jueves, 22 de febrero de 2018

¿Gobierno? No, una patética jaula de grillos

Amnistía Internacional denuncia a España por su falta total de sensibilidad humanitaria y por su brutalidad represiva



Amnistía Internacional (AI) ha denunciado este jueves los retrocesos que ha experimentado la libertad de expresión en España y considera que este derecho se restringió de forma "desproporcionada" en 2017. Así lo ha documentado en su informe anual en el que analiza la situación en 159 países.
"Este ha sido un mal año para la libertad de expresión", ha resumido Esteban Beltrán, director de AI en España, durante la presentación del documento.




La restricción al derecho de las personas a manifestarse, la falta de protección "adecuada" a refugiados y migrantes o la violencia contra las mujeres fueron algunas de las principales vulneraciones de derechos humanos en España el año pasado, de acuerdo con el informe. Estas son sus principales conclusiones.

Libertad de expresión y de reunión, "amordazadas"

La ONG alerta de que en 2017  se "restringió desproporcionadamente" la libertad de expresión y el derecho de reunión pacífica, tanto en el ámbito de las leyes como a través de algunas prácticas policiales. Esta restricción se produjo especialmente debido a la situación política en Cataluña, tras la suspensión, por parte del Tribunal Constitucional, de la ley del referéndum: "En Madrid y Vitoria, los tribunales prohibieron dos reuniones públicas de apoyo al referéndum".
Además de las limitaciones a protestas pacíficas, AI denuncia también el uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes por parte de las fuerzas de seguridad, en relación a las cargas policiales del 1 de octubre en Cataluña. "La policía disparó cartuchos de fogueo y pelotas de goma, e hirió de gravedad a una persona que perdió la visión de un ojo", recuerda la ONG.
Asimismo, AI tacha de "excesiva y desproporcionada" la prisión preventiva decretada en octubre para Jordi Cuixart y Jordi Sànchez, presidentes de organizaciones independentistas, acusados de sedición, un delito, a su juicio, "definido de forma muy general".



Civil guards clear people away from the entrance of a sports center, assigned to be a polling station by the Catalan government in Sant Julia de Ramis, near Girona, Spain, Sunday, Oct. 1, 2017. Scuffles have erupted as voters protested as dozens of anti-rioting police broke into a polling station where the regional leader was expected to show up for voting on Sunday.
Cargas policiales a las puertas de un centro de votación el 1-O. AP Photo/Francisco Seco
Por otro lado, decenas de personas fueron procesadas y 20 fueron declaradas culpables por "enaltecimiento del terrorismo" y "humillación a las víctimas" en las redes sociales en 2017, de acuerdo con la ONG. El documento recoge, entre otros, el caso de Cassandra Vera, tuitera condenada a un año de prisión por sus chistes sobre Carrero Blanco
"Alzar la voz se ha vuelto cada vez más peligroso en las redes. Están siendo criminalizadas letras de canciones y bromas bajo categorías vagas", ha criticado Beltrán. "En los últimos años se han disparado las condenas. En 2011, cuando ETA todavía mataba, hubo una condena por enaltecimiento del terrorismo. Del año 2011 al 2017 ha habido 76 sentencias condenatorias", apunta.
Además, periodistas y ciudadanos particulares fueron sancionados por la Ley de Seguridad Ciudadana, como la reportera Mercé Alcocer, de Catalunya Radio, multada con 601 euros por traspasar una línea policial "no señalizada" cuando estaba cubriendo el caso Pujol en la Audiencia Nacional. "Hay una inquietud por la autocensura a la hora de documentar actuaciones policiales, según los testimonios que hemos recibido, y muchas más personas tienen miedo a la hora de salir a la calle a protestar y reclamar sus derechos", sostiene Beltrán.

Continúan las devoluciones en caliente

Uno de los principales acontecimientos en materia de derechos humanos que dejó 2017 fue la condena del Tribunal Europeo de Derechos Humanos contra España por la devolución de dos personas desde Melilla a Marruecos en 2014, al concluir que estas son ilegales.
Pese a la condena, el Gobierno, según denuncia la organización, sigue llevando a cabo estas expulsiones sumarias en Ceuta y Melilla. "Desde la sentencia –el pasado octubre–, al menos 40 personas han sido expulsadas de forma ilegal corriendo el riesgo de ser sometidas a torturas y malos tratos, aunque el numero podría llegar a 130 personas", ha apuntado el director de AI.



Seis inmigrantes permanecen encaramados en la valla de Melilla
Seis inmigrantes permanecen encaramados en la valla de Melilla EFE
"Reclamamos que Estrasburgo reconociera que se había vulnerado el derecho a tener derechos, a que una persona que quiere traspasar una frontera tiene derecho a no ser tratado como un fardo", ha explicado Isabel Elbal, abogada demandante, quien ha destacado "el trabajo colectivo" en el caso. El Ejecutivo ha recurrido el fallo y la condena será revisada.
"El plazo de tiempo puede oscilar entre un año y un año y medio. En este plazo deben respetarse los derechos, pero se siguen practicando devoluciones y sabemos que el Gobierno no tiene ninguna intención de acatar la sentencia, salvo que le obliguen", asevera Elbal.
Además de las expulsiones automáticas, AI denuncia que en 2017 se siguieron cometiendo violaciones "flagrantes" de derechos y abusos contra personas migrantes y refugiadas en España. Pone como ejemplo el encierro de más de 500 personas en la cárcel de Archidona o "las restricciones a la libertad de movimiento" de los solicitantes de asilo en Ceuta y Melilla.
El informe recuerda otro de los "fracasos" de las políticas migratorias el año pasado: el incumplimiento de los compromisos de acogida de refugiados. Hasta diciembre de 2017, llegaron apenas el 15% de las 17.337 personas a las que el Gobierno se comprometió a reubicar. Mientras, quienes solicitan asilo siguen sufriendo retrasos en la respuesta sobre su petición, según la ONG.

Persisten los desahucios y los asesinatos machistas

A pesar del discurso de recuperación económica defendido por el Gobierno, "el impacto de las medidas de austeridad implementadas como consecuencia de la crisis está dejando desamparadas a decenas de miles de personas en España", ha insistido Beltrán. 
Un año más, AI ha vuelto a poner el foco sobre la exclusión sanitaria de los migrantes en situación irregular y los desahucios. En julio, expertos de la ONU concluyeron que España violó el derecho a la vivienda de una familia que fue desahuciada sin que se les proporcionara vivienda alternativa.
La escasez de viviendas sociales asequibles afecta en mayor medida, apunta la ONG, a madres solteras y mujeres supervivientes de violencia machista. Los derechos de las mujeres volvieron a ser en 2017 otro de los puntos oscuros en España. 48 mujeres fueron asesinadas por sus parejas y exparejas, según las cifras del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Trabas a la investigación de los crímenes franquistas

2017 tampoco fue un buen año para los familiares de las víctimas del franquismo, recuerda la ONG. "Las autoridades españolas continuaron cerrando investigaciones sobre crímenes de Derecho internacional cometidos durante la Guerra Civil y el franquismo", recalcan.
Además, la entidad denuncia que "se siguieron sin adoptar medidas" para localizar e identificar los restos de víctimas y se dejó a las familias y las asociaciones "sin apoyo del Estado" en las exhumaciones.
En febrero, la Fiscalía mexicana inició una investigación a raíz de la denuncia de Ligia Ceballos, quien descubrió que podría haber sido una "bebé robada" en 1968 durante el franquismo en España. Se trata del segundo país que investiga los crímenes franquistas, después de Argentina. 

EFE
"Ya sea por ley o intimidación, España se ha convertido en un país donde los riesgos para la libertad de expresión han crecido sigilosamente en los últimos años". Apenas un día antes de que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, haya asegurado que el Gobierno "nada ha tenido que ver" en la medida adoptada por el IFEMA de retirar de la exposición de arte contemporáneo ARCOmadrid la obra "Presos políticos españoles contemporáneos", del artista Santiago Sierra, The New York Times ha dado un repaso a España ante la amenaza que, a juicio del rotativo más prestigioso del mundo, sufre la libertad de expresión en el país.

*******************************************

¿Se puede gobernar desgobernando?

¿Se puede llamar democracia a una conjura de necios filibusteros que pretendiendo oprimir al pueblo para demostrar su inmenso poder represivo sólo consiguen lo contrario de lo que pretenden?

Hasta ahora los únicos motivos que hacen a España la protagonista mediática a nivel global son la falta de libertad, el pisoteo de los derechos fundamentales como la libertad de expresión, atropellos a los ciudadanos por manisfestarse pacífcamente hasta cuando deciden hacer una simulación simbólica de referendum como protesta o el simulacro de una proclamación unilateral de una ilusión independentista llevada al extremo, -precisamente por un atentatado antipolítico como lo fue el destrozo del Estatut catalán en 2010 a cargo del mismo inútil que ahora la ha liado parda-, unos recortes atroces y desproporcionados, una corrupción sin límites, un desempleo escandaloso, una insolidaridad de antología con los refugiados, una falta de ética e incapacidad absoluta para resolver asuntos políticos por vías políticas, una confusión total de los poderes del estado acaparados por una mafia de negociantes y un destrozo general de toda inteligencia aplicable en cualquier plano de la realidad. Sólo disponen de un fortísimo instinto depredador irrefrenable.

¿Cómo calificar a la galerista de Arco, Helga de Alvear, cuando obecece ciegamente, como un perro pastor, a ese IFEMA que más bien actúa como un INFAME torpe y obtuso, sin planterase nada más que aceptar órdenes convertidas en ley por venir impuestas ,sin someterlas previamente al  filtro moral de la propia responsabilidad? ¿Qué sentido tiene el arte y la exhibición de ARCO si se mutila el sentido primordial y el valor de la conciencia artística como denuncia de realidades impresentables? La mujer se reía del hecho mientras no disponía de  argumento alguno para explicar lo que estaba sucediendo. La banalidad del mal es atroz, está disuelta como la sal marina en la ignorancia y la ecasez de ética de los pueblos sometidos y acostumbrados a la sumisión hasta el punto de considerarla como vitud y civismo. La insumisión no consiste en el barullo ni en montar batallas campales, sino en tener razones éticas para decir un no bien contundente a las injusticias y los atropellos. ¿Qué habría ocurrido si Helga de Alvear en vez de pensar en el nogocio que le va a reportar ARCO hubiese pensado en los derechos que vulneran la orden del IFEMA?

Cristina Cifuentes asegura, en su natural modo Poncio Pilatos, que no tiene ni idea del tema, siendo la responsable de todo. Si es cierta su responsabilidad, es una irresponsable y si no es reponsable de semejante disparate, ¿qué pinta ocupando un puesto público que la soprepasa y cobrando un sueldo por no hacer nada más que salir en los medios asumiendo que nunca sabe nada de las responsabilidades que ella misma se atribuye cuando no hay que asumir errores, corrupciones y barbaridades?

¿Y qué decir de ese lince de jueza secuestradora del libro "Fariña", donde el delito consiste en contar los casos de corrupción por la droga en Galicia, y nada menos que en 'mancillar el honor' de un alcalde corrompido hasta las trancas e inhabilitado durante años por la propia justicia para el ejercicio de cargos públicos, fechorías que la mayoría de españoles no conocíamos hasta que el mismo ex alcalde se ha ocupado concienzudamente de ponernos al día acerca de sus méritos monipodianos? Una denuncia fuera de tiesto, con un montón de años de retraso... cuando el libro lleva diez ediciones, y con la evidencia demostrada de que el propio denunciante ni siquiera conoce el texto ni lo ha leído y sólo sabe que habla de él... y se figura que han contado todo lo que hizo, y no, que su espléndido curriculum de mangui municipal en ese libro se reduce a un par de citas...En fin, que la miseria apesta y hasta nubla las entendederas del gerifaltado caciquil y acaba por convertirse en boomerang cargado con la misma mierda con que se lanzó, pero reforzada y multiplicada en el viaje de vuelta.

La ceguera de la sumisión es tan terrible y anestésica que inutiliza a las sociedades humanas hasta que se deshumanizan sistémicamente.

Esa intolerancia histérica contra todo lo que les obsesiona y esa manga de anchura inconmensurable hacia todo lo que les da beneficios han convertido al desgobierno de España en una jaula de grillos trastornados. Sin presupuestos no se puede gobernar. Sin diálogo y podridos de corrupción hasta las trancas es imposible tener tiempo ni espacio para alaborar presupuestos ni nada de nada si  toda la atención está puesta en ocultar mondongos que crecen como champiñones: en la oscuridad y entre el estiércol. Confiar en que gente que sólo quiere mandar por mayoría se eduque en la pluralidad respetuosa y cooperativa de la democracia es pedir peras al olmo. Rajoy y el pp,no han encontrado en C's a un socio, sino su propio espejo.

Como ciudadana de este engendro llamado España me avergüenza y me entristece profundamente que ms hermanos catalanes con ideas secesionistas, que no comparto, pero que comprendo, estén encarcelados y que los que no quieren cárcel estén en el exilio porque en España pesa sobre ellos la orden judicial de búsqueda y captura, mientras sobre el clan Rajoy no existe el menor reparo judicial, una vez demostrado de mil formas que M.Rajoy ha estado desde siempre al loro y detrás de todos los enjuagues. No es posible que toda una organización para delinquir tenga una cabeza visible que no comparta la misma finalidad. En tal enjuague nunca se elegiría como presidente a alquien honesto. Las señorías tribunalescas tendrían que revisar el uso maquiavélico y acomodaticio que hacen de las leyes.

Mientras tanto, los grillos están desatados.

ZOO - 03 VENTILADORS

Iñigo Errejon DURO con Rafael Catala que hace el RIDICULO con Venezuela ...

miércoles, 21 de febrero de 2018


Las cigarras estamos hasta los perendengues

Juan Carlos Escudier

Rajoy, que es como una madre para España con permiso de Susana Díaz, nos ha leído estos días de atrás el cuento de la cigarra y la hormiga, pero en vez de ayudarnos a conciliar el sueño nos ha dejado con los ojos como platos y amorrados a la valeriana. Recomendaba el presidente que nos diéramos al ahorro como si no hubiera un mañana, o mejor dicho, como si lo hubiera, ya que sólo así podremos hacer frente a los reveses de la vida, complementar nuestras pensiones y sufragar la educación de los niños, que lo del pan debajo del brazo, al parecer, sí que es un cuento.
A falta de una promoción ulterior del seguro médico de Adeslas o de Sanitas, lo que se nos anunciaba en la fábula era el colorín colorado del Estado del Bienestar, sobre cuyos pilares ha ido colocando el Gobierno unas generosas cargas de dinamita para que la demolición sea fulminante, el solar quede despejado y la llamada iniciativa privada nos venda unos adosados con jardín y barbacoa de obra a precios de mercado. En resumen, preparémonos para volver al siglo XIX, sálvese el que pueda y el que más chufle, capador.
Sobre el ahorro existen en el PP dos escuelas de pensamiento radicalmente opuestas. De un lado, están los ahorradores compulsivos como Bárcenas, que tacita a tacita se bastaba para llenar un banco suizo; o el mismo Granados, que tenía la tacita algo más pequeña y se fiaba poco de los bancos, de ahí que improvisara una de sus huchas en el altillo de un armario empotrado. Y luego están quienes como Esperanza Aguirre viven en palacetes de techos altos y se les va todo en calefacción y en regar latifundios, o la propia Cristina Cifuentes, que apenas si le llega con el sueldo de presidenta de Madrid y sólo guarda 3.000 euros en la cartilla por si necesita ir al dentista a hacerse una endodoncia o querellarse contra Granados, un lujo que Aguirre no puede permitirse en invierno.
La población también está dividida sobre este asunto. Hay quienes han ahorrado tanto que hasta invierten en atizar mondongos al PP para sus campañas electorales, en afortunada expresión del exBigotes, un golfo singular que merecería codearse con Pérez Reverte en la Real Academia cuando salga del trullo. Lo que hoy se llama mondongo fue conocido tiempo atrás como convoluto, un término que acuñó un exembajador alemán metido a comisionista para definir el cheque de Seat de 150 millones de pesetas que tenía en su despacho. La corrupción enriquece incluso al vocabulario.
La mayoría, en cambio, somos cigarras que pagamos la lira a plazos. Nuestra aversión al ahorro no sólo deriva de los sueldos de mierda, las pensiones raquíticas, el paro o los niños, que comen como limas y van a inglés y a clases de tenis por si nos salen Nadales y nos jubilan anticipadamente. No ahorramos conscientemente, porque somos keynesianos y sabemos de su paradoja. Todo lo que ahorremos dejaríamos de consumirlo, lo que provocaría que la producción cayera y también el empleo, lo que nos llevaría a tirar de los ahorros para ir a por el pan ya como flamantes parados. En resumen, mayor ahorro equivale a menor consumo y más paro y, como derivada, a un menor ahorro.
Rajoy debería tener claro que somos cigarras ilustradas y que, aunque cantemos mucho en verano, aún nos da para pagarle el sueldo y sufragar las mordidas que su partido ha ido perpetrando en las últimas décadas. Ahorramos poco, es cierto, pero esperamos de un presidente del Gobierno que no se dé al pluriempleo como agente de seguros o comercial de la banca, garantice los servicios públicos, asegure unas pensiones dignas a los jubilados y promueva una fiscalidad que redistribuya la riqueza y no consolide la desigualdad y perpetúe la pobreza. Del cuento de las jodidas hormiguitas estamos hasta los perendengues. Pruebe con el de Alí Babá, que ese sí que debe de bordarlo.

Mercedes Sosa - Todo Cambia canción

Todo cambia...afortunadamente


Hoy quiero hacer un ejercicio de repaso. Y para ello cuelgo aquí un post de hace exactamente cuatro años. Podemos acababa de hacer su aparición en el Parlamento Europeo y la esperanza para el cambio se derramó por toda la sociedad española medianamente presentable. 
La vieja IU se lo tomó fatal, sobre todo el viejo comunismo. Era tremendo salir a la calle o ir a una asamblea de Yayosflauta en Valencia. No sé cómo andarían por el resto del País. Pero aquí era indescriptible, se hablaba continuamente "del enemigo", se salía los lunes a la Plaza del Ayuntamiento (que en aquellas fechas había sido trasladado a la calle Amadeo de Saboya) y toda la actividad era gritar improperios e insultos contra Barberá, que pasaba de todo y de todos.
Recuerdo que harta de estar presente en aquel circo, les presenté unas propuestas de trabajo, como por ejemplo, que la salida de los lunes no se quedara solo en los gritos y los megáfonos sino que además, mientras unas gritaban, otras y otros nos parásemos con la gente que se nos quedaba mirando, les comentásemos qué reivindicábamos y les preguntásemos acerca de qué problemas querrían exponer en el Ayuntamiento, y una vez recogidos los datos, presentarlos nostras mismas en el siguiente pleno municipal al mismo tiempo que les recomendaríamos que hiciensen lo porpio en las juntas municipales de sus distritos, para que de ese modo la base social se comprometiese en las tareas municipales y emèzase a controlar al menos un poco, el aparato del poder. Y, sobre todo, se crease conciencia. Otra propuesta fue la de cooperar en centros de enseñanza pública (escuelas, institutos y universidades) haciendo talleres y coloquios sobre la memoria histórica que le  tocó vivir a nuestra generación,  de pequeños y de jóvenes en pleno franquismo.
Otra propuesta fue la de dejar de ir al bar los lunes a consumir gastando y hacer la reunión en la plaza para charlar y debatir, sentados en sillas plegables que no pesan y se pueden llevar desde casa, y con el dinero ahorrado de los cuatros lunes del mes, ayudar en los bancos de alimento de los barrios.
Otra idea fue la de invitar a la gente del Psoe con más conciencia, a encuentros en la Izquierda, debates y diálogo en la diversidad, no para arramblar y sorpassar con votos y hundir partidos sino de cara a una evolución común que propiciase la cooperación amable y sana con la empatía política y no la rivalidad deshumanizada y propia del capitalismo, buscando lo que nos une  y comprendiendo y respetando lo que nos separa mediante la escucha y la cercanía.  Lo propuse al Psoe y ellos convocaron un encuentro, al que acudieron las bases hasta con autobuses de  las tres provincias, se hizo un debate intensísimo en la sede de Blanquerías, se cantaron las cuarenta al viejo Psoe, con una libertad, una transparencia y una determinación que ya me hubiese gustado ver en la durísima e impecable IU de entonces. Pero no asistió ni un sólo/sola yay@flauta que estaban invitados y con asientos reservados. 
Me pusieron verde. Me llamaron traidora a la causa cejijunta y encabotada en sí misma. Hasta el punto de que una de 'mis mejores amigas' advirtió al colectivo de la peligrosidad de mis propuestas y les aseguró que yo sería capaz de acabar con los yay@sflauta si me lo proponía. Nunca imaginé tener semejante poderío y a continuación comenzaron a llegarme e-mails de compañeras y compañeros llamándome de todo menos guapa y buena. Incluso haciendo un muestrario de mis criminales intenciones, que no sé de donde se lo sacaron, pero fue alucinante. Nunca imaginé que la fantasía humana diera para tanto  a la hora de implementar el darck side y las especulaciones más negras y enloquecidas.

En tales tesituras escribí el post que adjunto aquí debajo. 

Afortunadamente al llegar otros aires renovados al aparato del partido, la vieja momia que todo lo bloqueaba se fue diluyendo ante la realidad impepinable: no se puede ni se debe convertir la evolución humana necesaria para la supervivencia, en todos los aspectos, en una colección de absolutos intocables si dichos absolutos nos están demostrando que ya no dan más de sí. Que renovar las herramientas y las Ideas, no significa liquidarlas sino adecuarlas, ampliarlas  y enriquecerlas con experiencias renovadoras que las actualizan, como cuando para bucear te pones un traje de neopreno que no usas para ir a clase o a la compra. Y no por eso dejas de bucear ni vas con el traje de buzo por todas partes. Se trata de madurar y no de despreciar y hasta combatir todo lo que no se comprende porque  ya lo heredaste formateado de un modo determinado, acerca de historias que nos han contado unos y otros, que seguramente, fueron verdad, pero que nunca sabremos hasta qué punto se ajustan a una realidad objetiva, el relato exclusivamente emocional no es garantía creíble al 100% y deberíamos tener en cuenta ese factor si de verdad queremos un mundo más habitable y hospitalario. Donde quepamos todas sin hacernos daño. Donde el 'triunfo' de unas no signifique la humillación y el ninguneo de las otras.
Si ese sistema de transmisión generacional nos saca del presente y no nos deja construir el futuro, encadenados al pasado, de poco vale nuestro empeño tanto para mejorar nuestro entorno político y social como a nosotras mismas. 

El recolmo era cuando pasábamps delante de las manis de estudiantes y el coro yayil soltaba su mantra favorito: "Nosotros pudimos, vosotros podréis" Eran incapaces de ver  la realidad, estaban convencidos de que nuestra generación había logrado conquistar el Himalaya del bienestar social, sin ser capaces de unir causas y efectos ni hacerse la más mínima autocrítica. Hay que aterrizar, y reconocer que si tuvimos un tiempo económicamente más propicio a causa de las reivindicaciones laborales de los sindicatos, fue porque al capitalismo le interesaba camelarse a la Izquierda con la chapa y pintura de la socialdemocracia, que mordiéramos el anzuelo del consumismo, que nos lanzásemos a la ratonera de las hipotecas que nos atarían para toda la vida tras dejarnos en la calle, una vez perdido el trabajo en una de sus innumerables crisis teledirigidas, y nos convertirían en los nuevos siervos de la gleba y que esa servidumbre va unida al miedo y a la sumisión, al bombardeo mediático y al lavado de cerebro que lo acompaña. 
¿Si hubiéramos "podido" de verdad, acaso estaríamos ahora como estamos, planetariamente y energéticamente en las últimas y gobernadas por un Rajoy? ¿Qué sociedad hemos construido y cambiado, y en qué dirección se ha hecho ese cambio, qué valores éticos, qué conciencia nos guía y nos sirve de soporte si un gobierno socialista nos deja sin soberanía frente a los abusos financieros de la troika y pone en marcha una ley de desahucios que alucinas y considera a su inventora, Carme Chacón, casi  una Rosa Luxemburg, sólo porque se ha muerto y eso da mucha pena, cómo si la muerte fuese una excepción para la peña con glamour? ¿Qué aspiraciones hemos desarrollado, además de conseguir salarios menos esclavistas, seguridad social que cualquier gobierno nos puede quitar a capricho de sus intereses, un Parlamento bloqueado por una panda de cenutrios y un Poder Judicial que ha rebasado todos los límites de la injusticia al servicio de los "padrinos" del Ejecutivo? ¿Era el objetivo de tanta lucha lograr que la clase trabajadora se convirtiera en clase pijodependiente, con sus chalets y un par de coches además del piso? ¿Era ésa la igualdad? ¿Hacernos todas depredadoras y consumidoras a muerte para ser iguales a lo peorcito de la epecie? ¿No podíamos haber ido descubriendo en paralelo que el bienestar humano no es compatible con el destrozo medioambiental ni  con la explotación y el exterminio programado de los seres humanos culturalmente distintos a nosotros para arrebatarles sus recursos naturales y esclavizarles con el mismo sistema que nos permite ilusamente vivir hipotecados a todo tren mientras ellos y ellas ya no tienen ni tierra que pisar que no sea la fosa común del exterminio? ¿Seguro que pudimos? Creo que nos hemos pasado de bocazas...

En fin, que las emociones más manipulables se hacen las amas del tingado y no se sabe como gestionarlas y son ellas las que se acaban empoderando de las personas en vez de ser al revés, como sería lógico y deseable. 
Es una barbaridad encarcelar y multar la libre expresión de los seres humanos, algo que jamás es delito, pero, aparte de esa evidencia ¿es necesario ser tan violentos y desagradables en el uso del lenguaje? ¿Qué beneficios aporta a la sociedad tener unas redes de hipotética comunicación, convertidas en cloacas 'suciales'? ¿Qué morbosidad hace posible que la basura y sus me gusta o no, se convierta en la reina del mambo de Internet? 
Pues algo parecido ocurre con las ideologías políticas cuando las convertimos en mercadillo donde cualquier medio justifica el teórico fin ideal. No es tan fácil y deberíamos entender que Macchiavelli no nos dejó un tratado de política inteligente y ejemplar sino una sátira camuflada en El Principe, para evitar que los friesen en la hoguera, donde hacía una crítica despiadada a Fernando El Católico y su fabuloso equipaje moral. Justamente el autor nos está advirtiendo entre líneas acerca de los peligros que conlleva una visión desalmada de la política. Tengo que decir también que algún que otro responsable de consejo ciudadano podemita -era o seguirá siendo no lo sé- también interpreta así a Macchiavelli.

Tras cuatro años  pasados en esa especie de penitencia incomprensible, ahora tenemos el privilegio de contar con una IU renovada e inteligente, ética y lúcida que sin dejar de ser Izquierda ha sido capaz de abrirse a la diversidad, no sólo de dentro, sino también de fuera. Y sin complejos de ningún tipo es capaz de trabajar constantemente a favor del bien común y que ese objetivo es para ella algo mucho más importante que ser la estrella de las urnas en plan arrasador. Cualquier persona de izquierdas de verdad, prefiere, por el bien de todas  que nunca se saquen mayorías absolutas, ni aunque sean "nuestras".
La política convertida en enfermedad y en mercadillo se ha empeñado en considerar que ganar elecciones es como ganar en el deporte, una competición que aplasta y ningunea a los que no han tenido el meritazo de engañar mejor a los votantes. Y no es así.
Si de verdad nuestro empeño es la democracia no es deseable nunca una mayoría aplastante de ningún partido por mucho que nos parezca el mejor, sino un Poder Legislativo plural donde todas las voces tengan iguales derechos y no sea el número, sino la igualdad, el valor que rija sus normas. Lo mismo estaría  genial un poder Ejecutivo plural donde todos los grupos parlamentarios tuviesen un portavoz en el el Consejo de Ministros. Hay que cambiar tanto y tantas cosas, sobre todo dentro de nuestros esquemas a los que la peña se aferra para no perderse, como si ya no estuviese perdida en el infierno de la manipulación consentida y hasta premiada con el aplauso y la fidelidad del borreguismo, siempre tan fiel a sus tópicos y letanías fatales.


miércoles, 26 de febrero de 2014

El gran fallo de Izquierda des-Unida

Es una lástima. Y bastante triste, tener que elegir entre dos partes externas que en tu conciencia son una sola. En las dos últimas legislaturas  voté por ella: la izquierda unida que deseo de todo corazón. Sus ideas son las mías fundamentalmente. Mi sociedad "ideal" es la de Karl Marx, la de Sócrates, la de Kant, la Gandhi, la de Mandela y Robert Kennedy, la de Albert Camus y Ernesto Cardenal y la de Jesús de Nazaret unidos a la izquierda de Dios Padre para amar y reconvertir en humana a la hermana diestra, siempre tan tiesa y poseedora de todas las verdades, y de todos los dineros sobre todo, lo mismo que el hermano 'impecable' del hijo pródigo, plastificado y endurecido en su virtud intocable para la piedad y la compasión que superen la limosna al pobre mejor vestido y menos sucio. Yo votaba a esa mano izquierda del amor divino. Hasta que me acerqué a ella para trabajar en la sociedad y comprendí que no es el amor a la humanidad ni su confianza en ella lo que la mueve, sino "el odio de clases". El cainismo y la intolerancia que nos mata el alma y los sentimientos humanos para convertirnos en peones del fanatismo que ha hecho una religión y un dogma inamovible con sus fijaciones.
Es imposible que funcione un proyecto de mejoras para el bien común en un caldo de cultivo lleno de insidias, chismorreos miserables, rivalidades, envidia, murmuraciones, despellejes por la espalda y sonrisas a la cara, rechazo frontal a la más mínima objeción crítca aunque sea constructiva, imposiciones manipuladoras desde arriba con menosprecio de toda democracia interna. Intromisión y juego sucio en plataformas cívicas con el fin de apoderarse de ideas e iniciativas para controlarlas desde dentro. Exclusión de todo lo que no sea "puro". Un panorama oscurísimo, que más acerca a Lenin y a Stalin que al futuro sano de una humanidad plural y respetuosa donde el bien común sea la base y el resultado, que es lo que deseo para todos.
He terminado por comprender algo que no entendía: los pocos votos que nunca han permitido que esa formación llegue a la oposición y al gobierno; no me lo explicaba conociendo su estupendo programa de gestión política. La actitud combativa y violenta sin necesidad y excluyente en todos los proyectos, de todo elemento innovador "sospechoso" de ser socialista o demasiado independiente y dialogante, me ha terminado por convencer de que ese camino no lleva a ningún sitio, es un callejón sin salida, que nunca podrá alcanzar un quorum general, porque es mentira en realidad ya en su misma definición: izquierda unida ¿qué significa? ¿unida a quién y a quiénes, si rechaza a toda la izquierda que no se somete a su disciplina de partido rígido y petrificado? Incapaz de cooperar con otra izquierda aunque sí lo haga, paradójicamente,  ¡con el pp! pero no porque lo entienda y lo respete, sino para impedir que gobierne el psoe...por odio visceral puro y duro, aunque los ciudadanos se lleven la peor parte de tales asociaciones contra natura. Está lejísimos de la ciudadanía real, la desprecia si no está afiliada o es devota de su historia. Sale a la calle aprovechando el descontento y la indignación, sólo a gritar su rollo, a insultar y amenazar constantemente con un machismo que espanta ("si nos tocan las pensiones les cortamos...lo que rima" y no son las razones precisamente, "si esto no se arregla guerra, guerra, guerra", "esto pasa por no haber guillotinado nunca a nadie"); vive de segregar adrenalina contra todo, sin saber que esa hormona agota las defensas y la resistencia del sistema nervioso, además de producir confusión mental, pero es adicta a tal sustancia suprarrenal y tanto como a lo que sólo ella convoca y maneja para apoderarse de los motivos y la rabia en exclusiva, no para estar al lado de los demás sean quienes sean en su problema, sino para fagocitar lo que pueda en votos y militantes. 
No me extraña que no quiera asociarse con Podemos ni con nadie que proceda del 15-M y no haya cambiado el diálogo asambleario por la posición de "¡firmes, ar!", porque la libertad de opinión y el diálogo se le atragantan y los debates entre partes distintas entre sí, le parecen una innecesaria pérdida de tiempo, lo que suele demostrar cerrándose en banda y ninguneando con excusas irrisorias.  Y es una pena que programas tan coherentes y bien pensados no cuenten con la mediación y los recursos dialógicos del entendimiento y del respeto práctico por la diversidad, por  criterios que no son sólo el propio y que una soberbia ideológica de tal calibre, que sólo encuentra algo igual en la curia católica, nos prive de una gran riqueza operativa y estructurada.Ya lo dijo Boff hace muchos años en su libro Iglesia, carisma y poder, donde explica las similitudes funcionales indiscutibles entre el Vaticano y el Kremlin.
A pesar de ese mundo turbio, y aunque ya no les vote más si no hay cambios importantes, sigo asistiendo a cualquier movida ciudadana que salga de su iniciativa, como voy a cualquier otra, porque me he propuesto ir a todo lo que implique solidaridad con mi prójimo maltratado sea del color que sea. Y sigo pensando que me duele muchísimo renunciar al sueño de una sociedad de izquierdas a la antigua usanza, pero que sin democracia interna, sin acogida al otro cuando su mundo no coincide con el mío, sin consultar las decisiones importantes con las asambleas y sin ver un palmo más allá de la dictadura "del pueblo", -que luego se apunta al consumismo, al despilfarro insolidario, al chanchullo y a todos los vicios del capitalismo, pero con puño en alto y cantando a las barricadas- Todas las dictaduras son horribles. Las "del pueblo" también, porque un pueblo que madurando se ha hecho libre y cívico, no necesita ser dictador de nadie ni andar trampeando y viendo enemigos hasta debajo de las sillas.
De momento, Podemos . Y esperamos seguir pudiendo cada vez más, porque he visto y comprobado en la práctica de cada desahucio impedido, de cada iniciativa solidaria, de cada empeño que se logra y consigue triunfar sobre la mugre del borreguismo, de la resignación y del miedo, que el amor desinteresado y generoso por los seres humanos, cuando se une de verdad a la causa de todos, sin barreras ni divisiones, limpio, claro y directo, con escucha y entendimiento, consigue lo que se propone. Hasta organizarse y funcionar divinamente. Y SÍ SE PUEDE!