lunes, 28 de febrero de 2011

Camps pagó 2,5 millones por un proyecto fantasma a Calatrava




La Generalitat contrató en 2005 al arquitecto para diseñar unas torres nunca hechas y planeadas sobre un solar ahora en venta.


("Público",28-II-2011)



**************************************************************************************************************************************


Comentario del blog:


Me pregunto algunas cosas. ¿Los españoles leen alguna vez los periódicos? ¿Las encuestas sobre la intención de voto son reales o manipuladas? ¿Vale la pena seguir creyendo que la justicia como recurso moderador del poder es real? ¿Qué le ha pasado a la conciencia social que duerme anestesiada en el fondo del baúl de los olvidos? ¿Nadie recuerda ya la dictadura y el clima de amenaza constante que soportamos en los años de la transición? ¿Cómo se ha educado a las nuevas generaciones? Agarradas a la Play Station. Al móvil. A la dependencia de los padres hasta que les salen canas?


Esta noticia de "Público" debería ponernos las pilas y los pelos como escarpias. Cómo podemos votar una y mil veces a individuos ineptos e irresponsables de este calibre. Cómo podemos pensar en la abstención que les permitirá eternizarse en la isla inexpuganable de la desidia ciudadana.


2,5 millones de euros missing en los bolsillos de Calatrava. ¿Cuántos necesitados de ayuda urgente por la Ley de Dependencia podrían haber sido atendidos con ese dinero? ¿Cuántas plazas de asistencia hospitalaria se podrían haber habilitado? ¿Cuántas becas de comedor escolar estarían aún vigentes y cuántos libros de texto podrían haber adquirido los centros de enseñanza pública para uso reciclable de los alumnos con un sistema de ahorro y al mismo tiempo educativo en el valor de la responsabilidad, la simplificación y el freno al despilfarro? ¿Cuántos puestos de trabajo se pueden crear con 2,5 millones de euros en ayuntamientos, escuelas, hospitales, bibliotecas, cuidadores a domicilio, transportes, etc...? ¿No administraría mucho mejor el presupuesto público una comisión de amas de casa honestas y prácticas, acostumbradas a hacer de un euro, cincuenta, que esa colección de espantapájaros parásitos, negados para todo lo que no sea vacuidad, estupidez y corrupción, no tanto por delincuencia como por torpeza y desorientación irresponsable?


No necesitamos políticos ni ideología política. No necistamos patriotas ni desfiles, ni banderas. No necesitamos bandos a derecha, izquierda, delante o detrás, como si fuese aquel baile de la yenka de los años sesenta. No necesitamos líderes. Necesitamos urgentemente seres humanos, HUMANOS de verdad, éticos y lúcidos. Y además técnicos con inteligencia, no sólo robots con habilidades.


Nos sobran encuestas. Nos sobra manipulación. Nos sobran cenizos. Nos sobran egocéntricos, asustados, violentos, hipócritas, chorizos que se aprovechan del rio revuelto para montarse la charcutería. Nos sobra pasotismo meninfot, nos sobra desvergüenza, chulería, desconfianzas y credulidad. Buenismo y cinismo. Huída hacia la nada. Nos sobra estupidez y beatería religiosa y civil.


Nos falta valor bien encauzado. Sensatez cooperadora. La lógica de lo justo. Capacidad para detectar lo que es trigo y lo que es un hierbajo con forma de espiga y qué se puede y debe hacer con ambos.

Nos sobran trámites, rituales, inercias, teorías y nos faltan valores tangibles y vivibles. Nos sobra comodidad colectiva y privada, de borregos en redil desastroso y nos falta conciencia individual y solidaria inquieta, viva y despierta. Porque sólo podemos dar lo que tenemos. Quien está en plenitud de su integridad humana, puede dar mucho, quien está dormido y soñando en las Batuecas, no puede dar nada. Y dar es recibir, porque se crea prosperidad en el bien común. No dar es lo mismo que robar: inútil y perjudicial a largo plazo. Ruinoso para todos.

¿De qué sirve que yo me haga multimillonaria arruinando a los demás si luego no habrá nadie que pueda mantener mi imperio porque habré arruinado a todos o me habrá cargado la naturaleza con mis abusos y ya no se podrá respirar ni vivir porque todo será tóxico? Eso le está pasando a la banca y a la ambición salvaje de acumular por enfermedad más que por vicio. Que no tiene dinero líquido y acumula viviendas ruinosas y destrozadas, por el impago de las hiopotecas. Pisos horribles, comprados por los pobres que se arruinaron en la transacción, ellos pierden casa y dinero pagado y la banca se queda con la basura invendible y sin dinero. Ruina para ambos. Los pobres de golpe, la banca gota a gota. Pero el resultado es el mismo.

Ahora el Estado en vez de inyectar dineros gratis en los bancos, debe quedarse las viviendas expropiadas por la banca; arreglarlas, dando con eso trabajo a los parados. Y alquilándolas a precios razonable y negociables, según el caso, dando trabajo a mantendores e inspectores que se encarguen de revisar el estado y la conservación de las viviendas. Exigiendo que los inquilino las cuide y mantenganen buen estado y pague de su bolsillo los desperfectos causados. Así se crea, se construye y se administra. Y es sólo un ejemplo de lo mucho que se puede hacer.


Pensemos, inventemos y luego compartamos ideas, tracemos planes y movamos energía entre todos. Salgamos a las calles, no sólo a gritar y a pedir, sino a demostrar que tenemos mayoría de edad democrática para realizar lo que necesitamos y elegir gestores que nos ayuden a conseguirlo. Concretemos las iniciativas y demos forma a los proyectos. Somos individuos, personas concretas, no una masa cansada, enfurecida y casi depresiva. Ni irresponsables very happy que piensan que las cosas se hacen solas por el hecho de moverse mucho o de rezarle a la Maredeueta y a San Vicent.

No se hace nada a golpe de revoluciones rabiosas que se desinflan después de haber provocado dolor y sufrimiento, represión y mordazas. No se crece a golpe de resiganción ni de fanatismo acojonado que se refugia en sus ideas fijas ante la convulsión del tiempo. Tampoco en nombre de una libertad destarifada y caprichosa que sólo es un grito infantil y egocéntrico multiplicado por el descontento y un vacío que sólo llena el valor personal intransferible de la madurez responsable y gozosa. Esperanzada.


Es estupendo el movimiento de protesta que ahora conmueve el mundo islámico. Pero, si esperan que la salvación venga de una democracia caída del cielo, se equivocan. Las democracias no nacen como los hongos, por putrefacción del medio. Una democracia verdadera aún no ha existido en este planeta porque no ha existido aún todo un plueblo formado por una mayoría responsable de sí misma. Adulta y despierta. Una verdadera democracia se autogestiona sin necesidad de "clase política". Y eso todavía está muy lejos. Me temo que estos movimientos de revolución "milagrosa" que parecen "naturales" no son sino producto de un sesentayochismo desesperado y manipulado, como siempre ,por los ajedrecistas del juego de siempre. Hay quien se divierte usando la tecnología como si fuese un videojuego, pero con muñecos de carne y hueso. Si Assange y su Wikileaks no ha dado el juego apetecido, ahora se inventa algo más heavy: mover masas desesperadas con el mando a distancia. A ver qué pasa. Todo menos aburrirse con el vacío propio.


Otro mundo es posible, claro que sí. Pero sólo si lo construimos desde el crecimiento individual que se integra en el colectivo al mismo tiempo. No se puede hacer nada en común, que salga bien, si en privado se es miserable, desagradecido, egoísta, desagradable, mentiroso, abusador, negativo, envidioso, prepotente, tirano, irrespetuoso, ladrón, aprovechado, etc....Sin buen material de construcción todo se deshace enseguida y los millones se evaporan en el bolsillo de cualquier calatrava que se cruce por el camino. O en la vorágine de una vida sin sentido, que como un terremoto, destruye y se termina con su misma destrucción, mientras lo que ES continúa siendo sin solución de continuidad.



sábado, 26 de febrero de 2011

¿No suena este relato como si fuese noticia de hoy?

"El fantasma de la deuda era temido por todos. Los miembros del grupo
familiar se ayudaban unos a otros para defenderse de las presiones y
chantajes de los recaudadores, pero tarde o temprano bastantes caían
en el endeudamiento. Jesús conoció Galilea atrapada por las deudas. La
mayor amenaza para la inmensa mayoría era quedarse sin tierras ni
recursos para sobrevivir. Cuando, forzada por las deudas, la familia
perdía sus tierras, comenzaba para sus miembros la disgregación y la
degradación. Algunos se convertían en jornaleros e iniciaban una vida
penosa en busca de trabajo en propiedades ajenas. Había quienes se
vendían como esclavos. Algunos vivían de la mendicidad y algunas de la
prostitución. No faltaba quien se unía a grupos de bandidos o salteadores
en alguna zona inhóspita del país. Según E. W. Stegemann / W.
Stegemann, “el endeudamiento y la expropiación de los pequeños
agricultores son los signos de la época romana”.

URBANIZACIÓN EN GALILEA

Esta situación difícil de los campesinos galileos se agravó más cuando,
en el corto período de veinte años, Antipas reconstruyó Séforis y edificó
la nueva capital Tiberíades."

"JESUS. APROXIMACIÓN HISTÓRICA"
(J.A. Pagola)

********************************************************************************



Comentario del blog:

Repasamos la historia del mundo y no parece que hayan cambiado nada más que los nombres y las fechas, porque el contenido bien podría aplicarse a Valencia en pleno 2011 d. C!!!! ¡Toma castaña!

"Los impuestos se comen a los ciudadanos. Las familias se ayudan como pueden pero tarde o temprano los patricios que gobiernan el S.P.Q.V. (senatus (ex)-populusque valentianus), cobrando sueldos de escándalo, acumulando bienes en forma de trueque por influencias clientelares, ya sean tunicae praetextae (trajes para ejecutivos) o in saccus Louisvuitonix (o en bolsos de Louis Vuiton), sicut pecunia Castellonensis (como los dineros de Castellón) ex Caroli Frabrae ( de Carlos Fabra) obtenidos per iocum tesserae (en el juego de azar) ad propriam legem applicandam ( amañando la ley a su manera) van arruinando al pueblo. La Comunidad, en números rojos está atrapada por las deudas hasta tal punto que la Administratio Pubblica está gestionada por los grandes mercaderes del Imperio. Los pecunia Praetorii (presupuestos del ayuntamiento) y los stipendia medica et tamen quorum magistrium, es decir, sueldos de los medicos y de los maestros, están pagados por los recaudadores y publicanos del Cortix Britannicus (Corte Inglés) que gestiona el tesoro público municipal y por supuesto, cobrando en euro-sextercios contantes y sonantes.
Cuando forzadas por las deudas las familias pierden sus pequeños negocios y/o sus casas, comienza para sus miembros la disgregación y la degradación social y económica. Algunos de ellos inician una vida penosa y buscan trabajo en precario en negocios ajenos, casi todos acaban vendiéndose como esclavos a cambio de qualunque stipendium (algún dinero) escaso que apenas sirve para pagar el alquiler de alguna casucha arrendada de mala manera al dejar al embargo sus modestas casas hipotecadas. Algunos piden limosna directamente, pues es la única habilidad callejera que todavía no requiere un permiso y una tasa que pagar al ayuntamiento, los músicos y vendedores ambulantes ya están missing tiempo ha, y algunos otros se dan a la prostitución que no siempre consiste en vender el cuerpo físico por las esquinas ,sino también en aceptar por fuerza mayor una porquería de sueldo a cambio de un montón de horas de trabajo gratis y en sectores para los que ni siquiera pensaron nunca en llegar a trabajar, como abogados dedicados al sector de la limpieza pilotando una manguera o cacaclic de esos que manchan más que limpian, mientras contaminan, salvajemente, el aire y la acústica, o médicos camareros en una horchatería o economistas en un spa limpiando cristales. Esclavos sin contrato sometidos a vejación constante y con la amenaza del ERE cierrabocas y tragasapos pisándoles los tobillos. No faltan quienes se unen a bandas de saltedores en alguna zona protegida del país, viendo que es en el sector politicante-burocrático donde más seguridad et inmunitas iustitiae (inmunidad ante la justicia por el delito cometido) se encuentra.

URBANITAS VALENTIAE (el urbanismo valenciano)

Esta situación de los valencianos se agravó considerablemente en los veinte años en que Ritilia Crasa Barberata mater et magistra de Pacus Obsoletus Trajinans gobernó la Urbe, construyendo, enladrillando y encementando ad destram et sinistram ( a diestro y siniestro) todo cuanto la madre naturaleza había dotado de verdor y frescura, item, vida, desencuadernando el puerto de la ciudad ,llenándolo de restos cochambrosos y abandonados luego a la furia de Eolo y de Neptuno. Ad solutidinem precariam ( a la precaria soledad) de las ruinas aseguradas, una civitas scienciarum (ciudad de las ciencias) con el atractivo de un palacio de las artes venetas,- por aquello de las inundaciones periódicas desde el foso de la orquesta hasta los camerinos-, y el ojo de pez estrábico que preside la fachada interior sobre los jardines de baldosas saltarinas, que se elevan y descienden al paso de la bigas (coche de dos caballos y dos ruedas, o sea, las bicis de ahora pero con relincho incorparado en vez de timbre) más ad ceteras variae, otras muchas cosas como el encementamiento de plazas achicharrantes que en tiempos remotos fueron agraciadas con la umbría frescura estival de fuentes delicadas, hoy más secas que un corcho, y bellas especies arbóreas ya extinguidas urbe et orbe (como el caballo de Atila, vamos) de las que sólo quedan algunas fotos arqueológicas ya casi borrosas en el recuerdo y en los archivos de la memoria ciudadana."

Ahora se comprende por qué han retirado el libro de Pagola. No es por Jesús de Nazareth solamente, no. Es porque recuerda como un calco que la historia no para de repetirse y eso puede hacer pensar más de la cuenta al distraído lector, que normalmente no piensa, pero cuando es todo así de evidente...puede mosquearse y empezar a ver lo que hay bajo estos mundos de yuppy mojados en horchata y blandiblús como los fartones pasados de rosca y de remojo. Cuando se rompen y se quedan en el fondo del vaso del pasmo psicodélico (pp). Vale.

jueves, 24 de febrero de 2011

La perversión llevada al límite

El TSJ de Valencia pone al borde del banquillo al azote político de Camps

Ángel Luna, acusado de encubrimiento por mostrar un informe sobre las tropelías de la 'Gürtel'

("Público",24-II-011)


********************************************************************************

Comentario del blog:


Cuando la "justicia" de una sociedad permite que quien denuncia el delito sea procesado y el delincuente sea bendecido, aclamado, coreado y aplaudido, algo se ha podrido definitivamente en Dinamarca, Hamlet. Y en España también. Ahí está el caso de Garzón y la falange. Pero ahora nos ceñiremos a Valencia.

En estas tesituras hay que plantearse una movilización de todos los ciudadanos decentes y fuerzas políticas menos contaminadas y menos torcidas. Es decir, fuera ya de los idearios políticos, está el código moral de las personas. La ética y la cordura. Y es urgentísimo unirse como ante una emergencia catastrófica.
Cuando las lluvias torrenciales, los terremotos o las erupciones volcánicas sacuden una región, todos se unen para superar el problema. Cuando la moral social se hunde y ya no distingue entre patriotismo regional y filibusterismo político y económico, la emergencia es igualmente grave, o quizá más, porque la otra se ve y se palpa, es un hecho externo y puntual, que se soluciona pronto, pero esta otra emergencia gravísima, acentúa su gravedad por el hecho de que no se ve. Se infiltra poco a poco a través de los canales de TVV, de Radio 9, de la prensa adicta al régimen de la corruptela. De las fiestas populares y la chabacanería del petardo. De un populismo vergonzante que está dejando el alma, la cultura y la conciencia valencianas a la altura del betún. Un régimen donde todo vale si sirve para llenarse los bolsillos y aumentar la omnipotencia de esta falsa democracia, que sólo es un trampolín para apodererse del poder y deshacer la democracia misma en su raiz.

Sería fundamental la unidad en un frente común de todas las fuerzas políticas y presentarse a las elecciones todos juntos en coalición como alternativa a este patio de Monipodio autonómico. La reserva inmoral de Levante. El pudridero ético de la Península, donde hasta la oposición dilaga en devaneos impresentables y meninfots ¿Dónde se oye una voz más que la del señor Luna en ese partido, fragmentado, atomizado y casi desaparecido, que es el socialista? ¿Quién apoya a Luna en los medios? ¿Qué campañas de conciencia hace PSOE a lo largo de cuatro años? Sólo dos meses, como mucho, antes de las elecciones. No denuncia ni aporta mejoras. Se autopredica, saca a la Alborch a peinar los barrios en plan Evita Perón, a decir lo guapa y lo estupenda que es la gente y ella misma, y ya está. Eso es todo.
Luego encuentras socialistas de carnet que sólo saben despellejarse entre ellos. Crear banderías y clanes, como las mafias. Si alguien aporta alguna idea, se le descalifica enseguida porque seguramente "quiere hacer parroquia y crear otro grupo de poder". Si alguien destaca por su conciencia despierta, se le buscan defectos y se le pone a parir "yo le conozco desde hace años y no me ha gustado nunca", "no creas que es lo que parece, no hay que fiarse, porque hace veinte años, era amigo de tal y de cual..." La miseria. La envidia. Los mediocres y su imperio de la cutreidad. La inconsciencia estúpida del medio-miedo-cre que piensa estar de vuelta de todo y de que a él nadie se la da con queso, "porque bueno soy yo!".
La España valenciana de charanga, casales y peineta, de tracas y xeperudeta, de chanchullo, gurtel y sacristía, devota de la Rita y de Paco el trajes, del Charly Fabrone, del Ricky Flower, del Bigotes, del Alarte, la Alborch y lo que quede, tiene que desaparecer del mapa si queremos de verdad un mundo justo y sano. Un pueblo ignorante, zafio, interesado sólo en los oropeles, las fiestukis y los dineros, que se cree el rey del mambo y no admite que debe mejorar, porque lo suyo ya es to much, no puede ser realmente demócrata, porque no tiene criterio para elegir. No está educado. Necesita clases intensivas de anatomía. Aprender a distinguir el culo del cerebro. Porque el culo no puede pensar. Sólo gestionar mierda y desechos. Que es lo suyo. Muy noble y necesaria función, pero fuera de tiesto e incompetente, cuando se trata de comprender y de decidir.
¿Es realmente democracia lo que decide una mayoría desinformada, idiotizada y abducida? ¿No será, en cambio, una dictadura masificada, encubierta, un poder animal que la manada ejerce por número y no por sentido común, inteligencia y sabiduría?
En la Política de Platón se asientan unas bases sólidas para el gobierno de la Polis. Deben gobernar lo sabios, educar a los demás, no para gobernarlos y manejarlos, in eternum sino para que lleguen a sabios también y hagan posible la libertad consciente mayoritaria, que ya no necesita gobernantes porque todos son capaces de autogobernarse. Sólo necesitan gestores con ética y cívica. Con eso es suficiente.
Ahí tenemos que llegar. A crear escuelas públicas de ética y valores, de crecimiento humano, para que nadie nos venda la cabra y sepamos distinguir lo que ayuda de lo que destruye, más allá del "ferrrrvorrrrr", como dice mi amiga Marieta. Ya que Valencia tiene tantos casales falleros con tanto poder de convocatoria , podrían además convertirse en sedes de aprendizaje popular. Escuelas de civismo y de ciudadanía. Centros de orientación humana. No estaría mal ese reciclaje.

Esperemos que todo mejore, porque peor no puede ser. Es lo único bueno que tiene hundirse hasta el fondo : que la única alternativa es volver a subir, pero con la experiencia inestimable del batacazo y del escarmiento. Que así sea.

lunes, 21 de febrero de 2011

No for sale, please!

No me pidais que venda la conciencia
no pretendais que niegue la esencia de la vida
porque lo más sagrado no se vende
cuando se ha descubierto la caricia
de la bondad que se comparte y crece
junto a la paz que engendra la justicia

No me pidais jamás que otorgue y calle
a fin de conseguir un bien pequeño
porque nunca es un bien esa barbarie
que asfixia lo que es justo y lo que es bello
que belleza sin bien no sabe a nada
y un corazón sin alma es un comercio
un lupanar sin puerta ni ventanas
un muro gris de losas y cemento
donde no se hace hueco ese mañana
que se abortó en la noche y nació muerto

De luz y de palabra el equipaje
de amor y de conciencia la medida
y de sueños posibles el blindaje
que engendra en sus entrañas la poesía

No está en venta la voz que me prestaron
para venir aquí como instrumento
Que si os vendiese el alma y el silencio
malversaría el don que me entregaron
dejando en la cuneta a los que sufren
y olvidando la causa del respeto
del pan y de la escuela, del libro y de la lumbre
de la madre y el niño, del joven y del viejo.

Que un poeta no vende la conciencia
porque es un don que nunca tiene precio

¿Qué sería el amor
si un corazón sin alma
se quedara?

¿Qué sería del mundo
si el jardín del poeta
se vendiera?

¿Qué sería de la vida
si el eco de lo eterno
se apagara
y el soplo se su magia
se extinguiera?

No me pidais
que tase la palabra
ni pongais precio
a lo que no está en venta

El amor y la voz
jamás se venden
cuando son manantial
de tal riqueza

¿Así andamos todavía?

Reconoce que tiene el agravio de "los amigos" que han perdido la vida, pero dice que ETA le ha dado"veinte años más de juventud".

********************************************************************************


Comentario del blog:



EL HOMBRE DE CASINO PROVINCIANO

"...ojos velados por melancolía

y una triste expresión que no es tristeza

sino algo más ni menos que el vacío

del mundo en la oquedad de su cabeza

...lo demás, taciturno, hipocondriaco

prisionero en la Arcadia del presente, le aburre.

Sólo el humo del tabaco

simula algunas sombras en su frente.

Ese hombre no es de ayer ni es de mañana

sino de nunca, de la cepa hispana.

No es el fruto maduro ni podrido,

es una fruta vana

de aquella España que pasó y no ha sido.

De ésa que hoy tiene la cabeza cana".


(Antonio Machado)


No hay nada como la palabra de un poeta muerto en el exilio flagrante y alevoso de una España derrotada, humillada y rota, para hacer las radiografías intemporales más ajustadas a la realidad. Más exactas. ¿Cómo es posible que un vasco que ha ido a la escuela y luego a la universidad y que haya visto y sufrido la realidad diaria de Euskadi durante los últimos cuarenta años, pueda todavía afirmar semejante cosa?

Este filósofo(¡) pertenece a una nueva corriente intelectual: el gilipollismo empírico. Cuya premisa principal debe ser ese cuadro de síntomas que define precisamente, el hueco en la cabeza machadiano. El descerebre propiciatorio. Como el chivo, pero en señor rechoncho con barba y bigote.

Ossssea, que llevamos cuatro décadas malcontadas de terrorismo cruel, bestia, insensato e injustificable por donde se mire. Con muertos, secuestros, torturas a golpe de zulo y chantajes e impuestos revolucionarios (?), arrastrando una banda de delincuentes "patriotas" de una patria que sólo es la justificación imaginaria de su incapacidad para el diálogo y la racionalidad, para integrarse en la sociedad de los demás seres humanos. De una sociopatía aberrante y psicótica. Que tenemos conciudadanos lisiados y machacados de por vida, niños a los que les estalló una bolsa de deporte entre las manos o en las rodillas. Huérfanos, viudas y viudos, padres y madres que perdieron hijos e hijas. Bebés nonatos y madres embarazadas que no pudieron verse las caras en un paritorio feliz, porque un asesino borderline a caballo entre hombre y bestia, -más de lo segundo, por supuesto-, afinó el tiro o calculó por arriba o le importó un rábano, porque la guerra es la guerra y no hay piedad para quienes tienen que soportar los daños colaterales de una cruzada fantasma contra un enemigo fantasma en una ideología de fantasmas marginales y deficientes racionalemotivos. Manicomiables casi tanto como encarcelables. Dolor. Dolor y más dolor repartido no sólo en Euskadi, sino por toda la geografía peninsular y ahora sale a la palestra un filosofo, un amigo de la sabiduría, a explicarnos como le ha divertido a él durante 20 añitos, esa verbena de fuegos artificiales de amonal y goma2, de metralleta y tente tieso, de pistola en la nuca o en la sién o de tiro al poli, al militar, al magistrado o al guardia civil, al peluquero de la esquina o al kiosquero de la plaza, a Joseba el del bar o a la señora Izaskum que pasaba por allí a comprar el pan y le estalló la traca del nene kaleborroko, como en unos sanfermines improvisados, riau riau.

Pero ¿para qué tomarse la vida tan a pecho? Aquí, don Savater, nos explica la fórmula mágica: hay que divertirse con el terrorismo, porque con un poco de swing, de marcheta y de prestancia barondandy," los amigos que han perdido la vida" en esa bagatela de nada, pueden convertirse en gigantes y cabezudos en la feria de Guernika o de Zarauz y con la juerguecilla y el bailoteo de la verbena entre parabellum y el calibre adecuado, puede uno rejuvenecer veinte abriles de golpe y porrazo o poquito a poco. A elegir, dependiendo del ritmo, de la contundencia y de la trepidación de los eventos.

Ay, España, bonica, ¿Qué te pasa, cómo educas al paisanaje, que lo mismo te sale un pitufo "filósofo" pasado por una presidencia de gobierno, que afirma estar dudando si no se habrá equivocado y reprimido haciendo un GAL pequeñito en vez de dinamitar y cocinar al pil-pil a la dichosa ETA en una misma fritada, y sin tantas contempaciones, o que nos aparece otro sabio de mercadillo intelectual, diciendo que se lo pasa guay del Paraguay con ese cuerpo jotero que la ETA le jalea y le rejuvenece cada vez que monta la de Sanquintín?

Esto no es normal, España. Vas a tener que empezar a revisar los planes de enseñanza. Los métodos educativos. Y quizás a inventarte una Corporación Cerebro Etica, para que a los chicos del celtiberia show y del Euskowonderland les depilen definitivamente la uniceja. Ésa banda oscura que les cruza y les nubla la frente y los ojos y que, como decía el inolvidable Gila, les hace vivir siempre llevando luto , sin alivio posible, por la inteligencia.


domingo, 20 de febrero de 2011

A propósito de patrias y patriotas

Como por ensalmo encuentro en youtube algunos vídeos de Roberto Benigni explicando en su clave particular el patriotismo. Hace una entrada triunfal a caballo desde la sala al escenario, enarbolando la bandera de su país. Y trata de dar una lección sui generis de historia.

Mientras observo y escucho percibo el fondo del cuadro, como en esos dibujos sin forma que cuando se relaja la vista te permiten descubrir paisajes imprevistos.
En primer lugar está el glorioso bufón que entre la hipérbole y la saturación va haciendo un perfil caótico de una realidad aturrullada que mezcla pasado y presente. Exactamente como se podría definir la política-ficción que soportamos: realidad aturrullada que mezcla churras con merinas y confunde totalmente la percepción. Un payaso que manipula la información selectiva, que con prepotencia entra a caballo en la vida del ciudadano, airea una bandera y se empeña en que por ese símbolo tienes que morir si el gobierno se compromete en participar en cualquier movida bélica, sea en Irak, Afgansitán o donde el Gran Hermano yanky tenga capricho de liarla según sus intereses. Un payaso multiplicado por cientos, miles, que se apuntan a las listas electorales y que, sin necesidad de sudar la camiseta, como este honesto cómico que parodia y explica, pretenden cobrar un sueldo sustancioso durante cuatro años como mínimo, sin dar un palo al agua. O dándoselo, si la cosa se encarece y los negocios concesionarios empiezan a querer tener superavit.

Habla Benigni del orgullo de pertencer a una cultura y a un país. Y me parece peligroso identificarse de ese modo exacerbado con algo o con alguien. Porque hace perder la dimensión hipernecesaria de la autocrítica. El exceso de apego a lo conocido, además, nos lleva a no valorar lo que aún no conocemos e incluso nos condiciona, cuando viajamos, a no querer conocer nada nuevo. Como ya he comprobado tantas veces, cuando he acompañado a algunos extranjeros en visita por aquí. No se arriesgan a pedir un plato del lugar que visitan, buscan la comida que conocen solamente. Y se van sin probar nada de una gastronomía distinta, que por "diferente", según sus comentarios, seguro que es peor. No tienen capacidad de sorpresa porque van comparando constantemente lo suyo con lo que están viendo. No buscan la artesanía autóctona para conocerla, sino que se van de compras a las franquicias que conocen ya en su pais. Y claro no dejan hueco para el asombro, para la pregunta, para la curiosidad, que en el fondo es la madre de toda cultura y de todo conocimiento.
A pesar de los esfuerzos del bueno de Benigni, mucho me temo que esa filosofía ya no es válida en esta época. Lo que fue útil y bueno hace 100 o 200 años, ya no tiene demasiada aplicación en nuestro tiempo . Eso no significa que sea peor o mejor, sino que vivimos en otro registro y que los valores eternos tienen que diferenciarse de sus aplicaciones históricas puntuales. Por ejemplo, la honestidad, el valor, la generosidad, la veracidad o el pudor, son valores intemporales, cuyo contenido queda intacto siempre y cuando la salud personal y social funcione. Pero es cierto que la forma de expresar y vivir esos valores cambia como cambian las situaciones y el habla, que es la parte móvil y cambiante de la lengua. Y lo mismo que ahora tenemos el mismo idioma que en el siglo XVIII, el habla es distinta. Es decir, los contenidos abstractos son idénticos pero las palabras se amplían, cambian o desaparecen para ser sustiuídas por otras nuevas que derivadas de las antiguas, cumplen idéntica función y modifican también parte del contenido. Y pueden poner nombre a fenómenos nuevos que en el siglo XVIII eran impensables.

¿Cómo será el patriotismo de un ciudadano del siglo XXI? Un siglo donde el movimiento de masas, la flexibilidad laboral, la fluidez del transporte y los medios de comunicación han hecho del Planeta un pueblecito macluhiano. De acuerdo que una ama, habitualmente, el lugar donde ha nacido, pero, si por trabajo, estudios o relaciones afectivas, la vida se arraiga en otro país, ¿cuál será la patria real, dónde naces o donde encuentras la vida mejor, las relaciones interpersonales más humanas y satisfactorias o la felicidad que en tu lugar de origen no encontraste porque era imposible un puesto de trabajo o una formación íntegra profesional o porque tu carácter natural no encaja con el modo de vivir que hay en tu "madre-patria"? ¿Ayudará en algo el espíritu de clan blindado cuando se sale fuera a trabajar y a estudiar?¿Incluso ayudará algo el espíritu de clan si no se sale y se es igualmente selectivo con los vecinos y conciudadanos porque no viven en tu escalera, ni a tu modo, no son de tu familia, ni de tu oficio, ni de tu estatus, ni de tu barrio? Porque el "patriotismo" es como las cajas chinas. Holístico. Y contagioso. Por eso hay bandas urbanas de jóvenes "patriotas" de su secta barriobajera o de su tribu motorizada y vandálica. O de su clan mafioso. Y lo peor es que el patriotismo es simplemente una proyección del propio ego en los demás que facilita un grado falso de seguridades, pero muy cómodo. Sentirse refprzado por la cantidad de individuos que ven y tocan diariamente las mismas cosas que tú. Que son tu reflejo. Pero que "desgraciadamente" no son idénticos a ti. Así que te obligan a dividirte en tu patriotidad. Que no es lo mismo un "patriota" de izquierdas que de derechas. Conservador liberal, que liberal progresista. Católico o protestante, musulmán budista o sintoista. Y ahí la "patria" ya empieza a tener goteras.

En el barrio de Ruzafa de Valencia hay muchos inmigrantes orientales, latinoamericanos, musulmanes, budistas y cristianos. Entre todos ellos una mayoría china ha sido reacia desde el principio a integrarse en la cultura autóctona. No han aprendido el español. No se interesan por nada que no suene a lo suyo. Viven en grupo y a la defensiva. Sólo quieren dinero. Y sólo se dan trabajo entre ellos. Tienen poderosas mafias que los "protegen" y también los controlan.
Los musulmanes y latinoamericanos, en cambio, sí que se han integrado y se han mezclado con los de aquí. Hay matrimonios mixtos. En sus establecimientos hay trabajadores de distintas procedencias, españoles también, asalariados por los "inmigrantes". Yo misma fui trabajadora durante un tiempo en la cocina vegetariana de mi amigo Omar. Y somos estupendos amigos. Fue un gran jefe hostelero del que aprendí muchísimo, lo mismo que de Sam, mi fisioterapeuta kwaití, con el que he hecho intercambio de libros sufís y sesiones de lectura poética para las dos culturas hermanas. La española y la musulmana. Árabes universales que se sienten tan españoles como de sus tierras de origen.
Cuando la crisis ha estallado con toda su dureza, las tiendas y bares chinos, han cerrado casi todos. En cambio las otras culturas mantienen más establecimeintos abiertos. La crisis las ha golpeado con más clemencia. Darwinianamente tiene explicación: cuando no se realiza la función natural de una especie, ésta se deteriora y desaparece. Como los dinosaurios. Y también tiene una explicación en la Ley eterna de causa-efecto. Lo que haces y el modo en que lo haces, tiene siempre un billete de vuelta. Una consecuencia. Una prosperidad o una mediocridad o una ruina. La felicidad o la desgracia. La salud o la enfermedad. El aislamiento fetal afectivo o la vida de relación rica y abierta de un adulto en crecimiento.

Como en las cajas chinas o en la visión holística de un fractal, de una inflorescencia o de una constelación, todo está en contacto. Todo es relación e intercomunicación. Nuestro mundo actual nos lo está demostrando cada día. Quizás ya sea hora de cambiar el esquema decimonónico y atrasadísimo por las posibilidades de apertura. Ya no es el tiempo de las raíces topográficas, sino el de las raíces internas, que te permiten ser tú mismo en cualquier lugar con la misma dignidad, respeto, cariño y amor. Simplemente porque esa riqueza es patrimonio de la conciencia y no del capricho de la naturaleza ni de los grupos étnicos. Ni de los humores patrióticos de la historia.

Daba un poco de pena y ternura escuchar el relato apasionado y modificado de la historia de Italia contada por Benigni: "Cuando veo en el extranjero restos arqueológicos de Italia, me digo que yo soy hijo de esto, que mi cultura inventó la arquitectura, la pintura, la música y la lengua..." En fin, me pregunto ¿qué pensarán un griego, un árabe, un chino o hindú, escuchando estos razonamientos de Benigni? ¿Habrá inventado algo alguien más? Tal vez los esclavos griegos, filósofos y poetas, matemáticos y naturalistas, que los romanos se llevaron a la fuerza para que fuesen preceptores y maestros de sus hijos, también pensasen lo mismo, cuando viesen que sus enseñanzas se aplicaban solo para conquistar, arrasar otras culturas y "romanizarlas" con juegos de circo entre fieras y hombres, generalmente pobres y prisioneros, o lucha a muerte entre gladiadores extranjeros y casi siempre en la misma situación.
Bueno, después de reflexionar sobre la imprescindible prudencia de la autocrítica y el riesgo demagógico de la cháchara instructivo-patriótica, lo dejamos estar. Un bufón tiene la misión de divertir y hacer pensar. Y eso hay que agradecérselo a Roberto Benigni. Valga su gracia y sal hiperactivas, su expresión de niño sin complejos, para abrirnos una puerta a la comprensión y a la sonrisa. Después de haber asimilado la lección magistral.
Quizás no le vendría mal en su próximo espectáculo interpretar los textos históricos de Indro Montanelli. Seguro que divierte más y cansa menos.

viernes, 18 de febrero de 2011

España y los demonios

Leo en un periódico extranjero un curioso comentario turístico repartido en diez ciudades españolas cuyo común denominador pasa por resaltar un punto de conexión con la figura del diablo.
Sorprende a estas alturas de la historia humana ese empaño que cabalga entre la superstición y el marujeo filo satanista. El interés desmedido por las historias de corte tenebroso y oscurantista. Que el mal existe es indiscutible. Que las capacidades de la mente humana orientadas hacia él, constituyen el mayor peligro para nuestra especie, es obvio. No hay más que leer la prensa diaria o escuchar noticias, fijarse detenidamente en las conversaciones intranscendentes donde la crítica destructiva, la murmuración, el insulto, los pensamientos y palabras obscenos, la negatividad, los estados sombríos, desesperanzados y tantos etcéteras, dan más que evidencia del poder del mal en el mundo. El mal, más que un poder, es una inercia. Un abandono al desconocimento de sí mismos y del universo íntimo que nos pone en comunicación con la inmensidad que compartimos con todas las criaturas. Hasta con los diablos. Al fin y al cabo, sin personas dispuestas a ser sus representantes, ningún diablo podría hacer nada. Porque el mal es patrimonio mental. No tiene cuerpo ni puede apretar un gatillo ni un interruptor para bombardear, ni puede firmar penas de muerte ni provocar accidentes. El diablo sin el hombre obediente y encadenado a él por propia voluntad, es un don nadie.
Está muy claro que el grado de evolución de la conciencia está ligado absolutamente a la importancia que el individuo concede al miedo y al deseo. Al ego. Y ese es el ángel caído en que nos convertimos cuando o bien no hemos alcanzado un estado psíquico de madurez o bien, cuando nos hemos dejado invadir por los estados negativos del ánimo. Las guerras, los atentados, los asesinatos y crímines, abusos, torturas y demás delitos, jamás proceden de personas felices, sanas y equilibradas. Son hijos del peor diablo que se conoce: la locura y la estúpida ignorancia del hombre. Cuando se ha descubierto esa realidad, los símbolos de "diablez", las magias a golpe de ensalmo y dinero, la compraventa de símbolos y falsas aplicaciones de la kabala, del tarot, de la astrología, de la numerología o de tantas mancias chamánicas, o de la droga pura y dura usada como productora de estados alterados, no de la conciencia, sino del inconsciente a través del sistema nervioso central y periférico, -la conciencia real está a años luz de semejantes manipulaciones- , entonces, podemos colocar al pobre diablo en su lugar verdadero: la compasión.
Y es muy bonito que una ciudad le dedique un detalle de vez en cuando. Para que no se sienta tan aislado y no siga pensando que la luz divina se ha olvidado de él y le tiene marginado. Cuando una ciudad, por compasión y delicadeza, dedica un detalle al "malo malísimo", es porque en realidad vive muy lejos de su órbita y tiene que hacer un esfuerzo para recordar que el mal existe. Incluso le produce ternura el sufrimiento de quienes viven atrapados en él. Sin embargo, a aquello a lo que se está ligado habitualmente, a aquello con lo que se convive en la intimidad, no se le dedican monumentos. Es tan natural en el ambiente que no se nota siquiera su presencia. Es el pan de cada día. Y al pan de cada día no se le dedica ningún detalle. Es tan de uno mismo que pasa desapercibido. Sólo se sabe de su calidad por los resultados que refleja en la salud de los que lo comen.Eso mismo sucede con el mal y con el bien.
Así que por lo menos, que aquí todavía se levanta y se ve algún signo estético del "mal". Eso significa que necesitamos, de vez en cuando, recordar que existe. Porque el imperio y su barbarie en América, la inquisición, la expulsión xenófoba de españoles de credo judío o musulmán a cargo de los Reyes "Católicos", las dictaduras sufridas, los horrores de las guerras civiles y sus secuelas, ya nos abrieron los ojos un poco y nos despejaron la incógnita del anticristo: es decir, el mal anida también en el falso cristianismo, en las conductas hipócritas que rezando y predicando, yendo a misa y a las procesiones bajo palio, actúan como el mismísimo diablo lo haría, o quizás con más precisión y perversidad. Al menos el diablo, ya se sabe que odia lo sagrado y monta números de posesión y de floklore en ciertos cerebros enfermos, cuandon se ve una cruz o un rosario , por ejemplo. Pero ¿cómo calificar las conductas de los que sobando la cruz y el rosario, los rezos y las misas, son capaces de matar al prójimo en guerras santas, en cruzadas patrióticas o de violar niños o de maltratar, calumniar, encracelar y marginar sólo por ideas distintas o robar en las arcas públicas sin el menor remordimiento?

Hay quienes aprovechan la historia para cambiarla y hay quienes la usan para repetirla. Y no es ningún diablo incorpóreo quien mata al prójimo, quien desea lo peor y lo pone en práctica. No es ninguna estatua luciferina la que asesina en nombre de cualquier dios o de cualquier psicopatía. Es el hombre. Y no cesita ningún ángel caído para cometer horrores. Es más, el mismo diablo es una caricatura ante la crueldad de la estupidez humana. Y es el hombre perdido, sin rumbo cósmico, sin ética y sin alma, sin compasión ni verdadera inteligencia emocional, el peor ángel caído y el más peligroso.

jueves, 17 de febrero de 2011

No comment

La mejor terapia para quitar basura de en medio no es extenderla, sino eliminarla. Así que me apunto a la operación indiferencia. Reflexionando sobre el impacto ambiental de los rumores y cotilleos sin identificar ni comprobar, es mucho mejor ignorarlos y compadecer a los enredadores. Que ya tienen bastante consigo mismos. Los seres sanos y libres ya no pertenecen a esos tinglados. Antes o después la vida nos da lo que nos hemos currado y nos coloca en el lugar justo. A todos, sin excepción.

martes, 15 de febrero de 2011

Olé por la justicia! la cara más guapa de Italia

Buenísimas noticias de nuestros vecinos de enfrente. La justicia triunfa y, como se titulaba aquel programa de radio de mi infancia, en los cincuenta: "El criminal nunca gana". Tarde o temprano la ley y su equilibrio imparcial pone las cosas en su sitio.
Y por una broma justísima del destino, serán tres magistradas, quienes se encargarán de ajustar y planchar las costuras de la vergüenza de ese figurín-figurón del descaro internacional, de ese paradigma desprovisto del más mínimo vestigio de decencia, de buen gusto y de sentido común que consiguió aposentarse en el poder y hacer de Italia su finca de recreo y lucro privados, enarbolando la bandera del populismo y de una libertad de atrezzo que ha tenido embaucado a más de medio país durante tres lustros más o menos.
Ahora, con el aire de cambio que sopla en el planeta, los ídolos de barro se van cayendo uno a uno. El Magreb, Egipto, Irán, y ahora Italia. Como si un hilo invisible hubiese unido los destinos de Berlusconi y de Mubarak, el "tío" imaginario de la "sobrina" putativa más extraña y controvertida, la menor marroquí que asumía con una naturalidad aplastante, en las llamadas interceptadas por la investigación judicial, ser el mismísimo culo del premier italiano, mientras que otra menor, Noemi Letizia, era el equivalente a la pupila del viejo papi, tan putativo como las hijas y sobrinas de compraventa y mercadillo. Una historia que ni siquiera se le hubiese ocurrido a Boccaccio. Al menos el Decamerón es una obra de arte, mientras esta repugnante retahila de miserias sólo llega a provocar el sonrojo y las náuseas de los ciudadanos que todavía no se han dejado contagiar por la epidemia de confusión, donde todo está justificado y es perfecto, mientras reporte placeres prohibidos y exhibibles como signo de estatus privilegiado, fama fácil, poder y dinero. El sistema de vida casposo que aún ofrece en sus televisiones, como panacea y eldorado, como meta social y de futuro, a los jóvenes que han crecido durante quince años -una generación- el desamparo de un sistema corrompido desde la base. Sin valores. Jóvenes que ahora se encuentran con un camino sin otra salida que convertirse en "famosos" del deporte, del espectáculo o del negocio tramposo. Sin posibilidades de ejercer profesiones normales por falta de medios y de estímulo educativo. ¿Para quué esforzarse si lo que hay que tener es un golpe de suerte y buenos padrinos? Basta con ser guapos/as y estar dispuestos a todo. A adquirir habilidades mediáticas y a carecer de escrúpulos.

Esta es la Italia que deja el berlusconismo. Ruina ética y humana. Ahora las mujeres que han salido en masa a la calle con los chales blancos y el alma gris, como el aire contaminado de Nápoles, de Roma o de Milán, tienen una tarea gigantesca por delante. De ellas, las "mammine" de antaño, va a depender el cambio real. Ellas deberán iniciar otra vía. Terminar con el carácter femenino celoso, dominante y absorbente que convierte a las hijas en fotocopias de las madres inmaduras y a los hijos varones en "mammoni" de eterna adolescencia, que luego deriva en personajes sin fuerza moral, fofos y de fácil convencer, incapaces de distinguir por sí mismos los límites de su confusión, de lo que conviene con lo que mata. De lo que enriquece y degrada con lo que educa y forma. Ellas tendrán que liberarse para poder liberar hijos, padres, hermanos, maridos y amigos. Jefes y subordinados. Se acabó la herencia de una Eva bíblica, cómplice y víctima de un pensamiento machista y destructivo. Empieza la era de la mujer que describe el Apocalipsis. La que trae la liberación desde el desierto, engendrando una nueva humanidad y derrotando, a sus pies al dragón, sin más arma que su pureza lógica y ética. Curiosamente fue Verónica Lario, la última ex oficial de Berlusconi, quien describió así el estado de la cuestión, al definir los tejemanejes del ex marido con las menores, como "la entrega de jóvenes vírgenes al Drago".

Ahora la tres gracias de la justicia italiana harán por fin el harakiri a un tiempo de horrores fatales. Y la sociedad italiana, y seguramente también la sociedad mundial, empezará a conjugar el verbo crecer y el verbo cooperar en femenino plural, para que el mundo descubra que justicia y ternura no son incompatibles con inteligencia, belleza y responsabilidad autodeterminante. Que la mujer no está en el planeta tierra para ser un objeto decorativo ni una madre freudiana, ni un putón verbenero hembra para tentar la debilidad del animal macho idiota e incontinente, sino para crecer, de igual a igual, -sin papismos ni mamismos- junto a la otra mitad de la especie: el varón consciente, que no el macho, brutal, caprichoso, inmaduro e incapaz de poner fin a lo que desde hace milenios se ha ido estropeando con el sistema competitivo y violento del "triunfador", del rebelde sin causa ni conciencia, o del superman, pero en el fondo eterno, Peter Pan, incapaz de arreglar lo que estropea, si mamá Wendy no le dirige la maniobra, Campanilla frivolitè no le calienta la cama y papá Capitán Garfio no le entrena y le da su bendición aprobatoria.

Se acaba el tiempo de la infancia y de la adolescencia humanas. Por fin, vamos entrando en la era del adulto. Menos mal.



Qué pena!

Opinión: Juan Carlos Monedero

Balada airada de una triste película (sin trompetas ni memoria)




********************************************************************************

Comentario del blog:

Podría haber sido una crítica acertada, porque la película es un bodrio. Es decir una mezcla entre asco, pringue y garrulez. Tan propia de cierto sector del cutrerío celtibérico que se confunde con el ingenio.
Sin embargo a esta crítica, aunque aporta rigor analítico, le sobra la misma soflama rabiosa, zafia y de pésimo gusto, que pretende criticar. Le sobra inquina. Le sobra odio. Y se nota mucho.
Un crítico honesto, que pretende colaborar con el espectador, abriendo canales de comprensión y validez intelectual, no debería caer en el bache inhóspito de la víscera reprimida. Tal vez para hacer una crítica seria y válida de lo que sea, la primera condición deba ser la autocrítica honesta imprescindible.
Una cosa es volcar las frustraciones personales en una obra literaria, sin usar la excusa de otra cosa ajena a la propia responsabilidad.Y otra cosa es pretender que sea válida una crítica profesional, en un periódico, que usando las obras de otros, derive en herramienta de desfogue, drenaje y mala baba personalizada. Hacer de la crítica y de la erudición un libelo panfletario contra alguien, por muy cutre y penosa que resulte su obra, es denigrante también para el crítico que demuestra no poseer el talento necesario para ver una realidad con lucidez, ni para separar su ideología militante del hecho intelectual de una exégesis diáfana y objetiva.
El resultado es que el lector se queda sin conocer el valor real de la obra y con un concepto chunguísimo del autor, al que no conoce y con el que no tiene nada que ver.
Conste que, personalmente, ni Álex de la Iglesia ni su paisaje de alucenogenésis a lo Santiago Segura me atre lo más mínimo. Tampoco estoy de acuerdo con la política de Sinde y los royalties filibusteros de la SGAE. Tampoco creo que internet sea la panacea de todas las deficiencias que sufrimos, ni el maná en el desierto de Jauja para los creativos y creadores, ni que por más libertad on line que exista, un mundo que descuida valores, educación, lucidez y respeto a lo diverso llegue a ser algo mejor de lo que tenemos. Sino que por el contrario, estamos en la tesitura de deslizarnos por un tobogán sin stop y sin fondo, que puede arrastrarnos hacia donde nunca querríamos haber llegado.
También creo imprescindible que le demos cuerpo a un código ético-mediático equilibrado, más allá de la pela, donde se extraiga de las posibilidades informáticas, lo mejor para todos. Sin que nadie salga perjudicado por la ambición insaciable de derechos de pernada corporativa o de parasitismo intelectual y latrocinio descarado e irresponsable por ambos lados. Cultura libre para todos, claro que sí. Y mucho más barata y asequible si la banda intermediaria, que ni crea ni tiene interés cultural ni intelectual alguno, se dedica a vivir de otra cosa. Internet puede ser un espacio sano y justo, si dejamos que lector y autor se encuentren y colaboren entre sí. No será lo mismo pagar cinco euros por un libro on line, al autor, directamente que pagar en una librería 15 o 20 euros, de los que el autor percibirá, tal vez dos euros. El resto, se va en papel, imprenta e intermediarios. Lo mismo ocurrirá con las descargas pagadas para poderse grabar los discos. ¿Por qué pagar también una barbaridad por un producto grabado y manipulado por muchas manos, si puede llegar del autor al público y pagarlo a un precio mucho más razonable y justo para el autor y el comprador?
Esto es lo que yace detrás de la crónica-improperio de esa crítica llena de rabia y descalificaciones personales contra A. de la Iglesia. Algo que debería estar completamente al margen de la valoración de su obra cinematográfica. Y emplear demagógicamente la visión de la memoria histórica más o menos descafeinada que tenga cada autor, es cosa personal de su visión. Y tiene la libertad de expersarlo como lo ve. También a mí me parece superficial y desprovista de rigor histórico, pero tal vez no era esa la intencionalidad del autor y hay que respetarlo. Simplemente, si no te gusta su obra no vas a verla y ya está.
No es coherente estar clamando contra la división clásica entre "las dos Españas" y estar haciendo exactamente eso mismo en la diatriba.

Es muy importante madurar antes de convertirse en plato de un menú. A veces se puede resultar tan incomestible, que se acaban excluyendo de la carta lectora ciertas especialidades de paladar poco apetecible y dudosa digestión.

martes, 8 de febrero de 2011

Esto sí es un cambio de los que valen

Un pueblo de 32 vecinos planta cara a la Iglesia

Una jueza da la razón a Garísoain en el litigio por la propiedad de su ermita

DANIEL AYLLÓN MADRID 08/02/2011 08:30


Álvaro Calderón, Xabier Iltzarbe y Jerónimo Álvarez, frente a la ermita.humberto bilbao

Álvaro Calderón, Xabier Iltzarbe y Jerónimo Álvarez, frente a la ermita.humberto bilbao

Después de que el Arzobispado de Pamplona registrase como propios la casa parroquial, un huerto, el atrio, la iglesia y la casa del cura del pequeño pueblo de Garísoain (Navarra), de 32 habitantes, los vecinos se apresuraron a inscribir en 2008 al concejo como propietario de la pequeña ermita del Pilar, temerosos de que la Iglesia también le echase el guante.

"Son propiedades que se han construido, mantenido y financiado con el dinero de los vecinos, no de la Iglesia", sostiene el que fuera secretario municipal entre 1991 y 2007, Álvaro Calderón, que se enteró hace tres años por casualidad de las apropiaciones que había realizado el Arzobispado. Junto al alcalde, Xabier Iltzarbe, y el actual secretario, Santiago López, Calderón abandera la reclamación de estos bienes.

"Son propiedades financiadas con el dinero de los vecinos", afirman

El Arzobispado, dentro del plazo de dos años que hay para presentar alegaciones, llevó el caso a los tribunales el 24 de febrero de 2010. El pasado lunes, la jueza del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Estella desestimó el recurso de la Iglesia y reconoció al concejo como propietario legítimo de la ermita. Nunca antes se había emitido una sentencia similar en contra del clero.

"Sólo quieren la propiedad"

"Soy cristiano, pero no lo entiendo. Hemos ofrecido a la Iglesia que impartiese su doctrina en la ermita de por vida... que firmamos lo que sea necesario. Pero ellos sólo quieren la propiedad", denuncia Calderón. "Si Cristo levantara la cabeza, la bajaría al ver lo que han hecho", afirma.

117 municipios navarros reclaman 1.086 bienes a la curia española

Los vecinos ganaron el juicio gracias al amplio archivo documental que guardan. En uno de los documentos presentados por el abogado Jerónimo Álvarez, fechado el 15 de noviembre de 1826, se reconocía a un vecino, Juan Martín Navarcorena, "para el gobierno de dicha ermita y distribución de la limosna que se recaudare", además de la "custodia" de las llaves. Entre los firmantes no aparecía ningún miembro del clero. Ni el párroco, ni el abad.

Otro informe de 1939 detalla que, tras el destrozo que sufrió la ermita durante la Guerra Civil quedó en ruinas, el pueblo de Garísoain la reconstruyó sin financiación de la Iglesia, "en auzolan" [en euskera, un sistema de financiación comunal, no de donaciones]. El texto, puntilloso, detalla incluso el carro de bueyes y el número de vigas que se utilizaron. Del clero, ni rastro.

El ecónomo diocesano del arzobispado navarro, Javier Aizpún, aseguró el pasado viernes a este diario, tras conocer la sentencia, que impondrán un recurso de apelación ante la Audiencia de Navarra en los próximos días. "Ya hemos tenido cuatro juicios parecidos con otros municipios y los hemos ganado", celebró. A su juicio, la ermita corresponde al clero porque la financiaron "fieles del pueblo de Dios". "Antes, todos eran católicos. No como ahora, que también hay musulmanes y gente de otras religiones", agregó.

Ante el anuncio, Calderón se mostró expectante: "Entiendo que recurrirán. Es un riesgo que corremos. Pero, si pierden, la sentencia sentará jurisprudencia y podrá ayudar a muchos pueblos más".

El resto de propiedades de Garísoain envueltas en la polémica eran dependencias municipales que, antaño, el pueblo tuvo que habilitar si quería que un cura fuese a impartir su doctrina, recuerdan los vecinos. "Estas serán más complicadas de recuperar porque la Iglesia ya las ha registrado", lamenta Calderón. Estas inscripciones fueros posibles gracias a la Ley Hipotecaria de Franco de 1946, que el PP adaptó en 1998 para que la Iglesia pudiese registrar propiedades sin tener que acudir a un poder público, como ocurre en el resto de casos. Así, si un obispo da fe de que un bien pertenece al clero, el Gobierno no le exige la ratificación de un juez. Con este poder, la Iglesia ha llegado a registrar catedrales mantenidas con dinero de los vecinos, como la de Pamplona en 2006, por 30 euros.

La Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro, el colectivo de 117 municipios que agrupa a la mayoría de afectados, reivindica la titularidad de 1.086 bienes.

Reconociendo que se financiaron con fondos particulares, el Arzobispado de Pamplona interpreta que fueron una "obra y expresión admirable de las comunidades cristianas de los pueblos, que libre y voluntariamente, y con encomiable esfuerzo, quisieron crear y mantener esas instituciones y servicios. La historia les debe, sin duda, una merecida gratitud".


Noticia de "Público", 8-2-2011.


**************************************************************************************


Comentario del blog:

Nos vamos despertando. Un ayuntamiento y unos vecinos reclaman que la iglesia devuelva lo que ha registrado como propio, siendo propiedad del municipio. Le ofrecen que use los edificios y las instalaciones para lo que quiera, pero que no lo ponga a nombre de la institución, porque pertenece al pueblo. En terrenos municipales y construido por el municipio, con dinero de los vecinos.

A ver si se van dando cuenta de que hay que dar a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César. Ya está bien de abusar de los hombres en nombre de un dios nada divino y bastante aficionado a la pasta. Que nada tiene que ver con Dios, sino con la ambición y el fantismo.

Si son tan espirituales ¿por qué ese apego a todo? ¿Por qué no confían? ¿Por qué aferran y no sueltan? Ay, Señor, parece mentira...Pero es verdad.

Menos mal que la conciencia va sustituyendo al miedo.


domingo, 6 de febrero de 2011

DOS AÑOS SIN TRAMA
Comentarios: 30 | PERE RUSIÑOL
La trama desarticulada hace hoy dos años amasó una fortuna a costa de presupuestos gestionados por el Partido Popular.




Noticia de "Público", domingo, 6 de Febrero 2011

*******************************************************************

Comentario del blog:

Es interesante que vayamos anotando en la agenda, de cara a las elecciones municipales del próximo mayo, cada información, para recordar delante de las urnas municipales y autonómicas, adonde van los impuestos que pagamos civilizadamente y confiando en que se inviertan en mejoras para todos. Ya vemos, a base de comisiones y derroche fraudulento, donde terminan: en las cuentas de Gurtelandia.
También deberíamos preguntarnos de qué sirve pagar sueldos y mantener a políticos que no dan un palo al agua si no es para llenarse los bolsillos y a magistrados inoperantes, comodones o pringados, incapaces de pensar mejoras en los procesos obstaculizadores de una justicia irrisoria que condena jueces decentes "por defectos de forma" y deja que la charcutería nacional se ponga las botas con "desvergüenza de fondo" ¿Cómo no va a haber crisis? Si en un rinconcito insignificante del mundo, como esta Comunidad Valenciana existe tanta basura disfrazada de democracia, da escalofríos imaginar la cantidad de "rinconcitos" insignificantes plagados de basura que están infectando el planeta.

Pero, no nos paremos en lo que no podemos solucionar, sino vayamos a solucionar lo que está en nuestras manos. No nos dejemos arrastrar por la idea de que "todos son iguales". Seamos prácticos y elijamos el mal menor, pensemos en que hay gente, que al menos cuando la pillan con las manos en la masa, en vez de aferrarse al sillón, tiene la decencia de dimitir. Y eso ya es algo. Si todos son corruptos, al menos elijamos los que se van y no tienen el cinismo de mantenella y no enmendalla.
No queremos más letanías como "la culpa la tiene el chachachá o Zapatero o El Tío Pep que s'en va a Muro" La culpa de la pésima administración la tienen quienes favorecen a las amistades regaladoras con beneficios, quienes conceden las contratas más caras para que los amigos o la familia se enriquezcan llenando de flores frescas cada semana los puentes aprecio de oro, rehabilitádose palacios para su uso y disfrute mientras el nuevo Hospital la Fe no se termina nunca, los colegios públicos siguen en barracones o en edificos casi ruinosos que es peor porque se favorece a los concertados y privados, los bonos de comedor escolar desaparecen, los libros de texto gratuitos fueron sólo un señuelo electoral que consisitió en una ridícula ayuda puntual que se ha esfumado en el aire del día después. Se ha ignorado la comisión investigadora seria del accidente del metro y no sólo, se ha eliminado el nombre de Jesús en la estación de la masacre, con la excusa del AVE. Es una trampa psicológica para facilitar el olvido, mientras las familias y los damnificados físicos y morales aún esperan ser recibidos por el Presidente de la Comunidad, absolutamente incapaz de dar la cara y de asumir las consecuencias de la incuria y de su irresponsabilidad como gobernante.
Esas comisiones pagadas a los "eventólogos" de Gurtel, se han dilapidado en una Copa de América ruinosa, que ahora mismo es un lugar fantasmal y sin ninguna utilidad, pero cuya construcción llenó los bolsillos de la claque merodeante,;en un circuito de Fórmila 1 pensado con los pies: villacemento en pleno verano y en Valencia. Ni regalando las entradas hay aforo. La gente es menos idiota que los diseñadores del acontecimiento y no tiene la menor intención de freírse por mucho Fernando Alonso o mucho Schumaher que acudan al festejo.

Así que, a ver si consideramos bien lo que hacemos. El PSOE anda por la indiferencia meninfot y está demasiado bienavenido con la banda depredadora de la gaviota como para hacer nada, excepto el pobre Luna que ya no puede hacer más, solo ante el peligro, como un Gary Cooper chiquitín y acorralado por la desvergüenza de los inútiles que mandan para forrarse y por el pasotismo absoluto de su propio partido, que no está partido, sino hecho moralmente trizas. Nos queda Compromís, que parece tenerlo mucho más claro y tener gente bastante más lúcida y comprometida. Es lo que tenemos para empezar otro camino en otra dirección que no sea Apocalypse Now.
A ver si despertamos del sopor ético y del aturdimiento mental. A ver si comprendemos que quienes se agarran al valencianismo visceral para esconder su avaricia y su incapacidad, que les lleva a no distinguir entre responsabilidad política y derecho de pernada, no están capacitados para gobernar a nadie, sólo para organizar mafias en el poder. Que es su único objetivo, junto con la pasta fácil y abundante que los impuestos públicos ponen en sus manos.

A ver si de verdad esto se termina de una vez. No es por que sean de derechas o de izquierdas, que en todas partes cuecen habas, sino porque son delincuentes sociales, con el agravante de que ni siquiera tienen luces para darse cuenta de lo que están haciendo. Al menos el delincuente que conoce su propia condición tiene arreglo, como el drogadicto que conoce su debilidad y por eso puede desear salir del agujero. Pero, cuando no hay conciencia del popio estado desastroso y además se va de víctima, no hay nada que hacer. Sólo nos queda salir de la tela de araña propagandística y ver, como en el cuento, que el reyezuelo se pasea en cueros por la Alameda, creyendo llevar encima un traje mágico y protector que sólo ven los elegidos.

sábado, 5 de febrero de 2011

LA INQUISICIÓN A SU DISPOSICIÓN

El Vaticano procesa al teólogo Pagola por un libro sobre Jesús

La investigación ha sido impuesta por el sector ultra de la iglesia española

JESÚS BASTANTE MADRID 05/02/2011 08:00 Actualizado: 05/02/2011 13:41


El teólogo José Antonio Pagola dice no sentirse 'ni mártir ni profeta'.

El teólogo José Antonio Pagola dice no sentirse "ni mártir ni profeta".

Vuelven las condenas, las quemas de libros y las persecuciones. Cinco siglos después, la Inquisición regresa en todo su esplendor. La Congregación para la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio) ha abierto un proceso contra el libro Jesús. Aproximación histórica (editorial PPC) del teólogo vasco José Antonio Pagola, para establecer si es conforme con la doctrina de la Iglesia.

Se trata del último eslabón de una cadena persecutoria de la jerarquía eclesiástica que recientemente tuvo como víctimas a José María Castillo, Juan José Tamayo o Marciano Vidal, en España, y a personajes internacionales de la talla de Leonardo Boff o Hans Küng, todos ellos defensores del Concilio Vaticano II y de la libertad de opinión en la Iglesia.

Sector ultra

La investigación romana ha sido impuesta desde el sector más ultra de la Conferencia Episcopal Española, comandado por los obispos de Córdoba, Demetrio Fernández, y el de San Sebastián, José Ignacio Munilla, con la supervisión del portavoz episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, y el plácet del cardenal Rouco Varela.

La polémica se ha avivado además porque el libro se ha convertido en un best-seller religioso (más de 80.000 copias, además de ser traducido a nueve idiomas), y cuenta, además, con el nihil obstat (nada que oponer) y el Imprimatur (autorización canónica) del ex obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte. Pero nada de ello ha servido para que la Conferencia Episcopal lograra la intervención y retirada del texto, y la apertura de un proceso contra Pagola.

Prudente silencio

José Antonio Pagola, que a lo largo de estos meses ha mantenido un prudente silencio, reconoció hace unos días que la editorial (vinculada a los marianistas) había sido obligada por la Conferencia Episcopal a retirar los 6.000 ejemplares todavía en circulación. Incluso, señalan algunas fuentes, se exigió un "certificado de destrucción" de los mismos.

El teólogo confirmaba la apertura del proceso en Roma: "Lo asumo como algo esperado, pero no me siento ni mártir ni profeta. Trato de ser un creyente que desde su pasión por Jesús trata de contribuir a una Iglesia más evangélica al servicio de un mundo más humano".

A partir de ahora, se abre un periodo largo y lento, basado en el secretismo. El teólogo desconoce cuáles son exactamente las acusaciones que vierte el Vaticano contra él. Este tipo de procesos únicamente recurren al acusado para un interrogatorio que no puede preparar, y para anunciar su condena o su absolución.


(Noticia tomada del diario "Público", en la edición de hoy, sábado 5 de Febrero, 2011)


***************************************************************************

NOTA DEL BLOG:

Casi no queda nada que añadir. Sólo una pequeña reflexión: Si somos un país democrático y libre. Aconfesional. Si estamos por el respeto a los derechos humanos y siempre del lado de la defensa de la dignidad de la persona, ¿es lógico que el gobierno y las fuerzas políticas no abran la boca ante este atropello de los derechos y la libertad de conciencia de un ciudadano español, al que se le ha obligado a retirar y a destruir un libro absolutamenete inofensivo, por parte del Vaticano, sin más motivo que hacer una reflexión sobre la figura de Jesucristo? y aún más ¿merece un papa inquisidor que nos gastemos una millonada sacada de nuestros impuestos, en su próxima visita a Madrid? Bien está el respeto a la mayoría católica, pero ¿por qué esa iglesia no hace lo que exige a otros?, ¿qué daño puede hacer un libro que reflexiona con inteligencia y sabiduría sobre la figura de Jesús de Nazareth? Prefiero pensar que no lo han leído y han actuado a la ligera. Porque si lo han leído y lo condenan es que son mucho más ineptos de lo que aparentan y no comprenden absolutamente nada de su propia teología. ¿Hasta dónde piensan llegar estas miserias inquisitoriales en pleno siglo XXI? ¿Y aún se extrañan de que los templos están vacíos? Y más que se van a vaciar. Se merecen que todos los sacerdotes y religiosos decentes y seguidores del evangelio, planten los hábitos y se salgan en masa. Seguro que se quedan en cuadro, porque esa iglesia se mantiene en pie por los que callan, trabajan en silencio y aguantan la intemerata. a ver si espabilan y acaban con esta comedia, en que a los seguidores de Jesús se les margina y a los pederastas sólo se les cambia de parroquia.

Si una iglesia ni siquiera es capaz de respetar los derechos humanos más elementales, como el de opinión y expresión, y protege a los abusadores de niños, ¿quién va a creerla? ¿quién va a valorar el mensaje que pretenden dar entre censura, condena y complicidad delictiva?




Mapas del cuerpo y mapas del alma

En la arqueología del inconsciente quedan restos que pueden condicionar la percepción sana de la vida. La relación entre los elementos que nos conforman.
La relación entre cuerpo y alma, en una unidad.

El cuerpo es la primera referencia que tenemos de nosotros mismos. La casa. Al principio de la vida ese cuerpo es nuestro amo y señor. Decide nuestro rumbo, nuestra necesidad, nuestros humores, desde el trono del automatismo. Y del capricho derivado. Poco a poco nos va creciendo el alma y ella se encarga de agrandar el panorama de nuestro horizonte autoperceptivo. El cuerpo tiraniza mientras no aprende a crecer unido a algo más inteligente que le da sentido y cuyo toque lo transforma. Lentamente los mecanismos corporales en contacto con la percepción y la mente, con las sensaciones y la emotividad, con la sutileza creciente, con el cultivo de la inteligencia, el aprendizaje de los valores y el refinamiento de todo el conjunto mediante la disciplina del convivir que nos permeabiliza y nos hace crecer, se va convirtiendo en un todo con ese mundo personal cada vez más rico o más miserable, según elijamos la dirección en qué vamos caminando.
De tal modo está en nuestras manos ese proceso que frecuentemente no somos conscientes de nuestra responsabilidad en el resultado final. Y vamos dejando que decidan nuestra vía la inercia, las opciones de otros, las ideas preconcebidas, las modas, las tendencias e influencias de lo que leemos o estudiamos o nos cuentan, los acontecimientos, sin que encontremos un soporte válido en nosotros mismos. Un vínculo que nos conecte con el ser y no se quede atascado en el tener, pasar, distraerse, comerciar o destruirse.

El problema se presenta cuando el cuerpo se convierte en el manager de todo nuestro mundo y toda la vida, actividades, relaciones e intereses, se reduce a su imperio, siempre en proceso de descomposición, por el mismo efecto de la edad en el sistema biológico. Es decir cuando nos quedamos atrapados en el mundo de los sentidos primarios. Entonces llega la angustia del paso del tiempo. Y sus huellas en esa casa tan valorada y considerada realmente como el único bien posible y palpable. En ese proceso, si además el alma no se ha cultivado, porque se ha confundido con la mente y con el pensamiento, su herramienta más elemental, el proceso del envejecimiento puede convertirse en un infierno del que se quiere escapar, pero sin éxito.
Cuando la vida va transcurriendo en un clima de descubrimiento y búsqueda de nuevos mundos internos, que poco a poco se van manifestando en un nuevo tipo de esencia, de sustancia, de creación, por medio de una disciplina vital, que reconoce el ego y lo pone en su lugar, la armonía profunda empieza a proporcionar su capital enriquecedor. Una vida plena en la que se integra el cuerpo, como vehículo y el alma adulta como eje del proceso integrador. La felicidad. La autonomía. La libre comprensión instantánea de la realidad en sus manifestaciones diversas, que suelen confundirse con lo aparente. Dos percepciones distintas de una única posibilidad. Lo que es.
Es entonces cuando se vuelve al paraíso de la verdadera inocencia. Cuando ya nada tiene el poder de poseernos ni manipularnos, siempre que no lo deseemos, claro está. Es el momento en que ninguna alienación tiene poder sobre la soberanía profunda, no egocentrípeta, sino egocentrífuga. Es el momento de la libertad. El cuerpo ya no manda, se somete. Obedece. Cada arruga nueva, cada cana, cada achaque, cada flacidez que aparece se convierte en el training del alma, que va modelando la sustancia para ser cada vez más ligeros, más sabios, más sutiles y veloces en la serenidad. En el gozo, en el humor, en la sencillez de la sorpresa constante. Y en vez de avergonzarnos del desgaste podemos ofrecer al cielo el don desnudo de nuestro cuerpo, para que la luz solar lo repare, lo purifique y lo libere de las nieblas y las sustancias de desecho que va acumulando a lo largo de sus procesos. No hay peor celulitis que las ideas rencorosas acumuladas, ni peor reumatismo que el que nos impide acoger al otro como es, ni arrugas mas feas que violar la intimidad del prójimo, que es sagrada. Esa sí que es la vejez verdadera. El deterioro y la decadencia: utilizar las cualidades que se nos concedieron para ser divinos como intrumento degradante que nos deja reducidos a simios hábiles o a papagayos parlanchines que imitan y repiten lo que miran y oyen, pero que no pueden ver ni escuchar. Se han quedado encadenados a la mecánica del coche y se han confundido con él. Han perdido la oportunidad de reconocerse como conductores y de aprender a conducir-se. Como guías no existen y como coches sin conductor, son solamente instrumentos dependientes, que necesitan un chófer advenedizo que los lleve a donde ni siquiera saben si quieren ir.

No puede haber unidad si ni siquera se conoce lo que se pretende unir, porque ya es Uno en sí mismo.

jueves, 3 de febrero de 2011

Y el final será perfecto

Estaba tratando de participar en un blog de telogía libre que me gusta mucho. El de José Mª Castillo, ex cacerdote y ex jesuíta. Se está debatiendo un tema muy interesante: el trigo y la cizaña. A propósito de la invasión que ese blog sufre constantemente por parte del integrismo violento, que bajo el anonimato ataca constantemente los escritos de este investigador honesto, que ha tenido el valor y la coherencia de abandonar la seguridad de la iglesia nutricia a sus casi 80 años y aventurarse a vivir con una pensión mínima de jubilado, al que sólo protege la Providencia, siendo un pensador y un estudios ode mérito internacional .
Lo cierto es que las entradas al blog están blindadas por los hackers anónimos. Por la rabia de los anónimos. Por el sello dictatorial e infantil propio de la inmadurez y de la incapacidad para sumir las propias incapacidades, como por ejemplo, un diálogo limpio y vis a vis. Para el que no están, evidentemente, dotados. Entonces bloquean la edición de los mensajes que no van en su línea para crear un vacío en torno a la figura del anciano y paciente ex sacerdote, que a sus 81 años tiene más juventud y salud mental y emocional que cualquiera de sus detractores. Cuya persecución aún le hace más admirable y coherente. Más cerca de la normal santidad de los seguidores verdaderos del evangelio, gracias a la furibunda "acogida" de sus detractores, que sin argumentos reales ni convincentes y aplastados por la evidencia contradictoria de su "madreiglesia", sólo están consiguiendo que la nueva energía se distancie más y más de sus presupuestos religiosos ya obsoletos y pasados de rosca en todos los sentidos. Por la simple evolución natural de la especie humana.

Ante esa presión que ejercen sobre las opiniones, el blog ha reaccionado y el coordinador ha expuesto un nuevo post en el que cita la necesidad de la tolerancia y comenta la parábola evangélica del trigo y la cizaña con un apígrafe añadido en una cita de Erasmo de Rotterdam acerca de ese texto, que es además muy iluminante. Hay que dejar crecer juntos trigo y cizaña hasta la recolección, porque así la cizaña, puede tener la ocasión, si quiere, de cambiar a mejor. Y con ello, el comentarista invita a tolerar a los molestos agresores, aunque les ruega el mismo respeto para los demás. Rapidamente los anónimos han respondido en su mejor estilo vejatorio. Y cuando he intentado echar un cable me han borrado el escrito ya casi a punto de enviarlo. No lo he podido recuperar.

Sin embargo, como un acto de conciencia imprescindible, ese conenido lo reescribiré mil veces si hace falta. Superando la tentación impaciente de responder en el mismo registro. No voy a insultar a nadie. Ni a comportarme de un modo que destesto. No quiero humillar ni ofender. Pero tampoco callaré.

Ante los ataques de ese tipo mi propuesta es una lectura imparcial del insulto. Puede que en algo la cizaña me ayude a ver aspectos de mi personalidad que no conozca aún. O sea que yo también tenga mis cizañerías escondidas y esas ocasiones pueden ayudarme a hacerlas salir. A ponerme en la tesitura de seguir el impulso primario o reciclarlo y sustituirlo por otro más sano y de acuerdo con el camino que intento llevar. Gracias a esos ataques puedo empezar a dejar de ser hipócrita,fingiendo una bondad que no tengo, y a empezar a ser coherente con el reconocimento de mi carencia y la práctica del intento para adquirir lo que me falta. En ese caso, humildad y paciencia. Empatía con el atacante y entendimiento de su función en mi proceso, que de ser una interferencia pasa a conviertirse en colaboración benefactora con mi sanación profunda. Y como resultado en una alegría permanente y optimista que nada puede quitarme más allá de la sorpresa desagradable que dura un momento y no deja secuelas, porque el benficio obtenido a corto y largo plazo es mucho mayor que el fastidio momentáneo.

Por otra parte también se cultiva en estos casos la tranquilidad que da saber que sólo eres un peón, un baffle y que el sonido eterno tiene muchas formas de hacerse escuchar y que sin ti también lo consigue y que si no te haces transparente y fluída , cargada de manías, rabietas incontrolables e inmadureces, serías más un estorbo que una colaboración benéfica para la vida misma. Y eso es fantástico porque te coloca en tu lugar real. Otro ingrediente más par la felicidad : el desapego hacia la propia "importancia".

Después de algunas reflexiones en el blog de Castillo, mi propuesta final hubiera sido: No dejar que los miasmas de la negatividad improductiva se apoderen de la mente ni de la emoción. Tolerancia cero con la intolerancia, con el enredo , con la mentira y con el abuso, empezando por uno mismo el primero. Y mucha claridad y honestidad en lo que damos a los otros. No podemos exigir a los demás lo que no somos capaces de dar o de hacer. El cambio bien entendido y verdadero empieza por uno mismo y por dejar en paz al prójimo, siempre que no haya traspasado la barrera de la decencia, de la honestidad y el respeto. En cuyo caso la denuncia es un deber. Y el silencio un delito de complicidad.

Ante la cizaña lo mejor es la indiferencia. Total y completa. Permitirle crecer en su estado hasta que su ciclo se acabe. Y comprobar que no impida el desarrollo del trigo. Que no dañe sus raíces ni se enrede en su tallo ni oscurezca la luz en las espigas ni desvitalice el grano. Si mentras crece se produjese una mutación por contagio -como sugiere Erasmo de Rotterdam-, pues genial. Hay que alegrarse un montón y no hacer el papel del hermano casacarrabias del hijo pródigo. ¿Qué mayor alegría para el labrador que comprobar de repente que el campo se ha limpiado sin necesidad de poner herbicidas ni de segar las "malas hierbas", que la cosecha es espléndida y el trigo de la mejor calidad? Esa es la solución óptima. Pero nunca es unilateral, porque eso implicaría la eliminación del libre albedrío necesario para evolucionar. Aceptar el riesgo de elegir mal y asumirlo con valor. No obligar a la cizaña a convertirse en lo que sin su decisión férrea y más noble, nunca podrá llegar a ser, debido a su propia naturaleza de origen.

¿Quienes serían trigo? Las personas que se han cultivado en esta vida y seguramente en otras. Traen desde pequeños un sello que les hace despertar y elegir. Pueden elegir lo peor, naturalmente. Pero no suele ser así. Por naturaleza se inclinan al bien, al perfeccionamiento y al desarrollo equilibrado. Tienen una atracción innata hacia el lado luminoso y positivo. Les preocuopa el bien común y los valores que lo procuran, junto al desarrollo integral de la humanidad y el respeto a la naturaleza como un patrimonio de todos que hay que salvaguardar y proteger de la ambición y de la bararie.

¿Quienes serían cizaña? Aquellos que se sienten dispuestos a manipular, a dominar, a la autodestrucción y a la ruina de la vida misma, con tal de dar rienda a sus deseos y obsesiones por conseguir sus caprichos, sin escrúpulo alguno ni freno ético que les haga reflexionar. Juzgan el bien común como una debilidad, las democracias como la ocasión para apoderarse del mando y eliminar la libertad usándola en su favor y para aplastar la libertad de los demás. Los sentimientos como cheques en blanco para la compraventa y la extorsión.

Así que el trigo tiene que , además de respetar el crecimiento de la cizaña, aprender a protegerse de ella sin perjudicarla ni atacarla. Y desde luego es la distancia y la indiferencia, la desconexión profunda de los dos sistemas, lo único que puede evitar el desastre. No el enfretamiento. Ni la colaboración, porque es imposible. Cuando se intenta un acercamiento benefactor, la cizaña rápidamente, desde su miedo, su afán de dominio, sus complejos de excelencia o de inferioridad, que en el fondo son la misma cosa, y su falta de respeto absoluta por lo que no es ella misma, se vuelve destructiva y violenta. Invade todo. Recela de todo lo que no se deja controlar por ella. Ve enemigos por todas partes. Desafíos y comparaciones. Miseria. Espía, chantajea, abusa. Acapara los bienes materiales arruinando a los otros. Pisa todos para poder subir sobre ellos. Si se ve en inferioridad es un parásito dependiente, si se ve en lo alto es un tirano. La igualdad y lo recíporco es inaceptable e imposible para su estado. Por eso hace la guerra, lo embrolla todo con intrigas y juego sucio y la única paz que conoce es la represión dictatorial y el descanso de los cementerios.

En este momento histórico y bastante histérico, encizañado gravemente, ser trigo es un riesgo. Pero también una bendición si la tierra es buena y la semilla también. Se necesita firmeza y flexibilidad, al mismo tiempo. Clarividencia y sentido común. Bondad e inteligencia a pleno rendimiento. Estudio profundo de las leyes universales para poderlas reconocer en el día a día. Prudencia. Distancia para observar y aprender. Y absoluta seguridad en el Dueño del campo, que llegado el momento recogerá cada especie y le dará el lugar apropiado que necesita para ser útil o bien como alimento o bien como ceniza mezclada con el compost que hará crecer otra vez la siembra de la próxima cosecha. En cualquier rincón de los millones de universos posibles.