y que diseñó el bombardeo de Libia, para una candidatura que tiene entre sus miembros a IU, organización política que cuenta al PCE como fundador y cuyo nacimiento se forjó en la lucha contra la OTAN.
Y en Catalunya Podemos articula un confuso discurso que no se pronuncia ni por la independencia ni por la Federación, que no muestra ninguna seguridad ni firmeza en sus postulados, unas veces manifestándose con los independentistas y otras haciendo declaraciones contra la conducta del gobierno catalán, manteniendo una actitud de superioridad intelectual y ética que les da derecho a criticar a todos sin pronunciarse por nada.  El resultado de las elecciones autonómicas últimas fue la pérdida de tres escaños y la ulterior dimisión del portavoz Xavier Doménech.
Si añadimos que Rodríguez se ha pasado 4 años enfrentada a Susana Díaz, repitiendo que nunca pactaría con ella y considerándola el enemigo principal, no es de extrañar que el resultado haya sido tan penoso como el cosechado.
Lo temible es que de seguir actuando de igual manera en las próximas elecciones la izquierda coseche mayores derrotas.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

De un modo especial quiero agradecer a Lidia el haberme  descubierto en este artículo algo que nunca habría sospechado: que Teresa Rodríguez y Adelante Andalucía hacen la vista gorda en el tema esclavista y degenerado de la prostitución...y también en  los temas que atañen especialmente a las mujeres...Nunca lo hubiera imaginado. Cuando nos ayudó en el problema del Cremona y tuvimos la ocasión de conocerla de cerca, su iniciativa y sus ideas nos parecieron bastante lúcidas y honestas, muy sanas e  incluso críticas con el mismo Podemos...
Qué pena que el podemismo tacticista y torpe haya triunfado también sobre una conciencia tan limpia y abierta como la de aquella chica modesta, sencilla, lúcida y ejemplar con la que pasamos una jornada intensa y trascendente en Alacuás, para el asunto de la escuela pública reducida, allí mismo,  al barracón y a la indigencia estatal en unos años terribles (dos décadas interminables) en los que el pp trituró la Comunidad Valenciana, por activa, pasiva y perifrástica, por supuesto, con el consentimiento mayoritario de las víctimas abducidas y estafadas por la fanfarria de los corruptos meapilas, apoyado y bendecido hasta institucionalmente por el insuperable pucherazo estatal del sistema d'Hontd. Nunca pasa un día sin descubrir más mugre. Pero más vale eso que la mentira piadosa y demoledora del puré de conciencias a la flamenca. La peor y más dura de las verdades siempre es preferible y mucho mejor que la más dulce y suave colección de mentiras. Lo que no cuadra es qué pinta IU en ese mejunje, a sabiendas de lo que hay. Incluido el decenticidio en la fabricación y venta de armas a la dictadura genocida de Arabia Saudí. Pensaba que esa connivencia sólo había sido cosa particular de Kichi, una alucinación demagógica calenturienta y pasajera...Aunque es verdad que el argumento de que la guerra es también una fuente de trabajo y salarios nada despreciable que el pacifismo quiere cargarse aumentando el paro, se lo he escuchado a Cayo Lara. En todas partes cuecen habas y cada vez es más evidente que la conciencia personal es el único bien insustituible e imprescindible, del que disponemos. Rosa Luxemburg es un ejemplo indiscutible.
Ains!